Inicio Turismo Accesible en Argentina
Array

Turismo Accesible en Argentina

Historia del Turismo Accesible en Argentina

El término turismo accesible surgió en la Argentina en el año 1996. Desde ese entonces, la Comisión Nacional Asesora para la Integración de Personas Discapacitadas (Conadis) y varias ONG especializadas vienen trabajando en el tema. En septiembre de 2002 fue promulgada la Ley de Turismo Accesible que, entre otras consideraciones, obliga a las agencias de viajes a informar sobre los impedimentos que puede encontrar una persona con discapacidad en cualquier destino. La ley también establece que los hoteles deben tener una habitación “adaptada” cada 100 habitaciones “normales”.

Capital Federal y Gran Buenos Aires

En los últimos años han comenzado a desarrollarse actividades y circuitos turísticos accesibles, los cuales han tenido una más que positiva aceptación por el volumen de demanda (teniendo en cuenta que aproximadamente la mitad de la población del país se concentra en estos distritos).

Algunos de los ejemplos específicos de lugares o circuitos accesibles, son:

  • Planetario de la ciudad de Buenos Aires
  • Mercado del Abasto
  • Zoológico de Buenos Aires
  • Tren de la costa (zona Norte del Gran Buenos Aires)

 

Luján

En 1997 se elaboró un “Plan de desarrollo integral de la actividad turística y recreativa del partido de Luján“, que involucró un “Programa de accesibilidad urbanística” (sobre la base de un principio de “diseño urbano universal”), favoreciendo la plena integración de personas con capacidades restringidas (sobre todo en el sector histórico de la Basílica y los museos, como asimismo en la terminal de transportes.) Como parte de este programa se incorporaron prótesis (arquitectónicas y urbanísticas), tales como rampas de acceso, bancos, bebederos, planos, etc. utilizables por parte de personas discapacitadas.

En todo momento, la accesibilidad al medio físico proyectada plantea al visitante con capacidades restringidas no sólo autonomía, sino también seguridad de desplazamiento y comodidad.

Parque Nacional Iguazú

En el año 1995, la Administración de Parques Nacionales dio en concesión a inversores privados, el Área Cataratas  del  Parque Nacional Iguazú (declarada, en 1984, Patrimonio Natural de la  Humanidad por la UNESCO) a fin de dotarlas de una nueva infraestructura que sirviera para atender a la gran cantidad diaria de visitantes.

Los responsables de la concesión han tomado como objetivo brindar igualdad de posibilidades para todos buscando un criterio de integración entre grupos de visitantes con y sin capacidades restringidas evitando cualquier forma de segregación y/o discriminación.                 Además de la eliminación de las barreras arquitectónicas, se introdujeron elementos de seguridad y confort para el tránsito de todos los visitantes; y además se ha capacitado al personal en cuanto a la atención y a formas de comunicación con personas discapacitadas.

Infraestructura accesible del Parque

Las obras del “Proyecto Cataratas” se desarrollaron basadas en el programa Naturaleza sin Barreras, cuyo objetivo es suprimir las barreras arquitectónicas, posibilitando el fácil desplazamiento de personas con capacidades restringidas que antes estaban limitadas para hacerlo dentro del Parque y permitiendo  iguales oportunidades para todos al disfrutar en un pie de igualdad las mejores condiciones de vida y el goce de la naturaleza de una de las maravillas del mundo moderno. Esto ha permitido recibir la calificación de Máxima Accesibilidad en los circuitos turísticos internacionales, con lo cual los visitantes del parque pueden realizar el paseo con independencia de su edad, de alguna discapacidad o que haya sufrido algún accidente o enfermedad.

Las obras de infraestructura más destacadas son:

  • Rampas: En los accesos a todos los edificios del complejo, con no más del 6% de pendiente, máximo permitido para las personas que se desplazan en sillas de ruedas.
  • Pisos: Todos los edificios tienen el mismo piso, con la misma textura, tanto en salas como en sanitarios (granito pulido a plomo).
  • Sanitarios: Todos cuentan con instalaciones apropiadas para ser utilizadas por personas con necesidades especiales (mingitorios bajos, inodoros con asas en la pared, mesada para cambiar bebés, etc.)
  • Cabina telefónica: El telecentro del parque cuenta con una amplia cabina para discapacitados, equipo de fax y conexión a Internet. Se incorporará próximamente teléfono para hipoacúsicos.
  • Pasamanos: En todas las pasarelas y senderos se han colocado barandas con doble pasamanos de madera para seguridad de personas con capacidades restringidas. Están ubicados a distintas alturas responder a las necesidades de niños, personas con enanismo y discapacitados motrices que se desplacen en sillas de ruedas, para personas no videntes y adultos sin discapacidades. Asimismo, cuentan con un perfil inferior para proteger las sillas de ruedas y a las personas que arrastran un cochecito de bebé. Hay también un cierre de alambre artístico para protección de los niños. Los anchos de las pasarelas son: 1.20 m. (las de una sola vía) y 1.80 m. (para las de ida y vuelta)
  • Pendientes: En ningún caso superan el 6%.
  • Señalización: Para los no videntes se adoptará la modalidad, de los museos, parques y lugares de recreación (actualmente en estudio, en una etapa muy avanzada, para su implementación.)
  • Vehículos Especiales: Hay a disposición de personas que no puedan trasladarse por sus propios medios, pequeños transportes motorizados para recorrer los distintos sectores del Parque, a fin de acceder a todos los circuitos y paseos sin preocuparse de las distancias a recorrer. Existen asimismo sillas de ruedas disponibles en todos los lugares de afluencia numerosa de visitantes.
Artículo anteriorDESEMPLEO EN ARGENTINA Y EN ESPAÑA
Artículo siguienteDe Pelos S.A

Reservá tus vacaciones

Fotografía