Inicio DINASTÍAS AMURALLADAS
Array

DINASTÍAS AMURALLADAS

Dinastías amuralladas

Autor: Mercedes Tejedor (2°Año de T. S. en Turismo)(Patrimonios de EAAyO)

Corrían los siglos VII al IV y el emperador chino Shi Huang-Di de la dinastía Qin inicia un proyecto de enorme dimensiones que posteriormente llegaría a ser una de las maravillas del mundo “La Gran Muralla China“.Su construcción se debe a la necesidad de defenderse de las tribus nómades  Mongolas y Manchurias que  intentaron a lo largo de los siglos  acceder a la más próspera cultura de la época: la civilización china cuyas tierras son ideales  para la agricultura. Este vasto proyecto se encargó de unificar construcciones ya existentes  con el objetivo de crear una única y enorme  muralla que llego a medir  más de 21.190 kilómetros de extensión y  mide de 6 a 7 metros de alto y de 4 a 5 metros de ancho, desde la frontera con Corea, al borde del río Yalu, hasta el desierto de Gobi y ocupó más de 700.000 personas que fueron esclavizadas para conseguir el propósito de este emperador.

Su principal objetivo no era sólo impedir que fuese atravesada sino más bien impedir que los invasores trajeran caballerías con ellos.Otros propósitos fueron que  sirva como puestos de vigilancia ya que los antiguos chinos tenían demasiado temor de ser invadidos por los ejércitos nómades del Norte. Desde la propia muralla se le proporcionaba al ejército un rápido y temprano sistema de alerta, en el cual utilizaban señales de fuego a la noche y señales de humo  en el día. Estas  eran  reenviadas desde una torre de vigilancia a otra y luego estos mensajes podrían ser rápidamente enviados a través de grandes distancias.

Para crear  confusión a los enemigos, en cada torre hay escaleras únicas y de difícil acceso.Debido a que la tipografía de los lugares donde se ubica la muralla eran muy accidentados,esta construcción ayudó a que los soldados pudieran desplegarse más rápidamente  a lo largo de la misma.

El método de construcción utilizado en los comienzos fue acumular capas de tierra  de pocos centímetros que se embalaban una encima de la otra sostenidas por juntas de madera que luego se extraían dejando una pared de tierra. Así se podían desarrollar rápidamente sólidos muros que resistiesen siglos.

Durante cientos de años se desarrolló su edificación ya que además no debe olvidarse que algunas de las regiones en donde está ubicada la muralla,los fuertes vientos dificultaban su construcción. Por otro lado el clima desértico de otras regiones por donde pasa la misma simbolizaba el gran poder y la voluntad del emperador de imponerse.

Llegando el siglo I la dinastía Han restauró y conectó partes de la muralla de la dinastía Qin que la extendió a través de la hoy llamada ruta de la seda  para evitar la invasión Xiongnu.

Diecinueve años después se construye una nueva sección de 400 kilómetros de largo que actualmente se conserva. Luego China se divide en tres reinos y parte de sus construcciones dejan de ser relevantes.

Pero la asombrosa dinastía Ming reaviva el concepto de la muralla (la necesita imperiosamente para poder mantener alejadas  de la capital a las tribus nómades) y continúa la construcción de muros a lo largo de la frontera con el norte de China ya que no pudieron salir victoriosos de la batalla de Tumu contra el ejército de los Oirats.

A diferencias de las anteriores construcciones y reconstrucciones de las otras dinastías los Ming la hicieron más fuerte y mucho más elaborada, en vez de tierra apisonada se utilizaron ladrillos y piedras esto ha logrado hacerla más resistente.

Gracias a esta fortificación se logró bloquear,  para defender el imperio, a la invasión Manchú en los años 1600. Aunque en 1644 finalmente pudieron cruzar la gran muralla y ocupar Beijing. A partir de ese momento Mongolia sería anexada al imperio bajo la dinastía Qing por esto las reparaciones de la muralla fueron interrumpidas  ya que dejaron de ser necesarias.

Esto  ha logrado demostrar que como barrera física en algunas ocasiones no ha servido de mucho pero en otros casos si ha servido como barrera psicológica ya que no se sabía que habría del otro lado o quienes estarían allí.Este recurso fue muy utilizado para crear confusión, miedo y así aprovecharlo para la  protección de los imperios a lo largo de los siglos.

La Gran Muralla China fue nombrada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1987.

El día 7 de julio de 2007 se dio a conocer que la Muralla China fue elegida como una de las ganadoras en la lista de Las Nuevas Siete Maravillas del Mundo Moderno. Está hermanada con la muralla romana de Lugo, Galicia, España, también patrimonio de la humanidad.

Por otra parte la muralla no solo llego a ser famosa por su gran dimensión y fortaleza  sino por haber sido el cementerio más grande del mundo esto se debe a que aproximadamente 10 millones de trabajadores han muerto durante la construcción de la misma. No se les enterró en el muro en sí, sino en sus inmediaciones.

Aunque se dice que en el caso de haber algún hueco entre las paredes; el obrero que dejara pasar esto sería ejecutado a la vista de los otros trabajadores así aprenderían de la forma más terrible y no cometerían ese error.

Desgraciadamente las personas que han contribuido en esta construcción fueron tratadas de maneras salvaje y hasta torturándolos de distintas formas bajo la tiranía del primer emperador.

A través de la historia de la humanidad, ha quedado demostrado que el poder corrompe, transforma a la persona que con ideales de protección, superación, desarrollo y bienestar  o en nombre de la religión se han cometido los  crímenes más atroces pero en muchas ocasiones a favor de la persona que reinaba o gobernaba y pocas a favor de la gente que los ha elegido tanto legalmente como ilegalmente o en nombre de algún Dios.

Lo que tampoco puede negarse es que China ha demostrado una cultura más desarrollada y que ha servido como inspiración al mundo entero. Su principal virtud es haber sabido mantener ese gran empoderamiento a través de los siglos.

Reservá tus vacaciones

Fotografía