20 abril, 2024

El abuso de poder o autoridad es la principal fuente de la maldad moral y de la corrupción, además de una constante conducta no ética en las empresas. Se trata de una falta contra la ética de la organización a la que se pertenece en el que el beneficio o ganancia obtenida, dependan de dañar o explotar a otros.

Cuando una persona rompe los límites de las responsabilidades asignadas y/o establecidas para beneficiarse así mismo u otras personas, impone su voluntad para obligar a que se ejecuten acciones ilegales y no éticas, en este caso, se trata de un claro abuso de pode o autoridad. Esto es bastante común en Latinoamérica. El abuso de autoridad o poder dentro y fuera de las organizaciones es un problema muy antiguo, sin embargo, aún en estos tiempos de desarrollo, llenos de comunicación, sigue siendo un referente común aun viviendo en la era de la información donde una y otra vez se ha informado y fomentado la denuncia.

El abuso de poder afecta el crecimiento y la rentabilidad de una empresa, ya que reduce la eficiencia de los trabajadores. Así mismo, el abuso de poder está ligado directamente con la corrupción, es su detonante; y como lo mencionamos líneas arriba, la conducta no ética con mayor número de incidencias al interior y exterior de las empresas.

La existencia de una amplia tolerancia social hacia el goce de privilegios privados; permite que prevalezca una moralidad del lucro privado sobre la moralidad cívica, La existencia de una cultura de la ilegalidad generalizada o reducida fomenta la corrupción y la tolerancia social hacia ella.

 

Para afrontar el reto de minimizar el abuso de poder en las empresas, tiene que existir una evolución del pensamiento, todos los miembros de una organización deben defender los valores éticos y morales que les representan y de esta forma el abuso de poder será menos frecuente y habrá una mejor armonía en las corporaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *