Inicio El alma del hombre bajo el socialismo
Array

El alma del hombre bajo el socialismo

La principal ventaja que acarrearía la implantación del Socialismo es, sin duda, la de relevarnos de la sórdida necesidad de vivir para otros que, en el actual estado de cosas, tanto presiona sobre casi todos. En realidad, casi nadie escapa a ella.

En el hombre, las emociones se suscitan más rápidamente que la inteligencia; es mucho más fácil solidarizarse con el sufrimiento que con el pensamiento. De esta manera, en forma muy seria y con mucho sentimiento, se abocan a la tarea de remediar los males que ven. Pero sus remedios no curan la enfermedad: simplemente la prolongan. En realidad sus remedios son parte de la enfermedad.

Tratan de resolver el problema de la pobreza, por ejemplo, manteniendo vivos a los pobres; o, como lo hace una escuela muy avanzada, divirtiendo a los pobres.

El objetivo adecuado es tratar de reconstruir la sociedad sobre una base tal que la pobreza resulte imposible. . La caridad crea una multitud de pecados.

También debe decirse esto al respecto. Es inmoral usar la propiedad privada a fin de aliviar los terribles males que resultan de la misma institución de la propiedad privada. Es a la vez inmoral e injusto.

Bajo el Socialismo todo esto, naturalmente, se modificará. No habrá gente viviendo en pocilgas y niños débiles, acosados por el hambre. La seguridad de la sociedad no dependerá, como sucede ahora, del estado del tiempo. Cada miembro de la sociedad compartirá la prosperidad y felicidad general.

El Socialismo, el Comunismo, o como uno quiera llamarlo, al convertir la propiedad privada en riqueza pública, y al reemplazar la competencia por la cooperación, restituirá a la sociedad su condición de organismo sano, y asegurará el bienestar material de cada miembro de la comunidad. Dará a la Vida una base y un medio adecuados. Pero algo más se necesita para que la Vida en su desarrollo completo, logre su más alta forma de perfección. Se necesita el Individualismo.

El Socialismo, es un sistema de organización económica y social cuya base parte de la idea de que los medios de producción sea parte del patrimonio colectivo y sea el mismo pueblo quien los administre.

Busca como equidad al momento de la repartición de bienes (resultados). “Ya que todos están involucradas dentro del sistema”

Karl Marx: Dentro de su búsqueda decía que el Socialismo se imponía la necesidad de salir del anarquismo, capitalismo y así se eliminarían las clases sociales. Esto no iba hacer pacifico, se iba a desarrollar a través de la Revolución Industrial. Actualmente “Revolución Cubana”.

Mucha gente que, sin propiedad privada y esta siempre al borde del hambre, se ve obligada a hacer el trabajo de bestias de carga, tareas que nada tienen que ver con ellos y a las cuales se ven forzados por la perentoria, irracional, degradante tiranía de la necesidad. Estos son los pobres; no hay gracia en sus maneras ni en sus palabras, ni educación, cultura o refinamiento en sus placeres, ni gozo por la vida. La Humanidad se beneficia en prosperidad material, con el aporte de su fuerza colectiva. Pero solamente el aspecto material es el que se beneficia; y el hombre que es pobre, en sí mismo no tiene absolutamente ninguna importancia. Las virtudes de los pobres pueden reconocerse fácilmente, y mucho deben lamentarse. Con frecuencia se nos dice que los pobres están agradecidos a la beneficencia. El hombre no debiera estar dispuesto a demostrar que puede vivir como un animal mal alimentado. Debiera negarse a vivir así, y robar o pedir ayuda pública, cosa que muchos consideran una forma de robo.

Queda claro, entonces, que ningún sistema de Socialismo Autoritario servirá. Pues mientras bajo el actual sistema bastante gente puede vivir con una cierta cantidad de libertad y expresión y felicidad, bajo un sistema industrial, o bajo un sistema de tiranía económica, nadie tendría esa libertad. Debe lamentarse que una parte de nuestra comunidad viva prácticamente en la esclavitud, pero es infantil proponer que se resuelva el problema con la esclavitud de toda la comunidad. Cada hombre debiera ser libre para escoger el propio trabajo. No debiera ejercerse sobre él ninguna compulsión. Existiendo compulsión, el trabajo no será bueno para él, no será bueno en si mismo, y no será bueno para los demás. y por trabajo me refiero simplemente a cualquier tipo de actividad.

La verdadera perfección del hombre reside, no en lo que el hombre tiene sino en lo que el hombre es.

Reservá tus vacaciones

Fotografía