20 mayo, 2024

La entrevista de trabajo es el paso más importante al que nos enfrentaremos  a la hora de encontrar trabajo, sin más, hoy en día bien podríamos decir que obtener una entrevista de trabajo es un éxito en sí mismo y solo el hecho de saber que debemos afrontarla hace que nos suden las manos y se nos acelere el pulso. Se trata de una situación estresante en la que vamos a encontrarnos solos, y nuestra carrera profesional va a depender del resultado de esa entrevista y por ello debemos brillar por nuestra expresión oral, cómo hablamos y qué decimos será determinante para obtener el empleo en cuestión.

Lo primero que hemos de tener en cuenta es que vamos a tener una única oportunidad de causar la “primera impresión”. Y en ello va a tener una influencia decisiva la primera toma de contacto y el primer minuto de nuestra interacción. Las personas tenemos la costumbre de etiquetarlo todo, de clasificarlo, e inconscientemente también lo hacemos con otras personas, y para ello utilizamos ese primer minuto.

En la comunicación oral, tendremos  el apoyo de la expresión del rostro, los efectos de la variación del tono de voz, los gestos, la sonrisa, como así también la forma de caminar y de sentarse. Toda esta «información silenciosa» que transmitimos será determinante en la valoración y opinión que el entrevistador tenga nosotros.

Otro factor que debemos tener en cuenta es la mirada, mientras estemos hablando con el entrevistador, debemos mirarle a los ojos. Si se trata de varios entrevistadores, debemos ir cambiando la mirada entre ellos, y si es uno solo, debemos mirarle únicamente a él. Es la forma de conectar con nuestros interlocutores. Esa mirada no debe ser una mirada incisiva o analítica, sino simplemente para reforzar lo que estamos diciendo. Y además, en lo posible, debe ir acompañada de una sonrisa.

Muchas de las dudas que pueden surgir en comunicación verbal y no verbal, cuando preparamos una entrevista, pueden ser ¿Cómo me siento? ¿Qué digo? ¿Cómo contesto? ¿Coloco las manos debajo de la mesa?¿O encima? ¿Debo cruzar los brazos? A continuación, algunos puntos de la comunicación  que debemos  tomar en cuenta para nuestra entrevista de trabajo:

Reglas de comunicación verbal

  • Escuchar sin interrumpir.
  • Utilizar vocabulario correcto.
  • Tratar de mantener un tono de voz equilibrado, no demasiado bajo ni demasiado alto, y cuidar la pronunciación.
  • Evitar los monosílabos.
  • Pensar lo que se va a decir. La incoherencia en el discurso da muy mala impresión.
  • No utilizar muletillas.

Reglas de comunicación no verbal

  • Postura correcta, sin estar rígido ni echado sobre la silla, no balancearse.
  • Si se cruzan las piernas, evitar que éstas sobresalgan del borde de la mesa.
  • Si se realiza la entrevista sentado en un sofá, no hundirse en él.
  • No entrar a la entrevista con la chaqueta o abrigo sobre los hombros o en el brazo.
  • No jugar con nada en las manos (bolígrafo, llaves…) o se dará la impresión de nerviosismo.
  • No cruzar brazos y piernas, se transmitiría la impresión de estar a la defensiva.
  • Mantener el contacto visual con el entrevistador.
  • Deslizar las manos por el pelo o la nuca revela frustración.
  • Los tics, muecas, tocarse la cara, frotarse las manos, los temblores corporales y en la voz, son síntomas de falta de control emocional.
  • Juntar las yemas de los dedos refleja confianza.
  • Acariciarse la barbilla indica evaluación o crítica.
  • El mostrar las palmas de las manos al interlocutor da la sensación de sinceridad.
  • La cabeza inclinada a un lado indica atención.
  • Mirar continuamente al reloj, da la impresión de estar deseando marchar.
  • Morderse los labios significa estar incómodo.

 

En cuanto a la imagen podemos decir que tanto nuestro aspecto físico como la parte estética y nuestros gestos suman un todo, es decir: “nuestra imagen”. Si bien es cierto que nuestras características físicas como la altura, los ojos y demás elementos no podemos cambiarlos, sí podemos hacerlo con nuestra vestimenta. En cuanto a la ropa, esta no puede opacarnos. Lo que podemos hacer es indagar respecto a la empresa, si ésta es de estilo conservador podemos asistir con vestimenta de color azul, gris o blanco, mientras más sobrio mejor.

La formación es un elemento primordial tanto en el currículo como en la entrevista donde, aunque no aparezca de manera explícita, va a estar presente de una manera u otra. Recordemos que la formación no solo hace referencia a las áreas específicas relacionadas con el empleo, también a cuestiones como los idiomas o las nuevas tecnologías de la comunicación que se han convertido en imprescindibles en cualquier caso.

 

El éxito de la entrevista no solo dependerá de la forma en la que nos comunicamos, sino también de la información que brindemos, por lo que es importante no mentir  sobre las respuestas, todo lo contrario, debemos ser veraces en todo momento. De lo que se trata es de preparar la prueba para eliminar la ansiedad, el miedo y el error.

También es importante el hecho de no brindar ninguna información negativa sobre uno mismo, si nos preguntan sobre errores pasados, puntos débiles o cualquier información negativa, pongamos  el ejemplo menos comprometido y automáticamente apuntemos a la solución que aplicamos para corregirlo. Tampoco diremos que nunca nos equivocamos, ya que todos lo hacemos y estaríamos dando una mala imagen además de mentir.

Nosotros somos quienes decidimos qué imagen vamos a transmitir al entrevistador y para ello debemos saber qué herramientas de Comunicación verbal y no verbal tenemos que utilizar para conseguirlo.

Si  logramos  una  comunicación efectiva, sin duda alguna, llegaremos a una entrevista efectiva!.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *