26 febrero, 2024

Una situación de emergencia nos puede sorprender en cualquier momento y saber actuar con rapidez y eficacia puede salvar vidas, o cuando menos, poder disminuir los efectos negativos del accidente.

Para poder reaccionar de este modo, es fundamental poseer un pequeño entrenamiento en la aplicación de técnicas de primeros auxilios, para que estas surjan de una manera natural, instintiva y sin necesidad de dudas.

Nadie está protegido ante ciertos sucesos comunes como una fiebre o un golpe de calor, intoxicaciones, un desmayo o un esguince. Pero también podemos encontrarnos ante situaciones mucho más graves como una mordedura o un paro cardiaco.

Es por eso que es necesario saber las medidas de prevención primaria para poder actuar frente a cualquiera de estos casos.

 

¿Qué son?

Los primeros auxilios son las medidas básicas y fundamentales a seguir para la atención de una persona con lesiones provocadas por un incidente, ya sea en el hogar, en la vía pública o en el trabajo, hasta que llegue la asistencia del servicio de emergencias médicas, o se realice el traslado a un lugar de atención adecuado.
Estas maniobras pueden ser decisivas para la supervivencia y evolución de la víctima.

 

¿Cómo actuar ante una situación de emergencia?

Para ayudar a otros, siempre debemos procurar la bioseguridad es decir procurar el auto-cuidado. Por lo tanto, sólo se debe atender a una víctima cuando no implique un riesgo para la salud del propio auxiliador. Si hay algún tipo de riesgo mayor, hay que esperar a que actúe el equipo adecuado (bomberos, policía, etc.)
Se debe tratar de conservar la calma y tranquilizar a la víctima, no dejándola nunca sola.
Rápidamente, llamar al servicio de emergencias local:

  • Servicio de Emergencias Médicas (107)
  • Central de Emergencias (911)

 

Bioseguridad

Es el conjunto de medidas preventivas que tienen como objetivo proteger la salud y la seguridad de las personas y de la comunidad frente a diferentes riesgos producidos por agentes biológicos, físicos, químicos y mecánicos.

Por este motivo contamos con diferentes tipos de barreras que nos ayudan y sirven para evitar la exposición directa con la sangre y otros fluidos orgánicos potencialmente contaminantes, mediante la utilización de materiales adecuados que se interpongan al contacto de los mismos, como por ejemplo:

  • Guantes
  • Mascarillas
  • Pantallas faciales
  • Calzado de seguridad
  • Guardapolvos

 

Situaciones que pueden requerir primeros auxilios

  • Intoxicaciones
  • Quemaduras
  • Traumatismos
  • Hemorragia o sangrado
  • Paro cardiorrespiratorio
  • Mordeduras y picaduras
  • Ahogamiento y atragantamiento
  • Trastornos de la temperatura

 

Botiquín de primeros auxilios

En la casa, el trabajo, la escuela y el automóvil es necesario contar con determinados elementos para poder ayudar y protegerse en caso de incidentes y lesiones y de ser necesario poder brindar primeros auxilios.

El botiquín debe ser ubicado en un lugar accesible, conocido por todos y hay que controlar el buen estado de los elementos periódicamente. Se recomienda que sea transportable, puede ser una caja plástica o un bolso correctamente identificados, ya que el botiquín debe poder llevarse a donde está la víctima.

 Elementos básicos:

  • Jabón neutro: para higienizar heridas.
  • Alcohol en gel: para desinfección rápida de las manos.
  • Termómetro: para medir la temperatura corporal.
  • Guantes descartables de látex: para no contaminar heridas y para seguridad de la persona que asiste a la víctima.
  • Gasas y vendas: para limpiar heridas y detener hemorragias.
  • Antisépticos (clorhexidina, agua oxigenada): para limpiar las heridas.
  • Tijera: para cortar gasas y vendas o la ropa de la víctima.
  • Cinta hipoalergenica: para fijar gasas o vendajes.
  • Mascarilla de RCP