Inicio SÍNDROME DEL TÚNEL CARPIANO (STC)
Array

SÍNDROME DEL TÚNEL CARPIANO (STC)

Existe la necesidad de realizar estrategias preventivas en relación al síndrome del túnel carpiano, debido a la alta incidencia del síndrome en personas que hacen movimientos repetitivos con la mano, estos están dados por los ciclos de trabajo cortos o alta concentración de movimientos que utilizan pocos músculos.

Los objetivos de estas estrategias se tendrían que basar en identificar  los factores de  riesgos  para prevenir este tipo de lesiones que pueden afectar la  seguridad y la salud de los trabajadores en sus  diferentes áreas de trabajo  con el fin de adoptar medidas preventivas para mejorar la capacidad laboral.

Dentro de los objetivos específicos se podrían tener en cuenta las siguientes cuestiones: evaluar factores de riesgo ergonómico en los trabajadores que consulten por lesiones en mano, muñeca y antebrazo; controlar periódicamente  a los trabajadores que están expuestos a los factores riesgo ergonómico, establecer las medidas de mejoras para prevenir daños que conlleven a enfermedades profesionales en los trabajadores; identificar, clasificar y evaluar los oficios de acuerdo con los factores de riesgos ergonómicos; y desarrollar mecanismos de control técnicos para factores de riesgos detectados.

Para llevar a cabo esto, es necesario implementar un programa de capacitación preventiva que tenga por objeto la promoción de la salud y la prevención de este tipo de patología. La educación en salud del programa tendría que incluir los siguientes contenidos para instruir a los distintos niveles, siendo este nivel básico, nivel intermedio y nivel avanzado:

Definición: El nervio mediano es el encargado de proporcionar sensación y movimiento al lado de la mano en el que se encuentra el dedo pulgar; esto incluye la palma de la mano, el dedo pulgar, el dedo índice, el dedo medio, y el lado del dedo anular del lado del pulgar. La zona de la muñeca donde el nervio entra en la mano se llama túnel carpiano. Este normalmente es angosto y cualquier inflamación puede pellizcar al nervio y causar dolor, entumecimiento, hormigueo, debilidad, o daño muscular en la mano y dedos, esto se llama síndrome de túnel carpiano, el cual es una afección en la que existe una presión excesiva en el nervio mediano.

Este mal  ocurre casi siempre en personas de 30 a 60 años de edad y es más común en las mujeres que en los hombres, ya que su probabilidad de desarrollarlo es tres veces mayor, tal vez debido a que el túnel carpiano en sí puede ser más pequeño en algunas mujeres que en los hombres.

Síntomas: En forma general, comienzan progresivamente, con ardor y hormigueo frecuente o entumecimiento con picazón en la palma de la mano y los dedos, en especial  en el pulgar, el índice y dedo medio. Los dedos se sienten inútiles e hinchados, aún cuando no es casi aparente la inflamación. Frecuentemente  los síntomas aparecen durante la noche, ya que es común que muchas personas duerman con las muñecas flexionadas. Una persona con STC puede despertarse con la necesidad de “sacudir” la mano o la muñeca. A medida que los síntomas empeoran, las personas pueden sentir hormigueo durante el día y disminución en la fuerza de agarre. En casos crónicos y/o no tratados, los músculos en la base del pulgar podrían atrofiarse y llegar a un punto en que las personas no pueden diferenciar entre calor y frío al tacto.

Los síntomas mejoran a menudo sin cirugía, pero más de la mitad de los casos ocasionalmente requieren intervención quirúrgica.

El diagnóstico y tratamiento tempranos son significativos para evitar el daño permanente en el nervio mediano. Un examen físico de las manos, brazos, hombros y cuello puede ayudar a determinar si las quejas del individuo están relacionadas con las actividades diarias o con un trastorno subyacente, y puede descartar afecciones dolorosas que imitan al síndrome del túnel carpiano.

Causas: Éstas son variadas, entre ellas se encuentran: lesión por uso repetitivo o excesivo, enfermedad de la tiroides, diabetes , embarazo, infección, artritis reumatoide y otros tipos de artritis inflamatoria; pero en este caso nos hemos abocado en la relación del STC en el ambiente laboral, en este sentido podemos relacionar los motivos de este mal con el estrés laboral y la compresión del nervio por los tendones flexores de los dedos debido al uso repetido de herramientas manuales, estos son dos de los motivos más frecuentes de este mal.

Evidencia laboral: Se ha detectado este síndrome en personas que tengan en su historial laboral uno o más trabajos relacionados con la siguientes actividades antes del desarrollo de los síntomas: Movimientos repetitivos de muñeca y dedos, posturas forzadas mantenidas de la muñeca, apoyos prolongados sobre el talón de la mano, movimientos repetitivos de prensión o de pinza manual, golpeteo repetido con el talón de la mano, utilización regular de herramientas vibrátiles, uso frecuente de herramientas con empuñaduras en el talón de la mano.

Recomendaciones tendientes a disminuir la probabilidad de padecer STC en el ambiente de trabajo: Algunas de estas pueden ser que los trabajadores puedan realizar labores de condicionamiento, ejercicios de estiramiento, tomar descansos frecuentes, usar férulas o tablillas para mantener rectas las muñecas y mantener una postura y posición correctas de la misma. Utilizar guantes sin dedos ayuda a mantener las manos calientes y flexibles. Se pueden re diseñar las estaciones de trabajo, las herramientas, los mangos de las herramientas y las tareas para permitir que la muñeca del trabajador mantenga una posición natural durante las labores. También, las labores se pueden rotar entre los trabajadores. Se pueden diseñar programas especializados en ergonomía, es decir, el proceso de adaptar las condiciones del ambiente de trabajo y las exigencias del trabajo a las capacidades de los trabajadores.

Como  conclusión  podemos decir que el mejor tratamiento es la prevención por ello es importante evitar o modificar las actividades que causan el problema, de lo contrario, estos  pueden persistir u ocurrir repetidamente; además las empresas deben poner en marcha nuevas políticas como la adaptación de los puestos de trabajo y formación a los trabajadores sobre consejos ergonómicos.

 

 

 

Reservá tus vacaciones

Fotografía