Hechos curiosos sobre el Himno Nacional Argentino

    0
    1148

    Ésta es la parte de la historia que pocos conocen sobre uno de los tres símbolos patrios de la Nación Argentina: el Himno Nacional.

    Fue Vicente Lopez y Planes el creador del poema que luego se convirtió en símbolo para nuestra patria en la asamblea del año XIII como única Marcha Nacional el día 11 de mayo de 1813. La misma, fue escrita en una sola noche en vela luego de varios días en busca de inspiración, curiosamente, en la misma casa y hasta en la misma habitación en la que nació, el día 3 de mayo de 1784 y murió a los 72 años el diputado Vicente Lopez.

    Más curioso aún, es que fue escrito sobre una mesita de caoba que se abria y se cerraba, comprada por la familia López a los oficiales de Whitelocke durante las invasiones inglesas, o sea, de origen británico, adquirida directamente de los enemigos. Esta mesa aún se conserva al igual que el tintero que fue utilizado para aquellas marciales estrofas.

    El diputado, tenía a cargo la escritura del Himno desde abril de 1813, cuando fue comisionado por la Asamblea de las Provincias Unidas para presentar una marcha nacional, pero el camino a la creación de dicha obra, fue de dos meses de ardua búsqueda de inspiración hasta que, la noche del 8 de mayo (que fue domingo), Vicente Lopez concurrió a la interpretación de una obra teatral basada en la historia de la Roma clásica que sirvió de musa inspiradora para el poeta y aprovechó este ataque de inspiración para terminar su obra magna.

    El decreto, tiene como fecha oficial al 11 de mayo de 1813, pero sin embargo, la canción fue aprobada el día anterior (martes 10) porque el día miércoles 11, el cuerpo no sesionó.

    Otros datos interesantes sobre la ejecución de nuestro himno nacional es que existe un decreto que determina que a la hora de ejecutar el himno, se debe adoptar como tonalidad oficial el “Si Bemol”, la parte del canto se debe ejecutar una sola vez, se debe dar forma rítmica al “Vivamos” y por último, se deben conservar los compases que interrumpen la estrofa pero sin ejecutarlos, esto lo trabaja el ceremonial de los símbolos patrios que está regulado.

    La versión original del himno, contaba con 10 estrofas y se tardaba alrededor de 20 minutos para ejecutarlo completo, sin embargo, con el paso de los gobiernos, se fue modificando suavizando al cortar estrofas que ofenden a otros países.

    La versión original de la música, era la de Blas Parera, pero fue modificada por Juan Pablo Esnaola en 1860 y se tomó este arreglo, como el oficial.

    Por último, pero no menos importante, cabe aclarar que la primera vez que se interpretó la marcha patria, fue en una velada en la casa de Mariquita Sánchez de Thompson y ella misma fue quién la interpretó.

    Hoy en día, este emblema, es entonado en todas las instituciones del país con cada hecho histórico de nuestra patria.