Inicio Ventilación en espacios confinado
Array

Ventilación en espacios confinado

En las actividades donde se da mantenimiento de pozos, tanques, cisternas, redes públicas, túneles de minería, etc. se presentan una serie de riesgos específicos cuyo control requiere una planificación preventiva rigurosa, especialmente en lo referente al trabajo en el interior de éstos espacios confinados.

Es cualquier espacio con aberturas limitadas de entrada y salida y ventilación natural desfavorable, en el cual pueden acumularse contaminantes químicos, tóxicos o inflamables, tener una atmósfera con deficiencia de oxígeno, producirse una inundación repentina y que no está diseñado para una ocupación continuada por parte del trabajador.  

Ventilación forzada con equipos mecánicos

  • Ventiladores portátiles bivalentes, aplicables como extractores o como sopladores.
  • Equipos de ventilación de alta capacidad, autónomos o dependientes, para la ventilación general de grandes colectores por extracción o, más generalmente, por soplado.
  • Juegos de mangueras flexibles acoplables.
  • Equipo de succión del camión de saneamiento.
  • Ventiladores sopladores.
  • En determinadas instalaciones puede resultar necesario disponer de sistemas fijos de ventilación: estaciones de bombeo, de filtrado y de depuración de aguas residuales, colectores de vertederos, etc.
  • Se debe seleccionar cuidadosamente si se requiere soplado o extracción.
  • Situar la boca de extracción o soplado a la altura conveniente, dependiendo de: Las características del recinto; si la ventilación se efectúa con o sin personal en el interior; y el tipo de trabajo a realizar.
  • Asegurarse que el aire de ventilación aportado sea de calidad respirable y no esté afectado por gases de escape de motores de combustión o el aire extraído del recinto u otros.
  • Controlar que el aire extraído, no cause perjuicios en otras zonas.
  • Mantener la ventilación durante el tiempo que permanezcan labores en el espacio confinado.
  • Asegurarse que la eficacia de la ventilación se mantiene a lo largo del tiempo, comprobando el funcionamiento de los equipos, las corrientes de aire y la peligrosidad de la atmósfera interior.
  • Los equipos de ventilación deben formar parte del equipamiento habitual de trabajo.
  • Cuando se realiza la ventilación por soplado se debe de tener cuidado de las corrientes de aire turbulentas; posible presencia de polvo o contaminantes por agitación del fondo, y considerar que es mas eficaz, situando la boca de soplado próxima al fondo, ya que disminuye su efectividad a medida que la boca de soplado se aleje del fondo, muy eficaz si actúa directamente sobre la zona de exposición, pero puede resultar molesto.

 

Ventilación de espacios confinados del tipo: pozos y cajas de registro o arquetas que tienen acceso a una red de alcantarillado, por lo que cuentan generalmente con una entrada principal y dos o mas tuberías de acceso para ingreso y salida de líquidos, además de los cuidados ya mencionados se debe de considerar lo siguiente:

  • Se debe conocer el tipo de aire procedente de la red de alcantarillado.
  • Se dificulta controlar el aire de renovación.
  • Es posible que el aire sea idéntico al de la red general.
  • Se dificulta controlar el aire de renovación.
  • Aire limpio solamente donde la boca de expulsión actúa directamente.
  • Aceptable, siempre que la corriente de aire se dirija directamente a las personas expuestas.
  • La ventilación por extracción no es muy recomendable.
  • La ventilación por soplado es aceptable, solamente para la zona donde actúa directamente la boca de expulsión.
  • Aplicación como ventilación continuada durante la permanencia en el espacio confinado.
  • El sentido de la corriente de ventilación debe elegirse de forma que el trayecto de los posibles contaminantes arrastrados afecte lo menos posible a las personas expuestas.
  • En todos los casos deben establecerse controles permanentes de la calidad del ambiente y de la ventilación realmente existente, ya que la eficacia de la ventilación establecida puede modificarse por múltiples motivos como son: condiciones atmosféricas exteriores, aperturas en otras zonas del colector, nivel de las mareas, fallos en los equipos de ventilación, variaciones en las condiciones de trabajo, etc.
  • La ventilación más eficaz es la conseguida barriendo la superficie de emisión con aire soplado, y controlando simultáneamente su evacuación, mediante extracción forzada si es necesario.
  • Independientemente de lo indicado anteriormente para la ventilación con equipos portátiles, en los grandes colectores pueden conseguirse aireaciones eficaces mediante equipos de ventilación de alto caudal, capaces de establecer ventilaciones generales adecuadas por soplado, o incluso, dependiendo de las características de la estructura, por extracción.
  • Normalmente el control necesario de los gases evacuados exigirá aplicar ventilación por extracción
  • Situar la boca de extracción en la zona alta o baja del recinto, dependiendo si el gas o vapor inflamable es menos o más denso que el aire, respectivamente.
  • En cualquier caso deberá existir una entrada de aire de compensación limpio, por la zona opuesta del recinto de forma que su barrido sea total.
  • Utilizar ventiladores con protección antideflagrante y mangueras de material que evite la acumulación de electricidad estática.
  • Cuando en el ambiente a ventilar existen contaminantes especialmente tóxicos, por ejemplo, en los trabajos de desamiantado de recintos calorifregados, resulta indispensable proceder al filtrado del aire extraído, antes de su vertido a la atmósfera libre.

Reservá tus vacaciones

Fotografía