27 febrero, 2024

Mediante este resumen de los MEDIOS DE ALMACENAJE sabremos a que se refiere y que función cumple en Logística.

Medios de almacenaje
El mercado actual tiene un continuo incremento del número de almacenes automáticos como respuesta a las necesidades de la logística moderna. Las razones para que las empresas, multinacionales como medianas y pequeñas, se decidan por la automatización de su almacén, son varias:

  • Óptimo aprovechamiento de los espacios disponibles dada la capacidad para el almacenamiento a gran altura.
  • Altas productividades de las máquinas utilizadas habitualmente.
  • Eliminación de errores derivados de la gestión manual del almacén.
  • Posibilidad de operar 24 horas al día durante 365 días al año.
  • Mejora de la seguridad, tanto de los trabajadores como de las mercancías al reducirse las manipulaciones.

El éxito de una instalación automática radica en su Sistema de Gestión.
Un buen almacén requiere tener unos medios apropiados para los materiales que tiene que gestionar, estos son función tanto de las características físicas de las unidades de carga como la cantidad de movimientos que se realizan por unidad de tiempo de manera controlada, sin olvidar el condicionante de espacio y accesos a las instalaciones.
Los medios de un almacén se pueden describir en tres grupos: almacenaje, manutención e información.

La implantación de códigos de barra, identificadores de radio frecuencia y otros medios han permitido que los almacenes puedan disponer información en tiempo real y exacta, pudiéndose hacer transacciones casi libre de errores por sistemas de doble prueba y con control de la productividad.

Estanterías en los almacenes.
Estanterías para carga manual: Este es el tipo más común en cualquier almacén, sirven para todo tipo de producto. La capacidad de carga de los estantes se ajusta a la mercancía que se pretende almacenar. Los estantes suelen ser de chapa en acero galvanizado o en madera de aglomerado
Estanterías para picking: Son estanterías con divisores, bandejas, equipadas con cajones para piezas pequeñas, estanterías de gravedad con canales adaptados al tamaño del producto. Son especialmente indicadas cuando se dispone de muchas referencias y las cantidades son pequeñas o variables.
Estanterías convencionales para paletas (racks): Son estanterías que se ajustan a los pallets y ofreciendo acceso directo a ellas. La altura del nivel de carga está limitada a las dimensiones del edificio y del equipo de manutención utilizado. Son especialmente indicadas para el almacenaje de productos heterogéneos de muchas referencias y baja rotación. Su ventaja es el almacenamiento ordenado y la posibilidad de construcción a gran altura gracias a la utilización de carretillas u otros equipos de depósito o extracción.
Estanterías compactas para pallets: Es para almacenaje en bloque. Recomendadas especialmente para productos homogéneos y para necesidades de alta densidad de almacenamiento. Son ideales para cámaras frigoríficas y congeladores y son alimentadas básicamente con carretillas de mástil retráctil.

Estanterías dinámicas por gravedad (para paletas o para productos sueltos): Se aplica el principio FIFO (primera paleta que entra, primera que sale). Las paletas se desplazan por unos rodillos ligeramente inclinados. Presentan la posibilidad de incorporar pequeños motores reductores o cilindros de aire para el accionamiento de las hileras de rodillos. Se aconsejan para productos homogéneos y perecederos. Proporcionan un almacenamiento ordenado para una rápida localización

Estanterías móviles sobre raíles: Es para cargas pesadas  ofreciendo la máxima utilización del volumen disponible. Su accionamiento es manual en caso de sistemas pequeños y de productos de poco peso y mecánico para estanterías largas, cargas pesadas, múltiples productos con actividad de picking muy frecuente. Con este sistema el aprovechamiento del espacio es máximo y ofrece gran flexibilidad
Auto portante para paletas: Alcanzan grandes alturas con lo que el aprovechamiento del espacio es máximo. En estos el producto se manipula con carretillas retráctiles, trilaterales y transe levadores
Estanterías para pequeños productos sueltos (sin pale tizar): Son estanterías convencionales de uno o varios niveles (con contenedores o separadores modulares). Tienen sistemas automáticos para el almacenamiento, entre los que destacan los paternóster (ascensores que se desplazan de forma continua usado para el transporte de mercancías, debiendo subir y apearse en marcha),

Estanterías de ángulo rasurado: Son estanterías tradicionales, con o sin tornillos, para cargas ligeras. Son prácticas, de fácil montaje y adaptables a todos los sectores de actividad
Estanterías tipo Cantiléver: Son ideales para el almacenamiento de cargas largas (varillas, tubos, muebles, perfiles, maderas, paneles, carpintería metálica, etc.). Una variedad de esta estantería sería la estantería tipo Cantiléver a doble lado que permite el almacenamiento en ambas caras de la estantería
Estanterías entreplantas: Son estanterías fácilmente desmontables y adaptables, duplican el espacio del habitáculo disponible
Estantería de pallets de tubos: Son estanterías convencionales que permiten el almacenamiento de tubos mediante pallets.