22 mayo, 2024

En el presente trabajo se brindara una breve explicación acerca del Despachante de Aduanas, sus funciones y la gran importancia de la comunicación al desempeñarse en el ámbito laboral.

Con el objetivo de agilizar y organizar de una manera legal y funcional todo lo vinculado con el comercio internacional se crea la figura de Despachante de Aduana. Que se le llama así a la persona de existencia visible que, en nombres de terceros, realiza trámites y diligencias relativas a la exportación e importación.

Para ejercer ese papel debe tener ciertos conocimientos vinculados con lo legislativo y administrativo que deben tenerse y que se aprenden a lo largo de la Carrera de Despachante de Aduana donde también se recibirán herramientas para que poder funcionar como asesores de empresas que quieran mejorar sus acciones comerciales internacionales.

Una de las principales funciones consiste en el asesoramiento para asistir en todo lo vinculado con el comercio exterior y las aduanas.

Desde un lado más práctico será el encargado de ejecutar todos los despachos de importación y el despacho de equipaje; y su función se extiende tanto para el ingreso como para el egreso de las mercaderías.

Como egresado de la carrera de Despachante de Aduana se adquiere habilidad para elaborar comunicaciones dirigidas hacia importadores y exportadores para que puedan comercializar sus mercancías en el país. Para ello la expresión, que hace referencia a aquel discurso que se manifiesta, pero cuya recepción no es segura.

En todo proceso comunicativo, la expresión y la información deben considerarse fundamental. Las habilidades para la comunicación oral  pueden ser tanto innatas (capacidad natural al expresarse) o aprendidas (no tienen capacidad natural y aprenden de la expresión de otras personas).

Los tipos de comunicación que pueden darse con el cliente son:

  • Verbales: Oral/Escrito
  • No Verbal: Gestos/Movimientos/Contacto visual
  • Semióticos: Vestimenta/Señales de tránsito
  • Para lenguaje: Llantos/Silencios/Sonrisas

La comunicación  con  los proveedores, comerciantes, etc. Se puede clasificar como una comunicación externa ya que pertenecen a un grupo fuera de la organización.

Asimismo, dentro de la comunicación externa, hay que tener diferentes factores en cuenta antes de relacionarse con terceros, por ejemplo no es lo mismo negociar con un proveedor para importar el producto a un precio conveniente que con exportadores para que puedan comercializar sus mercancías en el país.

Se debe tener en cuenta como codificar el mensaje (pensando quien es el receptor), el canal a utilizar para el envío del mensaje, y el contexto en el que se enviara (ruido).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *