12 junio, 2024

El buscar empleo no es una situación sencilla y menos en estos tiempos donde las oportunidades se esfuman, sin embargo una o varias reuniones que se tengan, deben estar cuidadosamente preparadas, incluso desde la solicitud de empleo, como el curriculum vitae, la cual debe estar presentada con buena ortografía, legibilidad, con datos confiables, precisos y actualizados.

Una entrevista de empleo se debe considerar como un medio, donde la persona que lo interrogue basándose en el dialogo, se dará cuenta de sus capacidades, actitudes, carácter y lo que tiene a favor y en contra de las otras personas interesadas en el puesto; todo es importante, su manera de mover los brazos, de sentarse, su gestos, su voz, de hecho en ocasiones estos aspectos dicen mucho más que lo que usted está hablando.

Otra cosa que debe tener en mente es buscar destacarse entre los candidatos de manera inteligente, no se trata de hacer menos a las otras personas sino decir que beneficios puede dar usted a la empresa en ese puesto.

Como destacar tus habilidades en una entrevista laboral

 Auto evaluación: Examine su currículum y autoevalúese, defina sus capacidades profesionales, experiencia y formación que lo califican para el empleo, el aporte que todo esto daría a la empresa, así como también de que manera perjudicarían sus defectos y búsquele un remplazo con sus virtudes, así sabrán debatir en el momento de las comparaciones. Valórate y aprende a promocionarte

Conoce a la empresa: Busca información sobre la empresa y sobre sus intereses y motivaciones principales. De este modo sabrás cuáles son los puntos fuertes que debes destacar, y cuáles de tus ideales debes mencionar para ajustarte a la empresa

Muéstrate positiva: Sean cuales sean las preguntas que te hagan, una de las claves para destacar en una entrevista es mostrarse optimista en todo momento. Olvida hablar mal de trabajos anteriores o de tu nula visión del futuro. Demuestra que te gusta lo que haces, y muestra entusiasmo por formar parte de su empresa.

Adáptate: La flexibilidad siempre se valora en un candidato, tanto la relativa a la apertura mental como la horaria o referente a la movilidad. Cuántas más opciones ofrezcas, más posibilidades tendrás de ser el elegido, ya que muchos puestos de trabajo requieren horarios especiales, o incluso trasladarse a otro lugar para llevar a cabo ciertas tareas.

Cuida tu lenguaje no verbal: Un lenguaje profesional y adecuado es sin duda una de las claves para destacar en una entrevista, pero no solo debemos tener en cuenta las palabras, sino los gestos y lo que decimos sin hablar. Todas las personas cuando se comunican de forma oral, además de utilizar la boca para comunicarse, hay otras formas de expresión como la mirada, los gestos o las posturas, con las que muestran ante su interlocutor actitudes de rechazo, duda, nerviosismo, entre otras.

Muéstrate seguro y con confianza. No dejes que los nervios te jueguen una mala pasada. Tu objetivo es ofrecer lo mejor de ti mismo y exponer tus motivos de manera clara y concisa. Tómate tu tiempo antes de responder a cada pregunta

Preguntas del entrevistador: Piensa en las posibles preguntas que el entrevistador pueda formularte durante la entrevista e intenta darles respuesta ofreciendo tu mejor imagen.

Lo que nunca debes hacer en una entrevista laboral

Llegar tarde: La falta de puntualidad cuando ni siquiera has comenzado a trabajar ya da mala imagen de tí. Por regla general es recomendable llegar unos 5 o 10 minutos antes de la hora a la que estás citado, para evitar imprevistos que te hagan llegar tarde. Si no sabes llegar al sitio, infórmate antes de salir.

Presentarte mal vestido o sin arreglar: La imagen dice mucho. Así que cuando te presentes en una entrevista, ten en cuenta la imagen de la empresa y arréglate conforme a ella. No es necesario ir siempre de traje, esto depende de cada empresa, pero sí que hay que procurar mostrar una imagen profesional y fiable.

Ir acompañado: Aparecer en la entrevista acompañado de amigos, padres, familiares, da imagen de poca independencia e iniciativa

Provocar interrupciones: Siempre que acudas a una entrevista de trabajo asegúrate de tener apagado el teléfono móvil o celular, ya que podría sonarte en mitad de la charla, provocando una situación incómoda. Mentalízate: en ese momento no hay nada más importante que la entrevista.

Estar pendiente del tiempo: Mirar constantemente el reloj da imagen de ansiedad y de que se tienen cosas más importantes que hacer. Relájate y muéstrate confiado.

Mostrar desgana, desprecio o pesimismo: No importa que realmente no sea lo que esperabas o haya cosas que no estés de acuerdo, procura ser positivo y ver la cara buena de cada situación. Trata de crear empatía

Tema económico : La entrevista de trabajo no es el momento adecuado para negociar las remuneraciones ni los salarios. Centrarse demasiado en el aspecto monetario causa una mala imagen ante el entrevistador y puede ser contraproducente.

Ser descortés: Agradece a la empresa y al entrevistador la oportunidad que te brindan, resalta los aspectos positivos y olvida los reproches.

Distintos tipos de entrevista laboral

Entrevista directa: El entrevistador realiza una serie de preguntas muy concretas y definidas con anterioridad. Normalmente se utiliza el mismo cuestionario de preguntas para todos los candidatos para después poder comparar. Las mismas suelen utilizarse con la finalidad de filtrar durante las primeras fases del proceso de selección.

Entrevista abierta: El entrevistador hace preguntas generales en un encuentro no estructurado. La idea es que el candidato tome la iniciativa y explique con detalle todo lo que se le pregunta. En estos casos el objetivo del seleccionador es ver cómo se desenvuelve el entrevistado, analizando además de las cuestiones técnicas, las características de la personalidad del candidato.

Llegue a la conclusión cuales son las herramientas esenciales para tener una exitosa entrevista. Es muy importante, tener en claro quienes somos y que queremos brindarle a la empresa. Evitar en todo momento los nervios. Y cuidar el lenguaje verbal y así también como el no verbal, como los gestos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *