17 julio, 2024

Es un tipo de comercio que consiste en adquirir o vender mercancías o servicios por medio de recursos electrónicos como por ejemplo, la web y otras redes de comunicaciones de datos; pero la principal ventaja del comercio electrónico es la celeridad con la cual se pueden hacer estas transacciones.

Comercio Electrónico están fundamentadas en que pueden optimizar el proceso de distribución de las empresas, pues se agiliza y hace innecesaria la participación de terceras personas, además de que ayudan a disminuir los fallos y costos al momento de compartir información. Por el lado de los usuarios, facilita la negociación con el comerciante, garantiza comodidad en el proceso y abre el abanico de opciones para escoger el producto más conveniente en términos de precio.

Las innovaciones del Comercio Electrónico están fundamentadas en que pueden optimizar el proceso de distribución de las empresas, pues se agiliza y hace innecesaria la participación de terceras personas, además de que ayudan a disminuir los fallos y costos al momento de compartir información. Por el lado de los usuarios, facilita la negociación con el comerciante, garantiza comodidad en el proceso y abre el abanico de opciones para escoger el producto más conveniente en términos de precio.


En un marco de caída general del consumo, el comercio electrónico local fue la excepción: logró crecer durante 2016 un 51% respecto al año anterior y tuvo una facturación de $ 102.700 millones. Para comparar, los últimos datos disponibles del Indec muestran que en los supermercados, entre enero y noviembre del año pasado, la facturación fue de $ 258.291,2 millones, mientras que en los shoppings, en el mismo período ascendió a $ 45.634,7 millones.

Los datos surgen del Estudio Anual de Comercio Electrónico en Argentina, que realiza Kantar TNS para la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE). La facturación del sector corresponde a 47 millones de órdenes de compra, un 24% más que en 2015. Medido en cantidad de productos, suman 75 millones de unidades vendidas, casi el doble que en 2015, ya que el crecimiento estuvo sobre todo impulsado por rubros como alimentos, bebidas. limpieza, cosmética y perfumería, donde el «canasto de compra» suma muchos más artículos que el de categorías como electrónica o viajes. Durante el año pasado, el ticket promedio de compra fue de $ 2185 versus los $ 1795 de 2015.

«El comercio electrónico está creciendo en un entorno que no es fácil. Aumentó tanto en facturación como en cantidad de transacciones. Mientras se consolidan los jugadores existentes y aparecen nuevos», destacó Gustavo Sambucetti, presidente de la Cace. Los rubros que más crecieron en facturación en el último año fueron artículos para el hogar, que incluye muebles, construcción y decoración, con un 124%, seguido por cosmética y perfumería (104%) y accesorios para autos, motos y otros vehículos (98%).
El directivo también destacó que la vuelta del llamado sistema «puerta a puerta» tuvo un impacto en el sector mucho menor que el esperado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *