19 mayo, 2024
tema: riesgo de electrocucion Alumnos:Garcia Samanta materia: fisica profesor: josue palmero
tema: riesgo de electrocucion
Alumnos:Garcia Samanta
materia: fisica
profesor: josue palmero
  1. QUÉ ES EL RIESGO DE ELECTROCUCIÓN

El riesgo de electrocución para las personas se puede definir como la «posibilidad de circulación de una corriente eléctrica a través del cuerpo humano». Así, se pueden considerar los siguientes aspectos:

  1. Para que exista posibilidad de circulación de corriente eléctrica es necesario:
    • Que exista un circuito eléctrico formado por elementos conductores
    • Que el circuito esté cerrado o pueda cerrarse
    • Que en el circuito exista una diferencia de potencial mayor que cero
  2. Para que exista posibilidad de circulación de corriente por el cuerpo humano es necesario:
    • Que el cuerpo humano sea conductor. El cuerpo humano, si no está aislado, es conductor debido a los líquidos que contiene (sangre, linfa, etc.)
    • Que el cuerpo humano forme parte del circuito
    • Que exista entre los puntos de «entrada» y «salida» del cuerpo humano una diferencia de potencial mayor que cero

Cuando estos requisitos se cumplan, se podrá afirmar que existe o puede existir riesgo de electrocución.

  1. TIPOS DE ACCIDENTES ELÉCTRICOS

Los accidentes eléctricos se clasifican en:

  1. Directos: Provocados por la corriente derivada de su trayectoria normal al circular por el cuerpo, es decir, es el choque eléctrico y sus consecuencias inmediatas. Puede producir las siguientes alteraciones funcionales:
    • Fibrilación ventricular- paro cardíaco.
    • Asfixia- paro respiratorio.
    • Tetanización muscular.
  2. Indirectos: No son provocados por la propia corriente, sino que son debidos a:
    • Afectados por golpes contra objetos, caídas, etc., ocasionados tras el contacto con la corriente, que si bien por él mismo a veces no pasa de ocasionar un susto o una sensación desagradable, sin embargo sí puede producir una pérdida de equilibrio con la consiguiente caída al mismo nivel o a distinto nivel y el peligro de lesiones, fracturas o golpes con objetos móviles o inmóviles que pueden incluso llegar a producir la muerte.
    • Quemaduras de la víctima debidas al arco eléctrico. La gravedad de loas mismas puede abarcar la gama del primer al tercer grado y viene condicionada por los dos factores siguientes:
    • a) La superficie corporal afectada
  1. b) La profundidad de las lesiones
  2. 3. FACTORES QUE INTERVIENEN EN EL RIESGO DE ELECTROCUCIÓN

Los efectos del paso de la corriente eléctrica por el cuerpo humano vendrán determinados por los siguientes factores:

  • Valor de la intensidad que circula por el circuito de defecto: los valores de intensidad no son constantes puesto que dependen de cada persona y del tipo de corriente, por ello se definen como valores estadísticos de forma que sean válidos para un determinado porcentaje de la población normal.
  • Resistencia eléctrica del cuerpo humano: además de la resistencia de contacto de la piel (entre 100 y 500 W), debemos tener en cuenta la resistencia que presentan los tejidos al paso de la corriente eléctrica, con lo que el valor medio de referencia está alrededor de los 1000 W; pero no hay que olvidar que la resistencia del cuerpo depende en gran medida del grado de humedad de la piel.
  • Resistencia del circuito de defecto: es variable, dependiendo de las circunstancias de cada uno de los casos de defecto, pudiendo llegar a ser nula en caso de contacto directo.
  • Voltaje o tensión: la resistencia del cuerpo humano varía según la tensión aplicada y según se encuentre en un local seco o mojado. Así el Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión fija unos valores de tensión de seguridad (tanto para corriente alterna como para continua) de 24 V para locales mojados y de 50 V para locales secos a la frecuencia de 50 Hz.
  • Tipo de corriente (alterna o continua): la corriente continua actúa por calentamiento, aunque puede ocasionar un efecto electrolítico en el organismo que puede generar riesgo de embolia o muerte por electrólisis de la sangre; en cuanto a la corriente alterna, la superposición de la frecuencia al ritmo nervioso y circulatorio produce una alteración que se traduce en espasmos, sacudidas y ritmo desordenado del corazón (fibrilación ventricular).
  • Frecuencia: las altas frecuencias son menos peligrosas que las bajas, llegando a ser prácticamente inofensivas para valores superiores a 100000 Hz (produciendo sólo efectos de calentamiento sin ninguna influencia nerviosa), mientras que para 10000 Hz la peligrosidad es similar a la corriente continua.
  • Tiempo de contacto: este factor condiciona la gravedad de las consecuencias del paso de corriente eléctrica a través del cuerpo humano junto con el valor de la intensidad y el recorrido de la misma a través del individuo. Es tal la importancia del tiempo de contacto que no se puede hablar del factor intensidad sin referenciar el tiempo de contacto.

Curvas de seguridad:

    • Zona 1: zona de seguridad. Independiente del tiempo de contacto.
    • Zona 2: habitualmente no se detecta ningún efecto fisiopatológico en esta zona.
    • Zonas 3 y 4: en ellas existe riesgo para el individuo, por tanto no son zonas de seguridad. Pueden darse efectos fisiopatológicos con mayor o menor probabilidad en función de las variables intensidad y tiempo

 

Conclusión :Aunque el desarrollo nos permite hoy día llegar a controlar todas las eventuales condiciones inseguras que pudiéramos imaginar, quedará siempre exenta de todo control la actitud humana, considerando la importancia de la lesión en el organismo cuando es afectado o expuesto innecesariamente a esta clase de riesgos. En un riesgo de accidente eléctrico, no sólo están expuestos los profesionales de terreno, supervisores, capataces o empleados, sino también los habitantes de las casas al accionar cualquiera de los artefactos de uso doméstico. En este sentido, es importante destacar la gran responsabilidad que recae en quienes deben supervisar las tareas eléctricas, especialmente Supervisores y Prevencionistas de Riesgos, ya que no deben aceptar la existencia de ningún riesgo eléctrico que constituya una condición insegura, como asimismo deben preocuparse de que el personal adquiera los conocimientos y competencias necesarias para que no incurra en acciones inseguras, atentando contra su seguridad, la del grupo de trabajo o la instalación en sí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *