Inicio Del Espacio Geográfico al Espacio Turístico
Array

Del Espacio Geográfico al Espacio Turístico

Del Espacio Geográfico al Espacio Turístico

 Autor: Sol Filgueira

1° Año de T. S en Turismo

1° Año de T. S en Hotelería

(Metodología de la Investigación)

Según la experta en Teoría Turística, la española Amparo Sancho, todo espacio turístico representa un espacio geográfico, pero no todos los espacios geográficos son necesariamente turísticos.

Para realizar la transición y que un espacio geográfico se convierta en uno turístico necesitamos tener en cuenta ciertos puntos básicos.

En principio, un espacio turístico necesita de un atractivo, un motivador que invite a las personas a visitar el lugar. Dicho atractivo puede ser natural tales como valles, montañas, cascadas, cataratas, lagunas, ríos etc.; puede ser artificial como por ej., monumentos, museos, edificios de importancia arquitectónica, o atractivos culturales: por historia, festividades importantes o eventos, que inviten a visitar el lugar elegido. Pero no alcanza con tener un bello paisaje o una buena historia para convertirse en un atractivo turístico, sino que hay más factores a tener en cuenta para poder establecerse como “destino turístico” y ser competente en el mercado.

Se sabe que, es de vital importancia el acceso al lugar para planear un viaje, por eso se debe considerar la infraestructura del destino que se desea establecer como turístico. Cuando se habla de infraestructura, esta se puede establecer como: Interna, la cual representa las cloacas, el agua potable, luminaria, etc. Y la Externa: como calles, rutas, aeropuertos o terminales de micros que faciliten el acceso al destino seleccionado. Este punto será clave para poder lograr un nuevo espacio turístico.

Establecida esta base, en la que se cuenta con un atractivo e infraestructura, se debe comenzar con el equipamiento e instalaciones propias del turismo, es decir: alojamientos, hospedajes, restaurantes, despensas de alimentos y bebidas y también agencias de viajes donde planear paseos guiados y demás actividades turísticas.

De igual importancia son las instalaciones propias del destino turístico seleccionado. Si el destino es de montaña, sería de gran importancia contar con miradores, teleféricos o aerosillas que inviten a apreciar el paisaje. Si el destino es de playa se necesitarán sombrillas, muelles, paradores, etc. Como parte de las instalaciones generales se debe tener en cuenta los carteles, señalizaciones y mapas con los principales atractivos turísticos que posee el lugar.

Sin embargo no se debe olvidar el rol de la población local. De ellos dependerá el éxito o el fracaso del proyecto. Es imprescindible que los habitantes estén bien predispuestos para esta nueva etapa, mostrar el proyecto, contar en que consiste y las posibilidades económicas favorables que puede traer aparejado, como así también dejar claros los riesgos que se asumen y el impacto de la nueva actividad, para lo cual se implementarán Planes de Manejo a posteriori para el seguimiento del desarrollo del destino en cuestión. Se deberán establecer garantías de trabajo digno, tratamiento adecuado de la basura y cuidado en el impacto ambiental, son cuestiones vitales para que la población local colabore como un aliado en la creación y/o recreación del destino turístico.

También hay que capacitar a la población local para que puedan desarrollar todo su potencial a favor del turismo: organizar charlas y reuniones para descubrir fortalezas y saberes. Que es lo que cada uno puede aportar, es decir, si los pobladores saben hacer artesanías, se puede implementar una feria en la plaza principal, si realizan dulces o comidas caseras, se puede implementar una fiesta gastronómica representativa del lugar. O tal vez, el destino elegido cuenta con atractivos naturales o históricos y en ese caso, capacitar a los pobladores como guías nativos a fin de que pueda ejercer el oficio en su comunidad gente que realmente conoce el terreno.

Ya establecido, el atractivo, la infraestructura, el equipamiento, la población loca y su capacitación correspondiente, se debe comenzar a publicitar el destino turístico. Establecer a que público se desea apuntar, y cuál es el mejor medio para lograrlo. Si se quiere apuntar a un nicho de público joven, una buena manera es a través de promociones en las redes sociales pero si deseamos apuntar a un público adulto a través de medios gráficos o televisivos, si nuestro público es la tercera edad podríamos incentivar acuerdos y convenios con gremios y sindicatos.

Poder lograr una armoniosa combinación de todos los puntos anteriormente nombrados no será sencillo, por eso es recomendable que el proyecto sea pensado con el tiempo necesario para poder pensar y buscar cual será la mejor opción, tanto para establecer el atractivo, como para edificar los nuevos alojamientos del lugar.

También pensar cuáles serán las consecuencias que pueden surgir en el camino a convertirse en un destino turístico, imaginar distintos escenarios y pautas creativas y ecológicas de resolución de conflictos. Sería conveniente recurrir a investigar sobre otros destinos para sabes cuáles serán los pro y los contra que pueden aparecer, cual método parece ser el más adecuado para emprender el proyecto y cual no. Pero lo que realmente se necesita por sobre todo es rodearse de profesionales que sean responsables con el turismo, con el medio ambiente y con la comunidad local, comprometidos, capaces y solidarios.

En conclusión, el desarrollo de un nuevo destino turístico no es tarea fácil, pero tampoco imposible. Se necesita no solo un atractivo sino leyes, infraestructura, equipamiento y una población local dispuesta a recibir y convivir con el turismo en su vida diaria. Una buena publicidad, orientada al público correspondiente, que invite a los viajeros a conocer el nuevo destino.

Sabido es que el éxito o el fracaso también va estar sujeto a factores externos como la economía, tanto a nivel nacional como internacional. Cuando la economía cambia, también cambia la manera de hacer turismo, ya sea porque se elige viajar a un destino más cercano y económico por menor tiempo o menores gastos cuando la economía está en recesión como en la actualidad o viajar a un destino más extravagante y exótico cuando la economía interna crece.

Mutar para adaptarse a las condiciones externas será parte del proceso:

el turista se renueva con el correr de los años pero afortunadamente…

nunca se deja de viajar.

¡He aquí nuestro desafío!

Reservá tus vacaciones

Fotografía