21 junio, 2024

(SINC) La borraja, es una especie vegetal originaria de Siria y Egipto aunque suele ser muy común en el sur de España.

En el caso de las hojas, se diseñó un experimento para comprobar si el consumo de la verdura era seguro y si disponía de propiedades beneficiosas para la salud. Se administró a moscas de la fruta (Drosophila melanogaster) el equivalente a la ración humana. Las hojas se liofilizaron, esto es, se deshidrataron sin que perdieran sus compuestos bioactivos originales. El trabajo permitió conocer el rango en el que el alimento es recomendable y permitió observar ciertas capacidades quimiopreventivas.

En concreto, compuestos fenólicos presentes en la borraja eran capaces de revertir las mutaciones convencionales que se producen en los organismos vivos. Estas variaciones en el código genético se producen por los agentes oxidantes que entran o se generan  en las células y pueden ser origen, o contribuir al desarrollo, de las células cancerígenas.

El aceite de borraja está presente en algunos productos comerciales como suplementos alimenticios. “Presenta un ácido graso llamado gamma linolénico esencial para el ser humano”, indica Antonio de Haro, profesor de investigación en el Departamento de Mejora Genética Vegetal del IAS. En las personas mayores empieza a fallar su síntesis en el organismo y puede producir efectos visibles, como la aparición de arrugas en la piel. La falta de este compuesto también está asociado a problemas de salud como la cirrosis hepática, dermatitis atópica o en la menopausia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *