14 junio, 2024

 

El carnaval de Brasil tiene sus orígenes marcados a partir de dos corrientes. La primera lo relaciona con las tradiciones romanas en la Europa de la conquista. La segunda habla del resultado del proceso del comercio de esclavos. Las colonias europeas forjaron una tradición formada de distintos momentos, costumbres, bailes típicos, penurias y alegrías en cada región. Por eso el carnaval se da de manera distinta según el lugar.

Esta tradición se inició en la época de la antigua Roma, en donde se combinaron elementos como el uso de vestimentas o disfraces. En sus comienzos se celebraba bajo la forma de entrudo (entrada en portugués), y consistía en tirarse agua y cualquier trasto entre sí, para “purificar” tanto el cuerpo como los ambientes. Se prohibió en el siglo XIX, por pedido de las clases sociales altas, por ser violento.

Luego, en Rio de Janeiro, se incluyeron los cordones, que eran personas que desfilaban por las calles bailando y tocando música, lo que hoy se conoce como las Escolas do Samba modernas. También están los bloques, que son el conjunto de personas que desfilan disfrazados durante el carnaval, celebrando una temática particular. Las celebraciones de Rio de Janeiro, que se dan cuatro días antes del Miércoles de Ceniza, se diferencian de otras festividades porque se realizan en el Sambodromo, mientras que en otras ciudades se hacen en las calles y los presentes bailan al son de los tríos eléctricos.

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *