18 mayo, 2024

Turismo en Carhué

La ciudad de Carhué ubicada a 520 kilómetros de la Capital Federal es conocida como el mayor centro termal de la provincia de Buenos Aires,  es uno de los más serios para el tratamiento y cuidado de la salud.

Se puede llegar a Carhué por la ruta nacional 205 y por la provincial 65, y desde los centros urbanos más importantes del país parten todos los días ómnibus hacia esta  ciudad.

Los baños termales y los tratamientos con barros y fango del lago se han convertido en un ícono de la ciudad de Carhué, cuyo clima templado hace que durante el invierno las temperaturas promedien los 10º C mientras que en el verano ascienden a los 25º C. En invierno, los centros termales y spa calientan el agua del lago para que las piletas de los hoteles siempre  cuenten con temperaturas mayores a los 30º C, algo muy valorado por los turistas.

Además de ser la terma al aire libre más grande del país durante la

primavera y el verano, el lago Epecuén,

que baña la costanera de Carhué, ofrece una historia rica sobre toda la región bonaerense y su naturaleza única.

Hoteles cuatro estrellas, centros de spa, cabañas y casas de alquiler temporario ofrecen al visitante todo lo necesario para alojarse y prolongar la estadía en la ciudad, al igual que diversos restaurantes de cocina internacional que de a poco comienzan a abrir sus puertas a un público cada vez más selecto.

 

Desde la ciudad de Carhué se pueden realizar distintos paseos: llegar hasta la ex-Villa Epecuén y conocer lo que fue un lugar increíble para su época, realizar un vuelo de bautismo a bajos costos con los pilotos más experimentados del aeroclub local o bien realizar un safari fotográfico con los cientos de aves que se observan en las lagunas cercanas, entre los que el flamenco rosado se lleva todos los aplausos.

También es posible realizar cabalgatas, trekking o caminatas a lo largo del arroyo Pigüe o por la misma costa del lago Epecuén, que durante las últimas horas del día brinda a los ojos del visitante atardeceres únicos. La salinidad de las aguas y la intensidad del sol son los responsables.

Un poco de historia

El Lago Epecuen era conocido desde épocas lejanas por sus aguas mineralizadas, utilizadas para enfermedades reumáticas, de piel o tonificantes del organismo. La primera referencia del Lago Epecuén fue dada en 1780 por el Piloto De La Real Marina Pablo Zizur en viaje de recolección de sal a las Salinas Grandes,(Hoy La Pampa). Al pasar por sus costas la bautiza Laguna San Lucas, coincidentemente el Patrono de la Medicina.  Con la ocupación del territorio indígena por parte del Estado Argentino la memoria oral y los comentarios elogiosos hacen que comiencen a arribar personas a darse baños en sus costas. Desde 1899 con la llegada del ferrocarril, Carhué se vio inmerso en una fiebre turística poblándose de importantes hoteles y comercios.

En 1909 la Provincia de Buenos Aires le da un respaldo científico-médico a sus aguas milagrosas enviando una comitiva de especialistas que revelará sus propiedades para el mundo. A partir de allí y especialmente en la década de 1920, se comienza a vislumbrar un gran futuro para el Lago Epecuén. Así, el 23 de enero de 1921 se inaugura el primer Balneario en sus costas, distante a 8 km de Carhué que se denominará “Mar de Epecuen”, comenzándose a lotear tierras a sus alrededores para conformar un pueblo.

El ritmo de crecimiento se hizo importantísimo, se construían hoteles, espigones hacia dentro del lago, lujosas residencias y nacían empresas explotadoras de sal, de venta de barros curativos y jabones.

Cuando las lluvias no acompañaban las temporadas fracasaban, eran necesario hacer pozos para que filtre el agua y la gente pueda sumergirse en las aguas del lago, lo que no era muy apreciado por los turistas en busca de salud.

En los años 70´s las autoridades provinciales se hicieron eco de los reclamos que venían desde los 30’s para estabilizar el caudal de la laguna, efectuando obras hidráulicas que por diversas cuestiones políticas desde 1976 no se continuaron. Tan solo un canal recolector de aguas de otra cuenca hídrica fue la obra culminada que sumado a las abundantes lluvias caídas en 1980, hicieron que se tengaque levantar un terraplén para defensa del pueblo que comenzaba a correr peligro de inundación. El sistema natural estaba desequilibrado por la mano del hombre.

Como la laguna Epecuen es la última laguna, y por ende más baja, del llamado sistema de Lagunas Encadenadas del Sudoeste, no posee ninguna salida de la gran hondonada en que se halla.

Entre 1980 y 1985 las lluvias y el ingreso sin control del agua por el canal fueron condenando al pueblo de Villa Lago Epecuen, el que sobrevivía protegido por una muralla de 4 metros de altura.

Un 10 de noviembre de 1985 ese terraplén no soportó el embate de la laguna y el pueblo comenzó a ser evacuado, perdiéndose 70 años de historia turística termal.

Para el invierno de 1993 el pueblo de Villa Lago Epecuén estaba sumergido bajo 7 metros de agua. Gracias a obras encaradas en esos años que impidieron el ingreso de agua a la laguna, lentamente fue escurriéndose dejando al descubierto las ruinas lo que alguna vez fue el más pujante centro termal de Argentina.

 

En la actualidad muchos turistas de todo el país viajan en busca de paz y tranquilidad, o con la  necesidad de rehabilitación muscular y terapéutica con los baños termales ofrecidos en los diferentes hoteles de la ciudad.

 

0 comentarios en «Turismo en carhue. Gavito»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *