Inicio Seguridad Laboral el matafuego como aliado contra el fuego

el matafuego como aliado contra el fuego

Los matafuegos deben ser colocados en lugares accesibles, libres de toda clase de obstáculos, o sea, donde habitualmente no se almacenen mercaderías, cajones o equipajes, que impidan o dificulten el empleo de los mismos. Para facilitar la identificación visual de los matafuegos, existen normas que establecen lo siguiente: Sobre la pared, a suficiente altura como para que sea visible a la distancia y por encima de los obstáculos circundantes, se pintará en color rojo un cuadrado de 30 cm de alto. Si el equipo está colocado sobre una columna, se pintará una franja de 30 cm de alto, alrededor de la columna, de manera que sea visible desde todos los ángulos. Se pintará en color rojo, un rectángulo detrás del equipo, que los sobrepase 20 cm en todo su perímetro. La manija superior del extintor, deberá estar a 1,70 m de altura, contando desde el suelo. Sobre el piso, se pintará en rojo una franja en forma de “U”, de 5 cm de ancho, alrededor del equipo, dejando 20 cm libres a cada costado y 50 cm libres en el frente. FORMAS ÓPTIMAS DE CONSERVARLO: Para que un matafuego siempre sea eficaz, deberá efectuarse en forma periódica, el adecuado y necesario mantenimiento. Cada equipo debe tener su tarjeta de control, donde se especifique fecha y responsable de la última verificación. La frecuencia de la verificación será para los matafuegos de anhídrido carbónico CO2, en forma trimestral, en los que se verificará el peso de la carga. Para los equipos presurizados, de agua, Polvos BC, Polvos ABC y Halotron I, en forma mensual, para lo cual solamente hay que verificar la lectura del manómetro indicador. Los matafuegos del tipo presurizado son cada vez más utilizados. La lectura del manómetro es sencilla. Este tiene una zona roja y otra verde. Cuando la aguja del manómetro está en la zona roja, habrá que proceder a la recarga. Cuando la aguja del manómetro se encuentra en la zona verde, indica que el matafuego está en condiciones de ser utilizado. MANERAS DE USARLO: Todos los equipos extintores, tienen una traba de seguridad o pasador para evitar su uso accidental. La primera maniobra que hay que efectuar, una vez en situación de actuar con el equipo, es retirar la traba de seguridad. Esto permitirá accionar la válvula para producir la descarga del agente extintor. La experiencia indica que olvidar retirar la traba de seguridad, es uno de los errores de manejo que con mayor frecuencia se producen. Todos los equipos modernos contra incendio se usan en posición normal (vertical). El chorro del agente extintor debe dirigirse hacia la base de las llamas. Los matafuegos de agua y espuma tienen un alcance de 10 metros. Los matafuegos de polvo químico BC, ABC y Halotron I tienen un alcance aproximado de 6 metros, recomendándose su utilización a no más de 4 metros. El conservar las correctas distancias de actuación frente al fuego, facilita su control con una mayor eficacia y seguridad. Es importante que el encargado de combatir el principio de fuego mueva la boquilla de lado a lado lentamente, atacando por la base toda la parte frontal del fuego antes de avanzar, para evitar quedar atrapado atrás. EN CASO DE QUE EL FUEGO SEA INCONTROLABLE: • Si su camino de escape se ve amenazado (por llamas o bloqueos). • Si se le acaba el agente a su extintor. • Si no se puede seguir combatiendo el fuego en forma segura. • Abandone completamente el área.

Reservá tus vacaciones

Fotografía