18 julio, 2024

Para empezar nuestro tema  principal quisiera hacer una reflexión, los seres humanos diariamente estamos expuestos a diferentes clases de estereotipos que la misma sociedad ha construido, es así en donde el consumismo ocupa un lugar importante en nuestras vidas que al pasar  los años ha aumentado innumerablemente la cifra. No nos conformamos con lo que tenemos si no que siempre queremos algo mucho mejor sin importar muchas veces la necesidad o el valor que este conlleva, lo que nos interesa es adquirirlo.

Las importaciones  lo que hacen es trasladar de manera formal y legal productos que se producen en otro país y que son demandados para el consumo y el uso del país al que se llevan. Las importaciones, es decir, los productos que se importan, ingresan al país de recepción a través de las fronteras y normalmente están sujetos al pago de cánones que establece el país en cuestión. Asimismo, existen otras tantas condiciones que se imponen para regular esta actividad comercial.

El objetivo primordial que se persigue con la importación es el de poder adquirir, disponer, productos, bienes, que no se producen en un país y sí en otro, o que se consiguen más baratos en otra nación, o son de mejor calidad.

En la Argentina las importaciones de  productos terminados  están dejando atrás a la industria textil ya que maximizan en gran manera sus ganancias, pensaríamos que los productos importados deberían tener un valor más accesible que la industria textil nacional  pero no lo es, el valor a lo que  el comercio los vende es  10 veces más de lo que ingresa del exterior aun así los porcentajes de consumo aumentan, lo cual es preocupante para los  fabricantes nacionales y es ahí en donde los precios tanto de lo importado como lo nacional se igualan, se están haciendo una serie de campañas por las redes sociales haciéndole ver a la gente la realidad de las importaciones, el mensaje fue enviado por la Fundación Proteger a través de la presentación de varias filminas, en las que se puede ver que las marcas o cadenas de supermercados pueden multiplicar hasta por 16 el costo de importación para fijar el precio de venta. Es el caso, por ejemplo, de un set de repasadores de toalla, que cuesta $ 139 al público en un súper y tiene un costo de importación de apenas $ 8,4.

Desde la Secretaría de Comercio están convencidos de que abrir un poco la frontera para que las marcas puedan complementar producción nacional con extranjera genera un efecto positivo en la composición de los precios. Pero para la industria textil nacional es todo lo contrario ya que no solo se están perdiendo ganancias sino que también se han efectuado una gran cantidad de despidos en las empresas, es complejo tomar decisiones para que tanto la parte de importaciones  e industria textil nacional queden conformes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *