21 junio, 2024

Una curtiembre, es el lugar donde se realiza el proceso que convierte las pieles de los animales en cuero. Las cuatro etapas del proceso de curtido de las pieles son: limpieza, curtido, recurtimiento y acabado. Se debe quitar el pelo, curtir con agentes de curtimiento y tinturar, para producir el cuero terminado.
El proceso de curtido produce cantidades significativas de polvo y sulfuro de hidrógeno. Las otras emisiones gaseosas provienen de la separación del amoníaco y de las calderas. Además, el proceso genera desperdicios sólidos en forma de carne, polvo arenoso, recortes de las pieles, lodos, grasas, etc.
La existencia de diferentes insumos químicos empleados en el proceso productivo y que pueden causar daño a la salud de los trabajadores, demanda un especial cuidado por parte del trabajador.
Es necesario tomar precauciones en el transporte, almacenamiento y manipulación de estos productos.
El sulfuro de sodio, las sales de cromo, las bases o álcalis, los ácidos, así como los solventes y pesticidas, son algunos de los insumos que requieren un manejo cuidadoso porque pueden causar intoxicaciones o accidentes a los empleados expuestos a ellos. También con los elementos inflamables debe existir algún tipo de precaución. El buen manejo de los insumos químicos al interior de la industria debe formar parte de un programa de control de la producción industrial.
También, existe el riesgo que algunos residuos dentro de la industria sean nocivos para la salud de los trabajadores, tal es el caso de aquellos que contienen sulfuros, potenciales formadores de gas sulfhídrico que muchas veces ha provocado desmayos y accidentes fatales durante la limpieza de canaletas y tanques recolectores de efluentes. Los residuos que contienen cromo, principalmente el polvillo de cuero producido durante la operación de rotación del botal o suavizado del cuero, tienen efectos cancerígenos. Finalmente, los gases o vapores de solventes de la etapa de acabado son también nocivos para la salud
En general la actividad de las curtiembres genera importantes índices de contaminación ambiental en lo que respecta a la generación de residuos sólidos, líquidos y gaseosos, demanda biológica de oxígeno, generación de sólidos en suspensión y sulfuro, entre otros compuestos químicos. A su vez, las curtiembres utilizan grandes volúmenes de agua en sus procesos.
Los residuos de las curtiembres pueden causar problemas que representan efectos negativos sobre el ambiente y la salud de las personas, por contacto directo con los insumos químicos utilizados en el proceso productivo y por contacto con los residuos peligrosos que se generan. Los efluentes que contienen alta carga orgánica, sulfuro y cromo, merecen especial atención en cuanto a la disminución de su volumen y carga contaminante.
Respecto a la salud de los habitantes de la ciudad los materiales no tratados que se emitan al aire, agua o tierra poseen efectos perjudiciales, ya sea por exposición directa o indirecta a los mismos.
El tratamiento de los cueros requiere el uso de sulfuro de sodio. Éste es irritante para la zona de los ojos, piel, nariz, garganta, produce quemaduras que pueden ser graves.
Medidas a tomar en caso de tener contacto con el Sulfuro de sodio:
Contacto con los ojos: enjuague los ojos con abundante agua por lo menos por 30 minutos. Levantando los parpados inferiores y superiores. Busque de inmediato atención médica.
Contacto con la piel: quite rápidamente la ropa contaminada. Lave inmediatamente la piel contaminada con abundante aguay jabón. Busque de inmediato atención médica.
Inhalación: retire la victima del lugar de exposición. Si ha detenido la respiración, inicie RCP. Traslade a la victima aun cetro de atención. Busque de inmediato atención médica.
En la CURTIEMBRE NAPOLITANA S.R.L. Valentín Alsina 1824, Buenos Aires, un empleado de 26 años sufrió una intoxicación con sulfuro de sodio cuando realizaba la limpieza de una de las calderas ya que la ventilación forzada que tenía para retirar los excesos de sulfuro de sodio en el ambiente, dejó de funcionar y se formó una nube tóxica, causando la intoxicación del empleado.
El sulfuro de sodio es un producto fundamental en el proceso de destrucción del pelo o pelambre. Se trata de un elemento altamente tóxico en medio acuoso, principalmente porque debido a su carácter reductor provoca una drástica disminución del oxígeno disuelto en los cursos de agua y además cuando las soluciones acuosas que lo contienen bajan su pH del valor 10, se desprende ácido sulfhídrico gaseoso que al ser inhalado en determinadas concentraciones puede llegar a ser mortal. La presencia del sulfuro en el proceso de pelambre explica que este proceso por si solo sea responsable del 76% de una toxicidad.
El empleado tuvo los siguientes síntomas: dificultad respiratoria, estornudo, inflamación en la garganta, causándole dificultades para respirar.

Inmediatamente se le realizaron los primeros auxilios, colocándolo al aire libre y relazándole RCP.
Luego derivado al hospital se le hicieron los estudios necesarios para saber cuánto sulfuro de sodio había inhalado y los daños que le causó, análisis de sangre, soporte respiratorio, que incluye oxígeno y una sonda a través de la boca o la nariz hasta los pulmones, broncoscopia en la cual se le coloca una cámara a través de la garganta para observar las quemaduras en las vías respiratorias y los pulmones, radiografía del tórax, líquidos por vía intravenosa (líquidos administrados a través de una vena).
Afortunadamente los daños fueron leves y no tuvo secuelas por la inhalación del sulfuro de sodio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *