25 mayo, 2024

La problemática del empleo no registrado en Argentina.

Si bien se conoce por trabajo en negro, se llama trabajo irregular, es el empleo inexactamente registrado (falsificación en fecha de ingreso en los recibos de sueldo, falsa remuneración), o directamente el empleo no registrado.

El trabajo en negro es uno de los flagelos mayores de nuestra sociedad, hay demasiados casos de trabajadores en negro en la Argentina, y sigue siendo una preocupación central para el Gobierno Nacional.

Los trabajadores no registrados no tienen garantizada la cobertura médica para ellos y sus familias, no reciben la totalidad de los beneficios del sistema contributivo de asignaciones familiares en el caso de tener una familia o hijos a cargo y probablemente no recibirán los beneficios de la jubilación cuando se retiren del mercado laboral, no contaran con el seguro por desempleo en el caso de ser despedidos. Esta situación se complementa con la ausencia casi total de beneficios laborales no ligados directamente a la seguridad social, empezando por la indemnización por despido, las vacaciones pagas, aguinaldo y cobertura por accidentes de trabajo, la falta de afiliación sindical y la percepción de ingreso por debajo de los establecidos en los convenios colectivos y por el Salario Mínimo Vital y Móvil. Por todo esto, el trabajo no registrado constituye una expresión cabal de la precariedad laboral.

La legislación laboral Argentina prevé que todo contrato de trabajo debe registrarse en un libro especial e informar el alta y demás circunstancias de la relación laboral a la A.F.I.P, para el caso de falta de registración del empleado o registración incorrecta, la ley, prevé multas a imponer al empleador y en beneficio al trabajador.

En el libro deberá consignarse:

  • Individualización integra y actualizada del empleador.
  • Nombre del trabajador.
  • Estado civil.
  • Fecha de ingreso y egreso.
  • Remuneraciones asignadas y percibidas.
  • Individualización de personas que generen derecho a la percepción de asignaciones familiares.
  • Demás datos que permitan una exacta evaluación de las obligaciones a su cargo.

La tasa de empleo «en negro» mantiene un piso de 33 %. El INDEC presentó los indicadores socioeconómicos de la EPH correspondientes al cuarto trimestre de 2016, que muestran que el empleo no registrado afecta al 33,6 por ciento de los trabajadores.

Un tercio de los trabajadores asalariados permanece en la informalidad con lo cual carece de prestaciones de la seguridad social y de aportes jubilatorios, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC).

El organismo precisó que al cuarto trimestre de 2016 el 33,6 por ciento de los empleados no estaba inscripto, registrando una leve baja frente al 33,8 por ciento que se había revelado el trimestre anterior.

Este acotado descenso se produjo en un contexto en el que la desocupación se redujo a 7,6 por ciento en el período en estudio.

De esta forma se mantiene la tendencia de los últimos años, sin que se pueda perforar la tasa del 33 por ciento de trabajo informal que afecta al mercado laboral argentino.

La peor situación en materia laboral se detectó en el Noroeste del país, donde el 40,8 por ciento de los trabajadores no está inscripto.

Le sigue la región de Cuyo donde el 36,9 por ciento de la fuerza laboral lo hace «en negro».

En la región pampeana la tasa de trabajo no registrado es de 34,3 por ciento, mientras que en el gran Buenos Aires se ubicó en 33,1 por ciento.

En la región Noreste el empleo informal impacta en el 32,4 por ciento de los trabajadores.

La mejor situación se observa en la región patagónica donde apenas el 16,9 por ciento de los trabajadores está fuera de los registros oficiales. En la división por aglomerados se observa un mayor deterioro en las ciudades más grandes.

El trabajo del INDEC indicó que en las urbes con más de 500 mil habitantes el trabajo «en negro» afecta al 34,5 por ciento de los empleados, porcentaje que se reduce al 29,6 por ciento en los de menos de 500 mil habitantes.

En definitiva el trabajo en negro puede traer muchas consecuencias negativas, tal vez ese empleador que tenga un trabajador en negro está actuando inconscientemente y no se dé cuenta que está poniendo en riesgo su patrimonio, ya sea por no haber registrado ese contrato o tal vez por haberlo hecho de manera inexacta. Es por eso que el trabajador debe exigir que se lo blanquee, ya que a el también se le presentaran consecuencias a lo largo del tiempo en determinadas situaciones y tal vez no se dé cuenta en este momento, ya sea por una necesidad de trabajo o demás circunstancias.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *