Inicio Empleos eventuales, la nueva “moda” de trabajo
Array

Empleos eventuales, la nueva “moda” de trabajo

¿De qué se trata este tipo de contratación? ¿Cuáles son las ventajas y desventajas de los trabajos temporales? ¿Cómo afectan en el trabajador y en las empresas?

 Se considera una empresa de servicios eventuales a aquellas entidades que tienen como fin específico en poner a disposición de terceros (empresas usuarias), trabajadores industriales, administrativos, comerciales y demás para cumplir, en forma temporaria, servicios extraordinarios determinados para otra empresa o establecimiento, con una fecha de inicio y finalización de contrato de trabajo ya establecida de antemano (generalmente son de 3 o 6 meses).

La utilización de trabajadores temporales permite que los empleadores conserven una fuerza de trabajo centrada y perfeccionan a ese grupo de empleados de acuerdo a las necesidades cambiantes del negocio. Es decir, hay épocas del año en el que algunas empresas deben aumentar su producción drásticamente (solo por un tiempo determinado) y luego vuelven a la normalidad. Para estos casos, como por ejemplo puede ser una fábrica de chocolates antes de pascua o una tienda de renombre en épocas navideñas, el contratar empleados eventuales es la mejor opción para alcanzar esos objetivos a corto plazo. Puesto que generan un gran ahorro de tiempo y dinero en el proceso de blanqueamiento del personal (ya realizado por la empresa de servicios eventuales) y una vez terminada la temporada de gran consumo, el contrato temporal finaliza y se vuelve a la producción habitual.

Obviamente para poder llevar a cabo este tipo de contratación, es necesario, por un lado, que el equipo de reclutamiento de personal por parte de la empresa tercearizadora y el proceso de selección sea apto para las necesidades de la empresa usuaria. Y por el otro lado, que la capacitación de ésta última sea rápida y eficaz. Es decir, el tiempo que se tiene para capacitar a la persona es muy corto y las tareas a realizar deben ser realizadas con éxito por parte del trabajador. Por esto, este tipo de contratación es usado por grandes empresas, ya que el trabajo de organización, programación y capacitación es muy grande y el equipo que se necesita para llevarlo a cabo debe ser experimentado y eficiente.

Ahora bien, este tipo de contratación tiene sus pros y sus contras para ambas caras, tanto para el empleado como para el empleador:

-Ventajas del empleador: Como bien se mencionó anteriormente, es que otra persona gestiona los tramites tales como la nómina, el tiempo de vacaciones pagas, el seguro de salud y otras responsabilidades administrativas. Esto proporciona a la empresa la contratación de trabajadores con un considerable ahorro de costos de personal. Además, al momento de finalizar el contrato quien también se encarga de la liquidación y demás procesos legales administrativos es la empresa eventual. Por lo que el ahorro no es solo económico sino también burocrático, entre otros.

-Desventajas del empleador: En relación a la utilización de trabajadores temporales primordialmente la desventaja mayor es la insuficiencia de la fuerza de trabajo y falta de proyecto a futuro. El uso de empleados eventuales implica la posibilidad de falta de talento en momentos críticos. Esa falta de talento puede llegar ser un inconveniente ante la aparición de un problema dentro del área de trabajo, el cual puede golpear directa o indirectamente en la producción, atención al cliente, etc.

-Ventajas del empleado: El perfil de cada uno varía con las circunstancias. Por ejemplo, para un estudiante que no puede trabajar full-time la posibilidad de hacerlo durante tres meses y quizás juntar algunos ahorros para “subsistir” el resto del cuatrimestre (en el cual los horarios y la cantidad de estudio no le dan tiempo a poder trabajar). Por otro lado están quienes no poseen características que ayuden a la búsqueda de un trabajo fijo (tienen más de 40 años; no tienen estudios realizados; no tienen experiencia comprobable en ningún rubro; etc). Estos trabajos no requieren generalmente de estas características ya que dentro de las capacitaciones se encuentra todo lo que tiene que saber uno para cubrir el puesto temporal.

-Desventajas del empleado: La desventaja es un tanto obvia y radica en la imposibilidad de proyectar a futuro y la incertidumbre de si conseguirá otro puesto de trabajo una vez finalizado el temporario en curso. Si bien se gana experiencia en distintos rubros trabajando de este modo, uno nunca llega a establecer una base sólida de su perfil y se complica la realización de una carrera determinada.

En resumen, los trabajos temporales actualmente están cada vez más requeridos tanto por las empresas usuarias y por las mismas personas. Esto se debe, por un lado, a la irregularidad en el mercado actual del país, el cual lleva a la irregularidad en la producción mensual/anual de las empresas. Y por otro, la falta de puestos fijos hace que las personas deban recurrir a las empresas de servicios eventuales, quienes les facilitan la búsqueda de trabajo.

Reservá tus vacaciones

Fotografía