19 junio, 2024

La gran empresa Argentina “Natury Juice”, inicio su relación laboral con una gran potencia mundial “China”.

Desde hace más de 65 años, Natury Juice se ha consolidado como empresa líder en el segmento de bebidas naturales.
En 1947 de la mano de Juan Carlos nacía un pequeño emprendimiento familiar basado en la venta de jugos naturales. Bajo el éxito de este negocio, en el año 1968, el actual empresario decidió ampliar el pequeño negocio y fundó una planta en la ciudad de Buenos Aires; basada principalmente en la producción de jugo de naranja además de otros nuevos productos. Desde 1970 Natury Juice se convirtió en una de las empresas pioneras en la industria tras implementar en los empaques de bebidas el sistema Twistoff, mejor conocido como “abre fácil”. En pleno auge de crecimiento por 1978, la empresa fue adquirida por la familia López, quienes realizaron cambios significativos en la empresa generando inversiones y abriendo la exportación a países como Brasil y Uruguay. En 1912 se abrió una nueva planta en la provincia de Entre Ríos, encargada actualmente de la molienda y elaboración de pulpa, principal ingrediente de las bebidas. Como una gran ventaja e incorporando tecnología protectora del medio ambiente, la impresa incorporó y lanzó al mercado desde 1996 los primeros empaques de cartón aséptico para jugos y néctares.
En la actualidad Naturyl Juice, gran empresa nacional generadora de más de cinco mil puestos de empleo, es nuevamente noticia y se encuentra en la mira de los inversores ya que se expande hacia el otro lado del mundo llevando sus productos a China.

Esto es una gran ventaja tanto para la empresa como para el país, va a permitir la posición de la marca ante la competencia, debido a su calidad, la excelencia del producto, oferta y aceptación, logrando captar nuevos clientes, abriendo las puertas hacia nuevos mercados obteniendo beneficios económicos, culturales, y sociales.

La inversión es muy importante para el país, ya que permite el ingreso de divisas, crea nuevas fuentes de trabajo, flujos monetarios y capitales del ahorro de las personas, gobiernos y empresas de otras partes del mundo, con lo cual se amplían las posibilidades de generación de riqueza, es más grande el horizonte y se impulsa el crecimiento de la economía nacional. Un país crece en la medida que entra dinero, y decrece en la medida que sale. Lo podemos ver de manera muy simple: toda gestión empresarial y del gobierno que atraiga dinero es conveniente, nos permite aspirar a ser un país más fuerte y con mayor crecimiento; cuestión crucial para solucionar, en el caso Argentina, su reto esencial, el alivio a la pobreza, mediante una solución igualmente esencial, el crecimiento y la generación de empleo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *