21 abril, 2024

La celiaquía es la intolerancia al gluten, por lo que su ingestión daña la mucosa del intestino y disminuye la capacidad de absorción de nutrientes en quienes padecen esta enfermedad. La detección temprana y el tratamiento oportuno son fundamentales para evitar complicaciones secundarias de esta patología.

La ley 27.196 sancionada en 2015 modificó la normativa anterior y estableció la obligación de que los establecimientos gastronómicos ofrezcan al menos una opción de menú libre de gluten.

Sin embargo, los celíacos, el 1% de la población argentina, no tienen muchos sitios para comer afuera, a pesar de que la ley fue aprobada hace dos años. Además se quejan de que los establecimientos que existen están presentes en muy pocos barrios y son caros. Lo que se busca es remediar con una guía para elaborar de “forma segura” alternativas sin TACC.

Personas diagnosticadas con intolerancia al trigo, avena, cebada y centeno admiten que prefieren no comer en lugares que no están avalados por la Asociación Celíaca porque nunca se sabe la seguridad de higiene que mantienen y también puede haber contaminación cruzada con otros productos.

Participantes de la Asociación de “Celíacos de Tapiales- Villa Madero” aseguran de que no hay lugares que brindan confianza para comer y los lugares exclusivos para celíacos presentan una dificultad geográfica y económica ya que solo se encuentran en los barrios de Palermo, Caballito y Recoleta y los menúes cuestan el doble que cualquier plato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *