18 mayo, 2024

 

A menudo vemos en las noticias un caso estremecedor sobre violencia escolar. Incluso, hace pocos días nada más, un adolescente decidió terminar con su vida por no poder sobrellevar el hostigamiento permanente que sufría por parte de sus compañeros de clase. La muerte de Leonela Gómez Vivero, quizás pueda inscribirse en esa lógica, ya que se presume se trató de un suicidio.

Frente a esto, la sociedad se conmueve por algunos instantes pero la realidad, el día a día de quienes son maltratados, no cambia en lo absoluto.

Para tomar dimensión de la problemática en cuestión debemos tener en consideración que la Argentina lidera el ranking de insultos y agresiones físicas en los colegios. Según la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas) 4 de cada 10 estudiantes secundarios admite haber sufrido acoso escolar (ONG «BULLYING sin fronteras»), según revela la página Bigbangnews.

El 70 % de los chicos tiene conocimiento de peleas, revelan los datos aportados por el estudio sobre conflictividad y violencia en las escuelas secundarias (de gestión pública y privada) del Área Metropolitana de Buenos Aires realizado por UNICEF y FLACSO en 2009.

Desde un análisis rápido y frío se concluye indefectiblemente que esta situación no debe ni puede ocultarse, negarse ni subestimarse. Muy por el contrario, debe resultar una alerta para todos los «adultos responsables», de éstas institucionales – docentes, directivos y autoridades políticas locales y nacionales – como familiares, sólo así se podrá recuperar a la escuela como ámbito de socialización y de contención por excelencia.

En materia legislativa, a nivel nacional se ha sancionado la Ley 26.892 de «Promoción de la Convivencia y el Abordaje de la Conflictividad Social en las Instituciones Educativas» y legisladores porteños han tratado de avanzar -infructuosamente- en el mismo sentido pero los hechos demuestran que para el Estado (en sentido amplio) la violencia escolar continúa siendo una «materia pendiente», sin tener en cuenta que sobre la base de la educación actual se construye la sociedad del futuro.

Para llegar a estas estadísticas, se realizó una encuesta dirigida a una muestra del target del estudio y cuyas respuestas se cuantificaron.

“La UNESCO quiso saber el porcentaje de alumnos de escuela primaria que sufren de bullying, por lo tanto realizo una encuesta a alumnos de escuelas públicas y privadas de la ciudad de Buenos Aires.”

El diseño del cuestionario se realizó bajo el parámetro de 4 guías:

-Los objetivos de la información: Medidas preventivas ante el caso.

-El tratamiento estadístico que se pretendió realizar: Porcentaje de chicos afectados por el bullying

-Las personas a las que va dirigido: Estudiantes escolares.

-Tipo de encuesta: Personal.

Enfoque: Cuantitativo

Alcance: Descriptivo

Preguntas: Cerradas (solo dan una o unas posibilidades de respuesta)

Dentro de las preguntas cerradas encontramos las dicotómicas, las cuales nos dan dos posibilidades de elección de respuesta, y las politómicas, las que nos dan múltiples alternativas para responder.

Posibilidades de respuesta:

  1. a) Nominal: Categorías excluyentes, no existe jerarquía entre ellas. Ej: Sexo H M
  2. b) Ordinal: Existe gradación entre las categorías de respuesta. Ej: “Ordene según sus prioridades” Situación 1                 Situación 2                Situación 3                   Situación 4

Planteo del problema: Condiciones de las escuelas públicas y privadas con respecto al bullying.

Modelo de la Encuesta:

-Sexo                    -M              -F

-Edad       -18       -17       -16      -15       -14       -13         -12 o menos
-¿Ha presenciado un caso de bullying?                -Si                  -No

-¿Asiste a una Escuela…?               -Pública                   -Privada

-¿Ha sufrido alguna vez bullying?                 -Si                -No

-¿En qué lugar de la escuela presenció o sufrió bullying?

-Baño         -Aula           -Otro

-¿Presenció en algún momento una pelea de puños entre sus compañeros?

-Si              -No

-¿Alguna vez fue tocado o tratado de tocar de manera sexual en contra de su voluntad?

– Si                 – No

-¿Ha presenciado en alguna ocasión la portación de un arma por algún alumno de su escuela?

– Si               – No

-¿Qué clase de arma ha visto dentro de su escuela?

– Arma blanca               -Arma de fuego

 

Hipótesis:

  • El 70 % de los chicos tiene conocimiento de peleas.

 

  • El 66% de los alumnos tiene conocimiento de situaciones constantes de humillación, hostigamiento o ridiculización.

 

  • El 18% reconoce sufrir burla de manera habitual por alguna característica física.

 

  • El 3,1% declara haber sido tocados o tratados de tocar de manera sexual en contra de su voluntad de manera habitual o más de una vez.

 

  • El 70,8% de los alumnos sostiene tener conocimiento de la ocurrencia de peleas con golpes entre alumnos en la escuela.

 

  • El 10,1% de los alumnos afirma tener conocimiento o haber escuchado que alguien haya llevado algún arma de fuego a la escuela.

 

  • Un 36,4% asegura tener conocimiento o haber escuchado que alguien haya llevado algún arma blanca a la escuela.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *