Inicio Construcción segura.
Array

Construcción segura.

La seguridad industrial es una herramienta importante para las empresas porque permite contribuir —a través de un conjunto de programas, normas, leyes, políticas y principios— a prevenir, detectar, controlar y disminuir aquellas situaciones de riesgos a las cuales están expuestos los trabajadores, y que pueden ocasionar un accidente, incidiendo en su salud y por ende en su rendimiento laboral

Dados los riesgos laborales del sector construcción, es fundamental precisar las causas de los accidentes que se registran entre los trabajadores de construcción. Entre las causas más frecuentes que se han reportado analizamos las siguientes: La rotación de los trabajadores, ya que los obreros de construcción cambian de tareas constantemente.  También que el trabajo de construcción se realiza a la intemperie, y que, por tanto las condiciones climatológicas afectan directamente su desempeño y su salud. La altura es otro factor de mortalidad de los obreros.

En la construcción—el 29% de las veces las herramientas estaban en malas condiciones y en 4% se usaron inadecuadamente—. También se localizó 2.507 ocasiones en que se debió usar un implemento de seguridad, determinándose que en el 70% de las ocasiones no usaron el equipo necesario y en el 50% el equipo estaba dañado. Además, en el 21% de las observaciones, los trabajadores no usaron andamios y en el 67% el andamio estaba en mal estado.

Todos estos factores interactúan, de una u otra forma, con el uso o desuso de equipos de protección personal, que bien puede ser otro riesgo para la accidentabilidad en la construcción. Sin embargo, la falta de formación de los trabajadores, el exceso de confianza, la falta de supervisión, la carencia de equipos y tecnología, la limitada planificación de planes y proyectos de seguridad y salud ocupacional, la incomodidad y las condiciones medioambientales (incluyendo el ambiente de trabajo, el clima natural y organizacional en el trabajo, la iluminación, el acopio de materiales, etc.) son los principales motivos por los cuales los obreros no utilizan los equipos de protección personal que, para el caso del sector, incluyen como elementos mínimos los cascos, guantes, botas, protectores para los oídos, ojos y rostro, arneses (cuando fuere necesario) y chaleco de seguridad.

También se ha registrado el equipo de protección personal que utilizan los trabajadores, siendo que 175 obreros (68%) utilizan guantes, 116 (45%) utilizan cascos, 31 (12%) usan arnés, 21 (8%) utilizan lentes, 199 (77%) usan botas, 8 (3%) usan tapones para los oídos, 206 (80%) visten chalecos de seguridad y 23 (9%) usan otro tipo de implementos de seguridad. Como se aprecia en la Gráfico 7, los equipos de protección personal que más utilizan los obreros de construcción son los chalecos, las botas, los guantes y los cascos; mientras que los EPP que son menos usados son los tapones para oídos, los lentes y los arneses de seguridad..

imagen-vane

Con respecto al uso de EPP, se tomaron en cuenta seis motivos que influyen en la frecuencia de su desuso (se encuentra en mal estado, dificulta su trabajo, le es incómodo, no es necesario, la empresa no le entrega y no sabe cómo se usa). Los encuestados debieron marcar solo una alternativa de respuesta, de modo que 95 trabajadores (37%) indican que no usan EPP porque es incómodo, 24 (9%) responden que los EPP se encuentran en mal estado, 75 obreros (29%) refieren que los EPP dificultan su trabajo, 15 (6%) dicen que no es necesario usar EPP, según 21 trabajadores (8%) la empresa no les entrega los EPP y 28 trabajadores (11%) dicen que no saben cómo se usan los EPP (Gráfico 8).

foto-vane-2

Los sectores de la industria, la minería y la construcción son los más vulnerables a los accidentes laborales, según lo registran las estadísticas y los reportes periodísticos que constantemente dan cuenta de accidentes debidos a derrumbes y caídas, muy particularmente, en el sector construcción. En estos casos, el uso de EPPs hubiera podido paliar la morbilidad y mortalidad asociada al sector; sin embargo, dado que buen número de obreros de construcción no utilizan los implementos necesarios para realizar sus labores con seguridad, las consecuencias suelen ser trágicas.

El uso de EPP presenta la desventaja que el personal tiene tendencia a no usarlos, por este motivo es necesaria una mayor supervisión para asegurar que los obreros los usen, siendo una constante preocupación de los técnicos en seguridad e higiene, cómo hacer para que las personas los utilicen.

El mejoramiento de la seguridad, la salud y las condiciones laborales depende en última instancia de la colaboración de personas que trabajan juntas, ya sean patrones u obreros. La gestión de la seguridad comprende las funciones de planificación, identificación de áreas problemáticas, coordinación, control y dirección de las actividades de seguridad en la obra, todas ellas con el fin de prevenir los accidentes y enfermedades.

Debe impartirse capacitación a todos los niveles: dirección, supervisores y obreros. Quizás también sea necesario capacitar a los subcontratistas y sus trabajadores en los procedimientos de seguridad de la obra, ya que distintos equipos de obreros especializados pueden afectar su seguridad mutua.

Debe existir también un sistema para que la dirección reciba información rápidamente acerca de prácticas inseguras y equipo defectuoso. Las tareas de seguridad y salud deben asignarse específicamente a determinadas personas. Los siguientes son ejemplo de algunos de los deberes que es necesario incluir:

  • suministro, construcción y mantenimiento de instalaciones de seguridad tales como caminos de acceso, sendas peatonales, barricadas y protección de arriba;
  • construcción e instalación de carteles de seguridad;
  • medidas de seguridad características de cada oficio;
  • pruebas de los aparatos elevadores tales como grúas y guinches de carga, y los accesorios de izado tales como cuerdas y argollas;
  • inspección y rectificación de las instalaciones de acceso, tales como andamios y escaleras de mano;
  • inspección y limpieza de las instalaciones de bienestar común, tales como servicios higiénicos, aseos, vestuarios y comedores;
  • transmisión de las porciones pertinentes del plan de seguridad a cada uno de los grupos de trabajo;
  • planes de emergencia y evacuación.

 

 

Reservá tus vacaciones

Fotografía