19 julio, 2024

En esta investigación se intentarán averiguar los motivos principales que generan esta problemática, enfocándonos en este dentro de Capital Federal, en la provincia de Buenos Aires. Luego de analizar estos motivos, se verá que herramientas se podrán utilizar para disminuir este problema.

Actualmente, la realidad indica que las personas mayores de 45 años tienen mayores dificultades para conseguir un nuevo trabajo. Según los datos del INDEC, aproximadamente un 40% de los actualmente desocupados ocupan este rango.

Por otra parte, según un estudio de la Universidad Católica Argentina, agrega que en su mayoría son mujeres. Aparte, este informe indica que corren más riesgos de padecer empleo precario quienes no terminaron los estudios secundarios.

Ya teniendo una noción de lo que sucede en CABA respecto de este tema, vamos a enfocarnos en los motivos de por qué las empresas, en su mayoría, prefieren empleados jóvenes, ya sea para puestos iniciales como para puestos gerenciales de mayor importancia.

Revisando búsquedas laborales que se hacen por Internet, notamos por ejemplo que alrededor de un 80% busca empleados que no superes los 40/45 años de edad.

Desde el punto de vista de la empresa, según datos de www.todaviaservimos.com, se pudo averiguar en una primera instancia las ventajas que esto conlleva.

Como puntos a favor, se pueden ver ventajas económicas como por ejemplo menor costo de reclutamiento y menor inversión en planes de carrera.

Los empleados de esta edad también cuentan con un menor índice de rotación en los puestos de trabajo, lo que genera un ahorro importante en capacitaciones, ya que no deben realizarse constantemente. También estos cuentan con una menor fidelización y sentido de pertenencia dentro de la empresa.

El Estado, por otra parte, en algunos casos otorga beneficios impositivos a las empresas que contratan personal de este rango de edad, lo que genera otra ventaja económica.

Por último, y como algo fundamental, decimo que en teoría, estas personas cuentan con un mayor nivel de experiencia dentro del ámbito laboral, y en algunos casos esto puede ser muy importante para llevar a cabo la tarea que sea necesaria.

Sin embargo, estas ventajas, entre tantas otras que podemos encontrar, no parecen ser lo suficientemente necesarias para que las empresas que deseen contratar personal adulto mayor, a pesar de que esta tendencia ha ido disminuyendo en estos últimos años.

Para las empresas, contratar este tipo de personal trae también otras consecuencias que pueden ser negativas.

Por un lado, podemos hablar del tema de la salud. Es normal que una persona mayor de 45/50 años tenga mayores inconvenientes que un joven de 25/30 años. Esto podría generar ausencias y/o licencias, lo que dificultaría el cumplimiento del trabajo a realizar.

Por otra parte, las empresas prefieren una persona joven, que pueda perdurar dentro de la misma, y poder realizar una carrera profesional allí, acentuando su compromiso con la empresa.

Otro motivo que encontramos, es que un joven recién egresado de la universidad, por ahí con casi nada o muy poca experiencia en lo que es el ámbito laboral, puede ser mucho más dócil que una persona que lleva muchos años trabajando, pudiendo ser este último en cierto punto conflictivo para la empresa.

Se realizó por otra parte una encuesta a cinco personas mayores de 45 años que en algún momento después de pasada esa edad, por algún motivo tuvieron que dejar de trabajar.

Los resultados arrojaron que dos de las cinco personas encuestadas, dejaron de trabajar porque fueron despedidas de la empresa sin motivo alguno, otras dos lo hicieron para llevar a cabo un proyecto personal, mientras que la persona restante dejó de trabajar para dedicarle más tiempo a su familia.

De las dos personas que fueron despedidas de sus trabajos, una logró conseguir empleo recién un año y medio después, y principalmente gracias a su título profesional, mientras que la otra aún sigue en la búsqueda de algún empleo, y remarca también que a medida que pasa el tiempo va bajando sus pretensiones laborales.

Como se mencionó anteriormente, esta tendencia está empezando a cambiar, pero está aún lejos del ideal. Los cambios se deben principalmente a programas por parte del Estado que alientan a las empresas a tomar personal de este tipo, brindando beneficios por esto.

También hay empresas que tienen sus propios programas para contratar gente mayor, siempre dependiendo del rubro de la misma. Por ejemplo, hay puestos de trabajo que en general son ofrecidos a gente de esta edad, como puede ser personal de seguridad, empleados de limpieza, niñeras, encargados de edificio, enfermeras, recepcionistas.

En definitiva, el resultado de esta investigación nos demuestra que al menos en un principio, podría ser una buena alternativa para todas las empresas contar con un programa eficiente que apunte directamente a este sector de la sociedad. Poniéndonos en su lugar, es muy difícil quedarse sin empleo, y más a esa altura de la vida, donde se acortan las posibilidades y se puede dificultar mucho mantener la calidad de vida que se viene teniendo, y hasta a veces también llegar a cubrir las necesidades básicas.

Como se dijo antes, este sector tiene grandes virtudes y defectos como también las tienen las personas más jóvenes, y sin dudas son totalmente necesarios para mantener un equilibrio dentro del sector de trabajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *