12 junio, 2024

La ergonomía es una ciencia que estudia las características,  necesidades, capacidades y habilidades de los seres humanos, analizando aquellos aspectos que afectan al entorno artificial construido por el hombre relacionado directamente con los actos y gestos involucrados en toda actividad de éste.

En todas las aplicaciones su objetivo en común: se trata de adaptar los productos, las tareas, las herramientas, los espacios y el entorno en general a la capacidad y necesidades de las personas, de manera que mejora la eficiencia, seguridad  y bienestar de los consumidores, usuarios o trabajadores.

El planteamiento ergonómico consiste en diseñar los productos y los trabajos de manera de adaptar éstos a las personas y no al contrario.

Ergonomía en el trabajo.

En estricto sentido no existe ninguna “cosa” ergonómica, pues la calidad de tal depende de la interacción con el individuo, y no bastan las características del objeto de por sí. El diseño ergonómico del puesto de trabajo intenta obtener un ajuste adecuado entre las aptitudes o habilidades del trabajador y los requerimientos  o demandas del trabajo. El objetivo final, es optimizar la productividad del trabajador y del sistema de producción, al mismo tiempo que garantizar la satisfacción, la seguridad y salud de los trabajadores.

Para diseñar correctamente las condiciones que debe reunir un puesto de trabajo se tiene que tener en cuenta, entre otros, los siguientes factores:

  1. Los riesgos de carácter mecánico que puedan existir.
  2. Los riesgos causados por una postura de trabajo incorrecta fruto de un diseño incorrecto de asientos, taburetes, etc
  3. Riesgos relacionados con la actividad del trabajador (por ejemplo, por las posturas de trabajo mantenidas, sobreesfuerzos o movimientos efectuados durante el trabajo de forma incorrecta o la sobrecarga sufrida de las capacidades de percepción y atención del trabajador).
  4. Riesgos relativos a la energía (la electricidad, el aire comprimido, los gases, la temperatura, los agentes químicos, etc.)

El diseño adecuado del puesto de trabajo debe servir para:

  1. Garantizar una correcta disposición del espacio de trabajo.
  2. Evitar los esfuerzos innecesarios. Los esfuerzos nunca deben sobrepasar la capacidad física del trabajador.
  3. Evitar movimientos que fuercen los sistemas articulares.
  4. Evitar los trabajos excesivamente repetitivos.

 

 

Los principios básicos de la ergonomía

 

Por lo general, es muy eficaz examinar las condiciones laborales de cada caso al aplicar los principios de la ergonomía para resolver o evitar problemas. En ocasiones, cambios ergonómicos, por pequeños que sean, del diseño del equipo, del puesto de trabajo o las tareas pueden mejorar considerablemente la comodidad, la salud, la seguridad y la productividad del trabajador.

Para labores minuciosas que exigen inspeccionar de cerca los materiales, el banco de trabajo debe estar mas bajo que si se trata de realizar una labor pesada.

 

  1. Para las tareas de ensamblaje, el material debe estar situado en una posición tal que los músculos más fuertes del trabajador  realicen la mayor parte de la labor.
  2. Hay que modificar o sustituir las herramientas manuales que provocan incomodidad o lesiones.

A menudo, los trabajadores son la mejor fuente de ideas sobre como mejorar una herramienta para que sea más cómodo manejarla. Así, por ejemplo las pinzas pueden ser rectas o curvas, según convengan.

  1. Ninguna tarea debe exigir de los trabajadores que adopten posturas forzadas, como tener todo el tiempo extendidos los brazos o estar encorvados durante mucho tiempo.
  2. Hay que enseñar a los trabajadores las técnicas adecuadas para levantar peso. Toda tarea bien diseñada debe minimizar cuánto y cuán a menudo deben levantar pesos los trabajadores.
  3. Se debe disminuir al mínimo posible el trabajo en pie, pues a menudo es menos cansador hacer una tarea estando sentado que de pie.
  4. Se deben rotar las tareas para disminuir todo lo posible el tiempo que un trabajador dedica a efectuar una tarea sumamente repetitiva, pues las tareas repetitivas exigen utilizar los mismos músculos una y otra vez y normalmente son muy aburridas.
  5. Hay que colocar a los trabajadores y el equipo de manera tal que los trabajadores puedan desempeñar sus tareas teniendo los antebrazos pegados al cuerpo y con las muñecas rectas.

 

Puntos que hay que recordar acerca del diseño del puesto de trabajo.

Es importante que el puesto de trabajo esté bien diseñado para evitar enfermedades relacionadas con condiciones laborales deficientes, así como para asegurar que el trabajo sea productivo. Tener en cuenta al trabajador y las tareas que va a realizar a fin de que ésta se lleve a cabo cómodamente, sin problemas y eficientemente; así el trabajador podrá mantener una postura corporal correcta y cómoda, ya que de lo contrario podría ocasionar múltiples problemas, entre otros: lesiones en la espalda; problemas de circulación en las piernas, etc.

 

“Cuando piense acerca de cómo mejorar un puesto de trabajo, recuerde esta regla: si parece incómodo, tiene que haber algo equivocado en el diseño, no es culpa del trabajador.”

Buena iluminación para trabajar aún mejor…

En cuanto al clima…

El clima también influye en gran medida en nuestro bienestar si hace demasiado frío o demasiado calor, si hay demasiada corriente de aire o si el ambiente es demasiado seco se presentarán más problemas. Para el bienestar es importante mantener los valores fundamentales de temperatura y de humedad del aire recomendados, así como evitar  las corrientes de aire excesivas. Por otra parte, hay que controlar que las mismas herramientas de trabajo no contribuyan al aumento de temperatura.

Hay que tener en cuenta que no sólo las personas sino también las máquinas influyen en las condicionas ambientales. Este impacto debe ser  reducido en la mayor medida posible.

Hay que evitar las corrientes de aire dirigidas a partes del cuerpo concretas. El aire acondicionado de debe poner regular de forma individual. Hay que asegurar que las instalaciones se revisen periódicamente.

Las plantas pueden mejorar el ambiente y son recomendables en cualquier caso. Aumentan la humedad relativa y filtran sustancias nocivas del aire.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *