Inicio INTOXICACIÓN POR INHALACION EN LA INDUSTRIA QUIMICA.
Array

INTOXICACIÓN POR INHALACION EN LA INDUSTRIA QUIMICA.

INTOXICACIÓN POR INHALACION EN LA INDUSTRIA QUIMICA.

INTRODUCCIÓN:

En la mañana del 20 de agosto de 2000, durante operaciones de rutina de la planta que produce soda Solvay y cloro perteneciente a la empresa Solvay Indupa, una cañería de 20 cm de diámetro sufrió una rotura. Esta cañería transporta cloro desde una planta que lo produce hacia otra de la misma empresa que lo utiliza como insumo en su proceso productivo.

Inmediatamente después del accidente la empresa puso en marcha técnicas operativas de respuesta a emergencias para controlar la situación y evitar mayores daños. Entre las medidas adoptadas, se atacó la masa de cloro con cortinas de agua para diluirlo y contenerlo, y para enfriar la tubería. El contacto del cloro con el agua y las altas temperaturas provocó que se formara una nube que, según informó la empresa en una solicitada, estaba compuesta por vapor de agua, cloro y cloruro férrico. La nube fue arrastrada por el viento en dirección contraria a las comunidades vecinas a la planta industrial.

Por la dirección que tomó la nube, no fue necesario evacuar a la población, aunque hubo seis personas afectadas (un bombero y cinco operarios). Las mediciones posteriores efectuadas por Prefectura Naval de Bahía Blanca y la Secretaría de Política Ambiental de la provincia de Buenos Aires indicaron que la nube se había degradado y ya no había cloro en el aire de la ciudad. No obstante, se desató una importante movilización de los vecinos de Ingeniero White (una ciudad portuaria cercana al polo petroquímico de Bahía Blanca), quienes cortaron las rutas de acceso al polo industrial durante más de una semana. Los vecinos manifestaron tener miedo de seguir viviendo allí y pidieron que se clausurara la planta hasta que cumpliera con todos los requisitos de seguridad. Algunos grupos más radicalizados reclamaron el cese de funcionamiento de todo el polo petroquímico.

Los vecinos solicitaron, además, que el municipio de Bahía Blanca tuviera poder de policía total y efectivo para controlar y sancionar este tipo de industrias peligrosas. De acuerdo con la legislación, esto es competencia del gobierno de la provincia de Buenos Aires, a través de su Secretaría de Política Ambiental. Este pedido fue inmediatamente atendido: días más tarde, se firmó un acuerdo para que el gobierno local pudiera ejercer control. La planta Solvay Indupa fue sometida a auditorías nacionales e internacionales y aún está en trámite su rehabilitación luego de que fuera clausurada preventivamente el 24 de agosto por disposición del gobernador de la provincia de Buenos Aires, Carlos Ruckauf.

 

ACCIDENTE.

 

Con lo redactado anteriormente, paso a detallar, el caso del Sr. Osvaldo Romero; el cual se encontraba trabajando en la planta durante el accidente.

Era un día normal, como cualquier otro en el trabajo. Algunos operarios realizaban el llenado de las tolvas (Osvaldo Romero uno de ellos) con Cloro para transportarlo hacia la planta de producción. Cuando de repente, la tubería se rompe liberando gran cantidad de cloro al ambiente.  Como todo el mundo sabe, es un elemento muy irritante, por lo que suele afectar la piel, los ojos y el sistema respiratorio; Es un potente agente oxidante que destruye con rapidez y de forma amplia los tejidos con los que se pone en contacto al formarse ácido clorhídrico. Esta propiedad se ve incrementada por su gran hidrosolubilidad. Por desgracia, a los operarios no les habían provisto de EPP, de tal manera, inhalaron gran cantidad del producto mencionado, provocándoles vómitos, cefalea y pérdida de la visión en el caso de Osvaldo Romero ya que, el contacto fue demasiado directo.

 

DIAGNÓSTICO.

Luego del accidente, Osvaldo Romero fue atendido inmediatamente por profesionales en el hospital más cercano. Al paciente se le realizó el tratamiento indicado durante algunas semanas pero, lamentablemente no pudo recuperar la visión. Por lo tanto, quedó incapacitado de por vida para continuar trabajando.

 

PREVENCIÓN.

*Entrega de EPP: Los Elementos de Protección Personal (EPP) son indispensables para prevenir accidentes de trabajo y enfermedades profesionales ante la presencia de riesgos específicos que no pueden ser aislados o eliminados. En algunas categorías tienen que estar certificados por uno de los dos únicos entes certificadores reconocidos por la Secretaría de Comercio en la Argentina: IRAM y UL (Underwriters Laboratories).

 

*Capacitaciones: consisten en transmitir a los trabajadores los conocimientos necesarios para hacerlos más aptos en el desempeño de cualquier actividad, y particularmente, en hacerlos más diestros en la ejecución de su propio trabajo, mediante el conocimiento de su herramienta de trabajo y la mejor manera de utilizarla para sacar de ella el mayor rendimiento.

 

 

 

RESOLUCIÓN.

De acuerdo al decreto 659/94 al Sr. Osvaldo Romero se le determinó una incapacidad laboral del 88%. Otorgándole una indemnización por parte de la ART y de su empleador.

Resolución 299/11: Ya vigente desde el año 2011, es de aplicación esta resolución que se une a la Ley 24557 sobre Riegos del Trabajo y a la Ley 19587 de Higiene y Seguridad en el Trabajo, entre otras, para hacer incapié en la necesidad de procurar la ejecución de las distintas actividades laborales bajo una condición segura.

El diputado bahiense Juan Pedro Tunessi elaboró una ley para ser aplicada específicamente en Bahía Blanca con el objetivo de establecer reglas de juego claras entre los poderes públicos, la comunidad y las compañías que poseen plantas industriales que encierran algún tipo de riesgo tecnológico. Fue promulgada con el número 12.530 el día 9 de noviembre de 2000.

Esta ley dispone la instalación de una red de sensores en puntos específicos para controlar las emisiones industriales y medir la calidad del aire, y la confección de una lista de los contaminantes que serán monitoreados. Los sensores enviarán la información a una central y, de esta manera, se podrá disponer de datos en tiempo real. Además, a las empresas catalogadas como peligrosas por la ley provincial 11.459 (ley de aptitud ambiental) se les solicitará que presenten periódicamente declaraciones juradas sobre efluentes industriales.

 

 

Reservá tus vacaciones

Fotografía