18 mayo, 2024

Mientras pensaba como iniciar este artículo apareció, entre las páginas del diario, una nota que hacía alusión a una vieja publicación de El país…

«Cualquier papel que encierra una palabra es el mensaje que un espíritu humano manda a otro espíritu. Ahora, como siempre, el inestable y precioso mundo puede perderse. Sólo pueden salvarlo los libros, que son la mejor memoría de nuestra especie(…)«(Borges: 10/1985)

Jorge Luis me invitaba así, a reflexionar sobre la importancia de la palabra en todos sus estilos y la diversidad tonos/ figuras que puede adoptar. Con el avance del tiempo el libro se amolda y dibuja en torno a cada nueva generación…

Es por eso que, «Lápiz y papel» tiene la intención de descubrir, construir y difundir las diferentes formas y producciones literarias alrededor del país y del mundo.

Iniciamos entonces esta columna recopilando de, La Gaceta Literaria de Tucumán, un interesante artículo de la Escritora y Miembro de la Academia Arg. de Lit. Infantil Juvenil, Mónica Cazón.

Que disfruten de nuestro primer renglón…

«¿Leer un mandato nefasto?    

Competir con la tecnología no parece ser el camino adecuado para introducir a los chicos en la lectura. Desde hace aproximadamente más de una década, el mundo se visibiliza a través de la tecnología, con redes infinitas que nos abren espacios inimaginables. Jugar con la play, aterrizar en el mundo de Pokemon GO (tendencia mundial)  y los booktubers, que son libros escritos por youtubers- encabezan el ranking de los libros seleccionados por niños y adolescentes. Pero atención, los chicos sí leen. La problemática, entonces, es otra. Es el desafío de enseñarles desde pequeños a elegir lo que leen. A mejorar el lenguaje y enriquecerlo. Y por supuesto, evitando las prohibiciones que suelen convertirse en atracciones. ¿Podemos, como padres, permitirles ser niños, sin pretender nada más que eso? Ese sería otro de los ejes. Las exigencias extremas.

En una reciente conferencia, la catedrática que disertaba (académica internacional especialista en literatura infantil juvenil) pero antes que eso, madre, comentó la preocupación que sentía porque su hija de 6 años estaba entusiasmada con Rubius. El famoso Rubius, para quién no lo sepa, es un joven español, que acaba de publicar su primer libro llamado El libro troll (uno de los libros más vendido en la última Feria del Libro Infantil Juvenil, Caba) y se trata de un juego, por supuesto. La pregunta es ¿qué debemos hacer para los chicos se conviertan en lectores? Lamento decepcionarlos, pero no existe una fórmula, es un conjunto de “haceres”. Incluir a la tecnología como una gran aliada es efectivo. Encontrar el modo de inducir y seducir a los chicos con textos divertidos, dinámicos y vigentes. Y no olvidarnos que un niño es un ser intuitivo e inteligente que comprende y capta la realidad en la que vive. Dependerá de padres, entorno (socio-económico) y docentes, que aprendan a usar con criterio los ofrecimientos actuales. Por supuesto se trata de un largo camino.

Entiendo que durante la infancia no deben olvidarse los clásicos como Carroll, Collodi, Dickens, Walsh, Conan Doyle, Bornemann, Devetach, Roldán, Ernest Hemingway, Disney, Stevenson, Wolf, Mariño, las buenas adaptaciones de los clásicos, Frances Hodgson-Burnett, Andruetto, Shúa, Antonie de Saint-Exupéry entre muchos más. También los autores que propongan las regiones, de diversos géneros y diversas épocas.

Las reflexiones de los chicos suelen ser alucinantes “A veces, cuando leo, siento que mis brazos son alas y mis ojos las luces de una nave espacial”, Juan Martín 8 años. Recomiendo escucharlos con atención. (Mónica Cazón:08/2016)

                                                                                                           

                                                                                              

                                                                                                

                                                                                                                             

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *