16 junio, 2024

La Ruta de la Yerba Mate es una ruta alimentaria única en el mundo, que se presenta como el símbolo de la cultura productiva del Mercosur, incluye no sólo el ritual de tomar mate sino que también ofrece la posibilidad de conocer el proceso productivo completo en establecimientos artesanales, ecológicos o industriales: desde las plantaciones en chacras y campos, la cosecha, el secado, la molienda hasta el envasado del producto final. Los turistas podrán alojarse en estancias, posadas, cabañas, ecolodges y hoteles asociados a la Ruta, o en algunos de los antiguos cascos yerbateros o casas de colonos. Podrán degustar el “Menú de la Ruta” a través de platos, postres y bebidas preparados y aderezados con yerba mate en los restaurantes, bares y alojamientos ubicados a lo largo de la Ruta. El camino recorre unos 1.000 kilómetros en total y constituye seis circuitos diferentes entre las provincias de Misiones y Corrientes, ofrece una mirada múltiple sobre la yerba mate y un abanico de posibilidades para el turista: visitas guiadas, caminatas, paseos náuticos y actividades de tracking en plena selva. El objetivo del circuito es desentrañar los secretos de este ícono nacional, cuyo consumo local supera ampliamente al té y al café. Argentina es hoy el principal productor y exportador de yerba mate.

El recorrido se puede realizar a lo largo de la Ruta Nacional 14, desde la intersección con la Ruta Provincial 68 al noreste de Corrientes hasta la intersección con la Provincia 4, al sur de Misiones.
Allí están los establecimientos y estancias con una oferta turística más consolidada ya que las plantaciones de yerba abarcan casi toda la Ruta 14 en territorio correntino y misionero.
También la Ruta Nacional 12 es muy importante en la producción de esta infusión. Allí se puede hacer un interesante recorrido por las grandes productoras yerbateras de la zona.Cualquiera sea el recorrido que el turista elija, lo llevará a conocer a la gente del lugar y saber un poco más de su particular cultura y tradición.

La Ruta vincula a los siguientes integrantes, en calidad de socios:

Agroindustrias: Abren sus puertas a los turistas para mostrar el proceso industrial de la yerba mate, éstos pueden ser establecimientos privados y cooperativas que trabajan en forma artesanal, orgánica o industrial.

Productores yerbateros: Se encargan de exhibir sus plantaciones y trasmitir los conocimientos acerca de “la tarefa” o cosecha a los turistas.

Sector gastronómico: Los restaurantes, bares y confiterías que ofrecen el “Menú de la Yerba Mate” con platos de entrada, principales, postres, bebidas con y sin alcohol en base a yerba mate.

Sector cultural: Negocios temáticos, casas de productos regionales y galerías de arte que ofrecen productos que denotan la esencia de la cultura yerbatera.

Alojamientos: Hoteles tradicionales, Estancias yerbateras, Hosterías, Cabañas, Bungalows, Ecolodges, Posadas y Campings que brindan el descanso junto a la posibilidad de utilizar innumerables servicios en medio de los recorridos por la Ruta de la Yerba Mate.

Empresas de Transporte: Terrestre y aéreo, para el traslado de los turistas a los distintos puntos o ejes yerbateros de la región.

Empresas de Viajes y Turismo: Se encargan de organizar los viajes, excursiones y circuitos de la Ruta de la Yerba Mate.

Orígenes del Mate
La infusión a base de yerba mate, un árbol nativo de la selva subtropical de América del Sur, es en la actualidad un hábito,  que se remonta a los pueblos originarios guaraníes antes de la llegada del hombre blanco.
Los guaraníes transmitieron a los padres de la Compañía de Jesús la forma de consumir yerba mate a través de infusiones con propiedades energizantes y revitalizadoras.
Los jesuitas, junto a los guaraníes, desarrollaron los primeros yerbales de cultivo, ubicados en el área de influencia de las propias Misiones Jesuítico-Guaraníes, ya que  antes se la cosechaba en los montes.

La Ruta de la Yerba Mate nació en el año 1645, en pleno desarrollo de la epopeya de las misiones jesuíticas cuando se aprobó la Ruta de Comercialización de la Yerba Mate, lo que permitió la libre circulación y el intercambio del oro verde entre los 30 pueblos jesuíticos  y su sistema de estancias.
Esta ruta de comercialización se extendió al Alto Perú, Asunción, Buenos Aires, los estados del Sur de Brasil, Montevideo, el Sur de lo que hoy es Argentina, Chile y otros puertos de la región que se exportaba a Europa para el consumo cómo “té de los Jesuitas”. Tal fue la significación de la yerba mate en las reducciones, que incluso los primeros libros impresos en la Misión de Loreto, que contaba con la primer imprenta elaborada por los jesuitas, antes de que esta Nación sea la República Argentina y antes por supuesto de ser el Virreinato del Río de La Plata, fueron confeccionados con tinta de yerba mate.
Los jesuitas desentrañaron numerosos secretos y generaron una versátil aplicación de la yerba mate, cómo la aplicación de la yerba para tintas, tinturas, productos para la salud y cuidados del organismo.

¿Por qué es importante?

Actualmente es la principal ruta alimentaria del Mercosur,  atraviesa el norte de la provincia de Corrientes y la totalidad del territorio de Misiones y está organizada  en circuitos. Además se conecta con Cataratas, a los saltos del Moconá, en la reserva de Biósfera Yabotí de Unesco y las Misiones Jesuítico-Guaraníes, declaradas Patrimonio de la Humanidad (Misiones), así como con los Esteros del Iberá, un humedal de 1,3 millones de hectáreas, declarado sitio Ramsar (Corrientes).

Por dichos atributos de valor universal excepcional se han iniciado gestiones para la inclusión de la Ruta de la Yerba Mate en la Lista del Patrimonio Mundial de Unesco.
En la actualidad la Ruta de la Yerba Mate lleva a los turistas a recorrer establecimientos tradicionales artesanales, ecológicos y también  industriales, en los que se puede conocer el proceso completo de producción, desde las extensas plantaciones pasando por la cosecha, el secado, la molienda y el envasado del producto final, inmerso en un paisaje único: el campo correntino y la selva misionera.
En el recorrido el visitante puede realizar degustaciones de distintas variedades de mates: tradicional, orgánico, solo de hoja, entre otras, descubrir sus propiedades energizantes y aprender todos los aspectos de la “ceremonia del mate”, que es parte importante de la cotidianeidad de los argentinos.
Esta modalidad productiva que iniciaron los jesuitas y los guaraníes, fue continuada por los inmigrantes que se establecieron en estas tierras y puede rastrearse en los museos y sitios históricos a lo largo de la Ruta.

0 comentarios en «La Ruta de la Yerba Mate»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *