19 mayo, 2024

La motivación y otros factores relacionados pueden ser trabajados a través de dinámicas realizadas por un grupo de trabajo cohesionado y gestionado por un buen líder.

A lo largo de este artículo, veremos 10 dinámicas que contribuirán a una mejora de la motivación que pueden aplicarse en distintos ámbitos, adaptándonos al nivel del grupo. Que la motivación de los integrantes de un equipo sea mayor, provocará una serie de repercusiones positivas a nivel personal, además de mejorar el funcionamiento como grupo.

La motivación debe entrenarse todos los días, mandándonos a nosotros mismos mensajes positivos y proponiéndonos pequeños retos alcanzables. En definitiva, aprendiendo a creer en nosotros mismos.

Distintos estudios demuestran que un equipo que está motivado alcanza mayores éxitos y rendimiento laboral. Por el contrario, el trabajo se convierte en rutinario y, de esta manera, se produce un descenso de la productividad, además de los sentimientos relacionados con la alienación laboral.

A continuación, pasamos a ver distintas dinámicas y técnicas que pueden ser usadas para incrementar la motivación de los equipos. Es muy importante tener en cuenta cuáles son los objetivos de una dinámica cuando se aplica para obtener el mayor rendimiento en la misma.

En ocasiones, incluso con carácter general, hay que confiar en que la motivación llegará después. Las personas que trabajan en la empresa, incluidas aquellas con responsabilidades directivas, pasan inevitablemente por picos de actividad y de ánimo. Entender que la motivación es un factor cíclico también es una forma de mantenerla y generarla.

Puede ser útil que en los momentos de “menor motivación” no se presione a los empleados pero se les invite a seguir planificando y agendando tareas. Dicho de otra forma, cuando no se tienen ganas de trabajar, puede ser un buen momento para el análisis, la definición de objetivos y el refinamiento de métodos.

Como directivo es muy importante aceptar que ni tú ni tu gente estaréis siempre locamente motivados. Es interesante generar un contexto de trabajo y colaboración que dependa más de los planes marcados que del ánimo imperante. Dicho de otra forma, se sienta como se sienta tu equipo lo importante es hacer lo que debe, lo que se ha planificado entre todos/as.

Cuando nos exigimos estar motivados para pasar a la acción estamos poniendo mucha presión en nosotros mismos. Cuando nos ocupamos activamente, con o sin ganas, la pasión y el interés surgirán de la propia actividad. De la inactividad sólo puedes esperar más inactividad. Y es contagiosa.

La motivación no depende especialmente de lo que pensamos o sentimos. Tendemos a sobrevalorar la influencia de nuestras emociones y pensamientos en nuestra motivación, en nuestras conductas. Muchas personas no están muy contentas yendo al trabajo cada mañana y sufren pensamientos y emociones negativas al respecto, pero acuden y luego incluso trabajan con ánimo. Y al contrario, personas que se escaquean y se quedan en casa, se descubren desanimadas por no acudir.

Muchas personas inicialmente desanimadas para hacer algo, pero con motivos para hacerlo, acaban haciéndolo durante gran parte de sus vidas. Y es que el ánimo y la motivación son cosas diferentes.

Las personas no estamos “motivadas en general”, nuestra motivación es contextual, temporal y específica, relacionada con una actividad en un tiempo y en una situación concreta. Las personas aplicamos nuestras habilidades de forma variable según el contexto y la situación en las que haya que ponerlas en juego. El talento sale a relucir o no en función de la motivación relacionada con cada contexto.

Una persona con grandes habilidades comerciales puede comportarse de forma incompetente en funciones administrativas y viceversa. Una persona eficiente en el desempeño individual puede comportarse de forma ineficaz en el desarrollo de objetivos que implican el trabajo en equipo.El teletrabajo puede ser una gran solución para incrementar el rendimiento y la satisfacción para determinados perfiles de trabajadores y tareas mientras que otros pueden preferir un escenario laboral más clásico. El contexto educa los hábitos y los hábitos creados generan la fuerza de los contextos, especialmente los profesionales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *