Inicio Defraudación al Estado por un hecho de contrabando
Array

Defraudación al Estado por un hecho de contrabando

El presente artículo se basa en una causa sobre contrabando de textiles, en la cual se encuentran involucrados alrededor de 70 personas, entre ellos funcionarios aduaneros e importadores de las mercaderías que fueron incautadas, poniéndose en tela de juicio el accionar profesional de los mismos.

El deber de estos funcionarios consistía en encargarse de controlar las importaciones y exportaciones de las mercaderías que ingresaban o egresaban de la aduana argentina, controlando los medios en los que las mismas eran trasladadas así como el control del tráfico. En este caso no cumplieron con su trabajo como funcionarios aduaneros, siendo imputados por esta causa. Principalmente están en falta con el código aduanero que en los artículos 863, 864, 865 establece los delitos de evasión de los controles rutinarios aduaneros de exportaciones e importaciones, el desvío de rutas señaladas y la presentación que no es propia al material o mercadería que se esté importando o exportando, estableciendo además las penas de prisión correspondientes para cada caso.

Los mismos también están en falta con el código de ética profesional, que fue creado con el fin de definir y potenciar las formas correctas de actuar y evitar prácticas que puedan afectar a otros. Estos códigos proceden de lo que es llamada la deontología profesional, que es el conjunto de principios morales y normas que están para regular la ética de una profesión, presentándose por escrito en los ya nombrados códigos de ética profesional.

Estos funcionarios son pertenecientes a un colectivo profesional, por lo tanto se encuentran colegiados, que es la denominación que se le da a los miembros de los colegios profesionales. Dicho colegio tiene la función principal de determinar las normas que deben regir para su profesión y de asegurarse que se pongan en práctica. Estos funcionarios aduaneros al ser “colegiados” se comprometen a cumplir esas normas. Los códigos deontológicos son instrumentos que se caracterizan por su aspecto:

Preventivo, ya que buscan prevenir faltas con su entorno para evitar que se perjudiquen a si mismos o a terceros. Esto se logra poniendo en práctica ciertos valores y principios que figuran en el código de ética profesional. Los funcionarios imputados en esta causa no tomaron en cuenta este instrumento fundamental para su labor.

Punitivo, ya que prevé una pena o castigo a aquellos que no cumplan con lo que se dictamina en dicho código. A los funcionarios se los va a sancionar por no haber cumplido con la ley y las normas que están establecidas en los códigos de ética profesional.

Dinámico, ya que los profesionales tienen el deber de actualizarse, en el sentido de que los valores y principios éticos con el pasar del tiempo cambian.

Didáctico, ya que sirven para que cada profesional aprenda a actuar de acuerdo a estos principios y valores para el buen desarrollo de su profesión en la aduana.

Estos funcionarios y los importadores de las mercaderías eran completamente conscientes del acto de contrabando que se estaba cometiendo. En base a esta situación se puede analizar el acto humano y el accionar de estos funcionarios desde el punto de vista moral. El motivo se encuentra en relación con su cargo importante en la aduana como funcionarios, buscando obtener más poder y poniéndose en juego la ambición. El fin con el que llevaron a cabo esta acción era claramente obtener más dinero. Tanto los funcionarios como los importadores de las mercaderías  eran completamente conscientes del delito de contrabando que se está cometiendo. El medio que utilizaron fue la presentación de documentación no propia a la mercadería que se importó, falsificando el peso en los documentos. Los funcionarios aduaneros sabiendo que se estaba entregando documentación falsa, dejaron pasar por alto la misma. Respecto del resultado, tanto los funcionarios aduaneros como los importadores de las mercaderías quedaron imputados y se les prohibió salir del país. En el caso de los funcionarios se les quitó además su cargo en la aduana.

A partir de este caso por contrabando me surgieron las siguientes preguntas ¿Por qué se dan estos hechos de contrabando?  ¿Cuáles son los daños que se le ocasionan al Estado por el contrabando? Teniendo en cuenta que el contrabando es un delito grave, por el cual una persona pasa de ser honesta a ser un simple delincuente, no solo se está ensuciando el buen nombre y honor de la misma persona que delinquió, sino que también está trayendo problemas a su entorno de trabajo por las operaciones legales que se llevan a cabo en la aduana. Lo más importante es que se le está ocasionando un grave problema al mismo Estado ya que es una forma fácil de obtener más ganancias sin rendir cuentas, evitando pagar los impuestos correspondientes por los productos importados. Además hay mercadería que ingresa al país que se paga más barata en el mercado informal, siendo productos de dudosa calidad o precedencia, sintiéndose los efectos más graves en la industria nacional, que hace que tenga que competir con productos importados de menor precio y en algunos casos de mejor calidad y por ende no se generan puestos de trabajo y generando crisis en nuestro país.

Reservá tus vacaciones

Fotografía