Inicio EL CROMO EN NUESTRO CUERPO
Array

EL CROMO EN NUESTRO CUERPO

CROMO

El Cromo, es un elemento quimico de numero atomico 24 que se encuentra en el grupo 6 de la tabla periodica de elementos, su símbolo es Cr. Es un metal que se emplea especialmente en metalurgica. Su nombre “Cromo” (derivado del griego chroma, “color”) se debe a los distintos colores que presentan sus compuestos.

El cromo es un metal de transicion duro, frágil, color blanco agrisado y brillante. Es muy resistente frente a la corrosión.

Su estado de oxidación más alto es el +6, aunque estos compuestos son muy oxidantes. Los estados de oxidación +4 y +5 son poco frecuentes, mientras que los estados más estables son +2 y +3. También es posible obtener compuestos en los que el cromo está presente en estados de oxidación más bajos, pero son bastante raros.

APLICACIONES

  • El cromo se utiliza principalmente en metalurgia para aportar resistencia a la corrosión y un acabado brillante.
    • En aleaciones, por ejemplo, el acero inoxidable, que contiene más del 12 % de cromo.
    • En procesos de cromado (depositar una capa protectora mediante electrodeposición).
    • En  pinturas como tratamiento antioxidante
  • Reactivos en la limpieza de material de vidrio de laboratorio.
  • En moldes para la fabricación de ladrillos (en general, para fabricar materiales refractarios).
  • En el curtido del cuero es frecuente emplear el denominado “curtido al cromo” .
  • Para preservar la madera se suelen utilizar sustancias químicas que se fijan a la madera protegiéndola.
  • Algunos iones de aluminio por iones de cromo se obtiene el rubí; esta gema se puede emplear, por ejemplo, en láseres.

 PRECAUCIONES

Generalmente, no se considera que el cromo metal y los compuestos de cromo sean especialmente un riesgo para la salud; se trata de un elemento esencial para el ser humano, pero en altas concentraciones resulta toxico.

Los compuestos de cromo son tóxicos si son ingeridos, siendo la dosis letal de unos pocos gramos. En niveles no letales, el Cr  es cancerígeno. La mayoría de los compuestos de cromo irritan los ojos, la piel y las mucosas. La exposición crónica a compuestos de cromo puede provocar daños permanentes en los ojos.

La Organizacion Mundial de la Salud recomienda desde 1958 una concentración máxima de 0,05 mg de cromo por litro en el agua de consumo. Este valor se ha revisado en nuevos estudios sobre sus efectos en la salud, pero ha permanecido constante.

Las extremidades superiores son la parte del cuerpo que se ven más expuestas con mayor frecuencia al riesgo de lesiones, como consecuencia de su activa participación en los procesos de producción y, muy especialmente, en los puntos de operación de maquinas. Algunos índices estadísticos señalan que aproximadamente un 30% de las lesiones que se originan por accidentes del trabajo afectan a manos y brazos.

Las manos y brazos se deben proteger contra riesgos de materiales calientes, abrasivos, corrosivos, cortantes y disolventes, chispas de soldaduras, electricidad, frío, etc, básicamente mediante guantes adecuados.

Las piernas y pies se deben proteger contra lesiones que pueden causar objetos que caen, ruedan o vuelcan contra cortaduras de materiales filosos o punzantes y de efectos corrosivos de productos químicos.

Los protectores de las vías respiratorias son elementos destinados a proteger a los trabajadores contra la contaminación del aire que respiran, con ocasión de la realización de su trabajo.

La contaminación del aire del ambiente de trabajo puede estar representada por partículas dispersas, gases o vapores mezclados con el aire y deficiencia de oxigeno en el.

Los protectores respiratorios utilizados varían de acuerdo al tipo de contaminación del ambiente y la concentración del agente contaminante en el aire.

 

Artículo anteriorEl Plomo – Pb
Artículo siguienteBifenilos policlorados (PCB)

Reservá tus vacaciones

Fotografía