21 junio, 2024

De acuerdo a las nuevas condiciones en el contexto del mercado local, la industria argentina de miel se encuentra en proceso de expansión, el foco: nichos en el mercado internacional.

Si bien la tendencia en el consumidor argentino siempre está en preferencia hacia otro tipo de endulzantes (mermeladas, dulce de leche, etc.), la producción nacional de miel apuesta a los mercados internacionales como estrategia para compensar la baja en el mercado local, y convertirse en uno de los principales proveedores mundiales.

Según datos del Ministerio de Agroindustria y la Subsecretaria de Alimentos y Bebidas de la Nación, el sector apícola argentino exporta el 92% de las 70.000 toneladas anuales de miel que produce a nivel local, convirtiéndolo en el tercer proveedor mundial de miel detrás de China y Turquía.

EN EL MERCADO DE MIEL LOCAL ENCONTRAMOS:

  • 2,5 millones de colmenas.
  • Se extraen de cada una entre 30 y 35 kg.
  • Por mes se embarcan entre 6.000 y 7.000 toneladas.
  • De enero a mayo del 2016, se llevan vendidas 32 toneladas, estas representan un 70% de las ventas totales del 2015.
  • Se espera superar las 80.000 toneladas a fines de 2016.
  • 25.000 es el total de apicultores que existen a nivel nacional.

El panorama del negocio en el 2015 se encontró, como tantos otros, en un proceso de incertidumbre ante la expectativa del cambio de gobierno: se exporto 44.330 toneladas de miel a granel (en tambores). Estos números se vieron afectados por los altos costos internos y una baja en el precio internacional, que llego al 25%. Esta situacion, trajo como consecuencia que los productores optaran por retener parte de la producción, a la espera de mejores condiciones en el mercado.

Referentes del sector indican que en el 2015, la Argentina decidió vender poca miel por el tipo de cambio atrasado y las retenciones, situación que no brindaba rentabilidad al negocio. Ante este contexto, los productores manifestaron llegar apenas a fin de mes, sin tener un panorama alentador a futuro.

Sin embargo, las épocas de crisis son las propulsoras, en muchos casos, de nuevas oportunidades. Es así que durante la época de restricción de divisas, muchas empresas en búsqueda dólares apostaron en la industria apícola con el fin de cubrir esa necesidad.

Uno de los casos más relevantes fue el de Newsan, el principal productor de electrónica en Argentina, que decidido ampliar sus unidades de negocios hacia productos del rubro alimenticio. La estrategia no es producir miel, si no comprar la materia prima a distintos productores apícolas del país. Los números fueron bastante alentadores: anualmente vende en el mercado internacional entre 5.000 y 6.000 toneladas, con una facturación estimada de 10 millones de dólares.

Para el 2016 se espera duplicar la cantidad exportada, dado que se presentaron dos factores fundamentales dentro del contexto en el sector: una buena temporada  productiva y sumar el sobrante de 20.000 toneladas del año anterior.

LA MIEL ARGENTINA EN EL MERCADO INTERNACIONAL

El principal destino de las exportaciones de miel argentina es Estados Unidos, que representa del total global de las ventas, dos tercios del volumen. Este mercado utiliza la materia prima para la producción de golosinas (principalmente barras de cereales) y uso industrial.  Nuestro país encontró ventajas referentes a costos y calidad, en comparación con otros países competidores.

Otros de los principales clientes de la Argentina son Alemania, Japón y Australia. En el mercado europeo, el 70% de la compra de la producción es para consumo de mesa.

La modalidad de venta de miel del país es a granel, lo que significa que bajo este tipo de particularidad, los precios estarán condicionados por la demanda. La pureza a la góndola es otro de los determinantes, por lo general, los distribuidores locales, con el fin de abaratar costos, mezclan la materia prima con otras mieles, por ello las condiciones de exportar el producto final se vuelven inviables, aun con las iniciativas que pueda llegar a fomentar el estado para tal fin.

DESVENTAJAS

La principal desventaja que tiene el negocio son los altos costos y aranceles que debe enfrentar en la mayoría de los mercados. Para ello, los productores plantean como estrategia de rentabilidad alianzas con otros bloques o mercados (Alianza del Pacifico, por ejemplo) con el fin bajar costos y tener mejores condiciones de competitividad, dado que, de acuerdo a lo que manifiestan, la situación con el Mercosur no sería favorable frente a la problemática del sector.

CONCLUSIONES

Se estima que la Argentina solo consume 250 gramos de miel por persona por año, mientras que los países con mayor cultura de miel ingieren 2 kilos per cápita, lo que también da cuenta del potencial que continua ofreciendo el mercado interno.

De todos modos, en las condiciones de conformidad a requerimientos técnicos y de calidad por parte de la oferta argentina de miel natural, este aspecto resulta un factor fundamental para fortalecer el potencial de crecimiento de las exportaciones nacionales.

Es un aspecto fundamental profundizar la promoción de la miel argentina a fin de lograr una viabilidad para la inversión, potenciando las estrategias con una visión a largo plazo con fin de incrementar la presencia en un mercado con consumidores de alto poder adquisitivo, dispuestos a pagar un poco más por productos de calidad.

PONCE, MARCOS

3er. año – TSRA – IEA  Vte. Lopez

Fuentes de información:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *