Inicio El Guía de Turismo, más que un guía
Array

El Guía de Turismo, más que un guía

¿Qué es un guía de turismo además de un banco de información para el visitante que realice el viaje llevándolo de un lugar a otro? ¿Cómo logramos que un visitante arribe motivado y parta satisfecho?

La respuesta es sencilla, debemos centrarnos en esa motivación ya que sin ella no estarían allí, buscamos que le gusta para así saber dónde llevarlo si encontramos un hueco en la agenda, ¿Le gusta la historia? Lo llevamos al centro histórico del lugar, ¿Le gusta más la naturaleza? Para la conveniencia del turista, que existe una reserva o parque nacional a una hora de viaje, ¿Le gusta más la actividad que requiera esfuerzo físico? No hay problema, hay un excelente centro de sky a tan solo una hora de viaje. Ya sabemos cómo satisfacer a los visitantes ahora debemos ser eficaces en nuestra tarea como guía.

El guía deberá estar y/o participar en cada actividad que realice el visitante o el grupo de visitantes por lo que deberá solucionar imprevistos que pueden aparecer. Por lo que debemos tener un plan de contingencia que puede ser una ruta o actividad distinta a la pautada pero siempre debe tener una explicación ya que sino el visitante se sentirá decepcionado de no poder realizar una actividad que era foco de su motivación.

Imaginemos que nos llevan a Paris pero no podemos subir a la Torre Eifel aun cuando teníamos ya entradas anticipadas pero por un incidente debió cerrar la entrada al público y al siguiente día partimos hacia otro destino, ¿no perderían parte de esa motivación que los llevo a hacer el viaje? Seguramente quedaremos desilusionados al enterarnos eso como visitantes aunque el guía también se sentirá decepcionado con sí mismo. ¿Porque? No es su culpa que sucedan esas cosas dirán. La verdad es que el guía se encuentra satisfecho solo si el visitante, a quien ha llevado a conocer un mundo diferente al que conoce, se siente satisfecho y se lo demuestra con gratitud. Es en ese momento se sabe que uno hace un buena labor en su profesión, por más que surjan imprevistos estos se podrán superar si se está preparado y se tiene dedicación por su labor.

Ya llegando al final del viaje, cuando las piernas están cansadas y decimos “Muchas gracias por elegirnos”, sabremos ciertamente si hemos desempeñado nuestra tarea correctamente.

Un guía no es alguien que se limita a decir lo mismo a cada grupo que se le hace presente. Es quien se ve a si mismo como líder y motivador centrándose en el visitante, buscando su satisfacción ya que esta le traerá la suya a través de los agradecimientos o reconocimientos de los visitantes satisfechos por un trabajo bien realizado.

Artículo anteriorCueva de las manos
Artículo siguienteIluminacion en el aula de clases

Reservá tus vacaciones

Fotografía