23 junio, 2024

Tradicionalmente el turismo y la hotelería han sido un fenómeno poco estudiado desde la ciencia política, por ser considerado un campo de poca profundidad. Los primeros estudios del área se hicieron cuando la ciencia política se interesó más por los aspectos aplicados. A partir de entonces, se observa un crecimiento de estas investigaciones, especialmente de aquellas relacionadas con el análisis del turismo y la hotelería como factor de desarrollo económico.

La revolución que atraviesa la hotelería en la actualidad es la mayor de toda su historia. La revolución digital, la posibilidad para los viajeros de procurar su hospedaje en varios sitios, complejiza mucho el negocio, porque el turista tiene muchas opciones y eso obliga a las empresas a estar más alerta. Esto trae un nuevo tipo de negocio y una nueva exigencia del cliente, que obliga a ver al  turista de un modo diferente y a estar más enfocados en su experiencia.

El turismo junto con la hotelería es una industria que tiene futuro garantizado para 50 años. Hay un crecimiento constante de 3% y 4% por año del turismo mundial.

Por otra parte los aumentos ocurridos en los primeros 4 meses del año han afectado duramente el sector turístico hotelero y gastronómico nacional. El problema se centra en el aumento en los costos de los proveedores, la proliferación de la oferta informal de plazas temporales para turistas y la gran presión impositiva. A nivel consolidado, la carga tributaria argentina termina representando cerca del 40% del precio al consumidor de los servicios de restaurantes y hotelería. Otra de las preocupaciones latentes es la suba de las tarifas en los servicios, lo que obligaría a los empresarios hoteleros y gastronómicos a absorber estos aumentos, ya que de trasladarlos a los precios perderían una gran afluencia de clientes.

En la actualidad hay 44 hoteles en construcción en Argentina: 14 de ellos corresponden a cadenas de origen nacional y el resto funcionará bajo la bandera de alguna red del extranjero, aunque el 80% financiados por capitales locales. En Argentina hay 13.269 hoteles, lo que representa 596.624 plazas disponibles.

En la Argentina, la industria hotelera se vale de escenarios privilegiados y para todos los gustos. Sin embargo, su desempeño en los últimos tiempos no fue bueno. Aunque el turismo crece, se quejan los empresarios, también los costos trepan y a mayor ritmo.

“en términos generales, el turismo debe trabajar mucho en una ventaja orientada a la calidad, lo cual significa mejorar las condiciones básicas de la oferta, pensar en largo plazo, contar con recursos humanos preparados y calificados, no hacer negocio hoy sino que sea una actividad que siga creciendo en el futuro, independiente del tipo de cambio que tengamos. El desafío para el país es convertirlo en una oportunidad para mejorar”, concluye Cousté.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *