4 marzo, 2024

En la actualidad, la sociedad exige un alto dominio de la comunicación tanto oral como escrita.

Si queremos conseguir que nuestro discurso, mensaje o exposición sea comprendido por los interlocutores hay que tener en cuenta una serie de principios:

Definición: indicar brevemente el motivo de nuestra exposición, antes de comenzarla.

Estructura: Procurar que el mensaje que se trata de emitir este bien ordenado por etapas y de forma coherente.

Énfasis: tratar de ensalzar palabras o frases que refuerzan la exposición.

Repetición: conviene ahondar y repetir todas aquellas palabras y frases que ayudan a captar la atención del interlocutor.

Sencillez: exponer ideas de forma clara y sencilla y utilizar el vocabulario más accesible para el interlocutor.

La comunicación puede definirse entonces para un técnico/licenciado en turismo como la transmisión de información del vendedor al comprador, cuyo contenido se refiere al producto o a la empresa que lo fabrica o vende. Es realizada a través de distintos canales y cuyo fin es estimular la demanda.

Esta transmisión de información del vendedor al comprador en el ámbito del turismo puede ser comprendido con el concepto de promoción. La promoción se refiere a la sensibilización del cliente de un producto o marca, generando ventas y creando lealtad de marca.

Los fines de este plan de comunicación o promoción son principalmente tres:

  • Informar. Comunicar la existencia del producto, características y ventajas del mismo.
  • Persuadir. Trata de convencer al cliente de los beneficios del producto que se ofrece
  • Recordar. Tratar que los clientes tengan presente que nuestro producto sigue vigente, de esta forma se evita que sean «tentados» por la competencia.Teniendo en cuenta los puntos anteriormente mencionados es importante desarrollar un plan de comunicación y promoción verificando los instrumentos y recursos que se disponen. Para ello se deben tomar las siguientes decisiones:
    1. Identificar el público objetivo.
    2. Determinar los objetivos de la comunicación.
    3. Desarrollo del mensaje.
    4. Determinar el presupuesto de comunicación.
    5. Determinar los instrumentos de comunicación.
    6. Medición de los resultados de promoción.

    Una vez que se determinan dichos puntos se van a utilizar los canales disponibles para la venta de la promoción.

    Puede ser venta personal, forma de comunicación oral e interactiva, mediante la cual se transmite información de forma directa y personal a un cliente.

    Venta telefónica y sitios web.

    Publicidad, información impersonal y remunerada, efectuada a través de los medios de comunicación de masas. Son objetivos a largo plazo, aunque también pueden ser a corto plazo, como el anunciar un período de oferta.

    Relaciones públicas, conjunto de actividades, que incluyen las relaciones con la prensa, el cuidado de la imagen y el patrocinio.

     

    A lo largo de la presente investigación podemos concluir que es de suma importancia la comunicación en el turismo así como también en cualquier organización.

    Como premisa es fundamental identificar el público objetivo, determinar el objetivo de la comunicación y desarrollar el mensaje.

    Por último remarcar que los fines de este plan de comunicación sean informar, persuadir y recordar a los clientes la vigencia de nuestros productos y servicios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *