Inicio El aborto
Array

El aborto

 

La disputa sobre la temática ‘aborto’ tanto en nuestro país como en otros, que no aprueban la legalización del mismo, es muy cuestionada, ya que los países que no ratifican este método lo ven como un asesinato.

Según el código civil y comercial Argentino, se considera persona a todo ser humano por el solo hecho de serlo; y que su existencia comienza con la concepción.

Ahora bien, ¿qué es la concepción? En términos, es la fecundación del óvulo femenino con el espermatozoide masculino, momento en el que se produce una nueva célula, llamada cigoto.

En nuestro país, el aborto significaría una pena legal, ya que lo que ocurre, es una interrupción y finalización prematura del embarazo de forma natural o voluntaria. En un sentido más amplio, puede referirse al fracaso por interrupción o malogramiento de cualquier proceso o actividad.

El mayor problema, es que al no permitir este procedimiento, algunos médicos se atreven a inducir la práctica clandestina en condiciones higiénicas fuera de control, y por eso, sin garantía y con consecuencias.

A la hora de practicarlo, nos encontramos desde razones puramente económicas hasta la defensa de la libertad individual. La interrupción voluntaria del embarazo enfrenta el principio ético de respeto a la vida y el derecho de cada mujer a elegir libremente.

Actualmente, nos hallamos ante dos posturas muy delimitadas frente al aborto, una en la que el aborto es un derecho de la mujer, y otra que defiende la vida del ser que está por nacer, por lo que se considera distinta de la madre aunque dependa de ella.

Ambas posturas están a favor y/o en contra de la despenalización del tema. Las posiciones principales que están de acuerdo son:

  • Pluralismo social: que constituye una legislación que contemple las diversas opiniones existentes de la sociedad, respetando las libertades de los ciudadanos en su mayoría.
  • No discriminación: si no se admite el aborto, sólo las mujeres de mayor nivel económico podrán realizarlo, mientras que las demás se verán sometidas a los riesgos de la clandestinidad.
  • Riesgos del aborto no clínico: las consecuencias para la vida y la salud de la mujer pueden ser terribles.

Sin embargo, también nos encontramos con posiciones en contra de esta despenalización, que se determinan en:

  • Multiplicación de las cifras de aborto: una vez que se comienzan a admitir ciertos tipos de aborto, éste se convierte en una práctica únicamente dependiente de la mujer.
  • Valor de la vida humana: supondría una quiebra en el que la vida humana deje de ser un valor del que no se puede disponer, y que puede llevar a abusos en su valoración.

La acción de abortar, como cualquier otra incluye un significado, pero su comprensión completa sólo se la puede entender unida a un sujeto concreto y a las circunstancias que lo rodean. La mujer, es libre para actuar en relación con su propio cuerpo, pero esa libertad debe ejercerla con responsabilidad, respetando las propiedades y límites que le marca su propio cuerpo, evitando aquellas acciones que pudieran dañarla. Por su bien, debe conocer su cuerpo, sus leyes y no actuar en contra, porque haría irracional uso de su libertad. Esta libre y responsable condición, no incluye el derecho a disponer de la vida de otro, sea quien sea. La vida en gestación es una vida nueva, que es, al mismo tiempo, de los padres, por ser originada y depender de ellos, y es también una vida extraña por sobrepasar el ámbito corporal de los mismos.

Por lo tanto, este tema seguirá siendo un dilema de difícil resolución. Es muy importante educar a jóvenes y adolescentes desde el punto de vista de la sexualidad para que aprendan a respetarla, ésta educación debe administrarse tanto en hombres como en mujeres, porque la concepción afecta a dos personas que deben ser conscientes de su cuerpo y su mente para luego no tener que recurrir a una decisión deshumanizadora y traumática y contraria a la vida, como lo es el aborto.

 

Reservá tus vacaciones

Fotografía