23 abril, 2024

 

CONCEPTO DE EVACUACIÓN

Una evacuación es la acción de desocupar ordenadamente un lugar. Este desplazamiento es realizado por las personas para su protección cuando existen riesgo que hagan peligrar sus vidas de tal modo que se trasladan a otro lugar y evitar de este modo cualquier daño inminente.

 

El concepto de evacuación también incluye el desplazamiento de los bienes y documentos que se consideran no recuperables o de gran importancia.

La evacuación rápida y oportuna es una forma de evitar pérdidas entre las propiedades, bienes personales, nacionales y principalmente de vidas humanas, por lo que requiere que sea una actividad organizada de los que están directamente

CASOS EN QUE SE DEBE REALIZAR UNA EVACUACIÓN

Es necesario antes que nada identificar los riesgos y amenazas de desastres a los que está expuesta una instalación, incluyendo los fenómenos naturales o artificiales propios de la zona geográficas, entre estos están (1) sismos (2) incendios (urbanos, sin propagación o generalizada y vales), (3) inundación, (4) deslizamiento de tierras (huaycos, derrumbes, hundimientos), (5) Explosivos (por sabotaje y otros), (6) Contaminación y/o polución (gases tóxicos radiación atómica).

Así mismo se debe determinar si la evacuación, en caso de realizarse, debe ser parcial o total y si esta requiere medios externos de apoyo.
SIMULACRO de evacuación.

Un simulacro de evacuación es «La representación de una respuesta de protección ante una emergencia causada por uno o más fenómenos o agentes perturbadores». Durante el ejercicio se simulan diversos escenarios, lo más cercanos a la realidad, con la finalidad de probar y preparar la respuesta más eficaz ante eventuales situaciones reales de perturbación.

 

El principal objetivo de los simulacros es lograr que el personal de la empresa practique las acciones previstas para realizar una evacuación con óptimo desempeño, de modo que se generen y consoliden los hábitos correctos de respuesta. Los simulacros, son el medio por el cual se revisan las políticas y procedimientos establecidos para los casos de emergencia; con ellos debe probar que lo planeado resulta sencillo y eficiente. Es posible que los simulacros revelen deficiencias, las cuales puede remediarse durante una situación de emergencia simulada, en lugar de tratar de encontrar soluciones durante una emergencia real.
Con el fin de generar la información necesaria para la realización de un simulacro, los responsables de su diseño y planeación determinarán el tipo de riesgo al que están expuestos el personal, el inmueble y el entorno. Según sea el tipo de riesgo, se orientará la operación de los brigadistas; ellos mismos supervisarán la ejecución de los ejercicios de simulacros para garantizar el debido apego a lo planeado.


Escenarios de evacuación

Una evacuación puede darse en diferentes escenarios y de diferentes maneras. A continuación se detallan algunos escenarios.

Catástrofe

Si una catástrofe es inminente, o bien peligrosamente probable, una evacuación permite salvar las vidas de quienes habiten la zona o, en un caso más general, quienes por un motivo u otro estén en dicho lugar. Los evacuados han de trasladarse a un sitio considerado seguro. Una catástrofe puede forzar una evacuación temporal o definitiva, dependiendo de la naturaleza de la misma.

En caso de que la catástrofe ya hubiese acontecido la evacuación a posterior pudiera realizarse debido a que la zona fuera inhabitable u hostil para la vida humana, o bien por temor a que tal episodio se repita incrementando el número de víctimas.

 

Según la Ley 1346 ; un plan de evacuación es obligatorio para edificios, oficinas, hospitales, escuelas, etc. La Ley 1346 también dice:
– Los simulacros considerados en el plan de evacuación deben ser realizados al menos dos veces al año
– El objetivo de un plan de evacuación es generar una respuesta automática en casos de emergencia que facilite la actuación de las personas
– En caso de ser necesario efectuar modificaciones y/o actualizaciones de un plan de evacuación modelo, estas deberán ser aprobadas por el Consejo de Emergencia

En la mayoría de las circunstancias, la evacuación inmediata es la mejor política, sobre todo si los servicios profesionales de extinción de incendios están disponibles para responder rápidamente. Puede haber situaciones en las que se justifique la lucha contra el fuego empleada para dar a las demás personas el tiempo necesario para escapar o para evitar el peligro por la propagación de un incendio.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *