13 julio, 2024

Cuando hablamos del frio en cualquier ambiente debemos tener en cuenta la Ecuación del Frio;
TEMPERATURA BAJA + VELOCIDAD DEL VIENTO + HUMEDAD = HERIDAS Y ENFERMEDADES
Por eso es importante que la temperatura corporal no sea menor a 36°C.
Al pensar en carga térmica, bien entendemos que se refiere a las condiciones ambientales del puesto de trabajo. Referimos a calor; frio; humedad y diferentes factores climáticos. Lo cual está contemplado en el Anexo III de la Resolución 295/03. Describiendo y regulando las condiciones que debe cumplir para combatir el Estrés por frio Tensión Térmica. Si hablamos del primero mencionado, es fundamental cumplir con requerimientos que reducen el hostigamiento que producen las bajas temperaturas. Cuando el ambiente está por debajo de los 4°C, la ropa de trabajo debe ser aislante. Los elementos que se hallan en contacto con el operario también representan un riesgo, ya que se produce un congelamiento por contacto. Con la idea de evitar heridas, el uso de guantes anti contacto o bien la colocación de material aislante térmico en las superficies, es un paso. Estas condiciones hacen que el área de Recurso Humanos, ocupe un rol importante con el control del personal con problemas circulatorios y operarios de avanzada edad que puedan desempeñar tareas en lugares, donde el frio es crudo.
El estrés y tensión térmica no es más que las consecuencias que puede generar la exposición tanto al frio como al calor. Es una transferencia de la energía, la cual tiene diferentes maneras de presentarse. Uno es la conducción, es cuando el calor se transmite de un cuerpo a otro, es por aproximación o contacto. Otro es la convección, se produce por medio de la transferencia del calor a través del movimiento del viento. Y por último esta la Radiación, lo que realiza cuando el calor es producido por ondas magnéticas.
Este Anexo III deja establecido límites y valores, con la intención de proteger a los trabajadores de hipotermia las lesiones que puedan causar.
La hipotermia tiene una progresión decreciente, la cual tiene las siguientes consecuencias y reacciones en el cuerpo humano;
36°C => Temperatura Normal
36°C => Metabolismo compensa perdida de calor

35°C => Dolor de extremidades, Tiroteo
33/31°C => Conciencia disminuida
30/29°C=> Pérdida progresiva de conciencia
28/27°C=> Posible fibrilación pulmonar
26/21°C=> Edema pulmonar
20°C => Parada Cardiaca
El cuerpo humano al recibir leves cambios de temperaturas (1°C), tiene respuestas fisiológicas con síntomas que dan señal, que la variación de temperatura está generando. Estos desequilibrios pueden causar hasta la muerte. Algunos son: Vasodilatación (es el aumento del diámetro interno de los vasos sanguíneos); cambios en el ritmo cardiaco; Sudoración (que produce la perdida de agua y sales); elevación de la temperatura corporal; mayor ventilación pulmonar.
Al tratar con cambios de temperaturas también nos relacionamos con las condiciones higrométricas, la sensibilidad de los cuerpos a la acción de la humedad.
Cuando el calor es el factor actuante el factor más común para la reducción es el aire. Este puede dar un efecto refrescante con su movimiento que afecta directamente con la reducción de la temperatura. Donde una velocidad de unos 0.3 mts/seg puede reaccionar con una baja de la temperatura en un grado. Y un 1 mt/seg puede llegar a bajar unos 3°C.
Toda acción que podamos tomar con la intención de bajar o reducir la temperatura de un cuerpo, tendrá una consecuencia, algunas podrían ser;
Corrección Metabólica; muchas situaciones que se viven en una empresa y generen una elevación en las temperaturas, se pueden lograr bajarlas con reducción de esfuerzo físico del trabajador.
Corrección Radiante; por su naturaleza el calor se traslada en línea recta, se refleja y se absorbe. Aprovechando esta propiedad podemos optar por la instalación de pantallas reflectivas y absorbentes.
Corrección Conectivo; con el fin de aprovechar esta perdida se busca refrigerarse el aire y aumentar su velocidad.
Correccion por evaporación ambiente; esta corrección depende de la humedad y la velocidad del aire en el ambiente. Cuando por las características de las tareas o el lugar de trabajo no es posible controlar la agresión, debemos recurrir a otros recursos como la reducción en el tiempo de exposición. Y facilitar lugares climatizados para el descanso y recuperación del trabajador.
En todo momento se debe facilitar el acceso a la hidratación con un suministro de agua, y controlar el nivel de sales a través de la sudoración.
Por estas condiciones y características es fundamental la participación del técnico de Higiene y Seguridad, en la medición de las condiciones climáticas del ambiente de trabajo. Las cuales se realizaran con instrumentos de medición especiales, cumpliendo con características que son dinámicas según las tareas que se realizaran.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *