Inicio Seguridad Laboral Sindicatos en Argentina

Sindicatos en Argentina

Fundamentación
El presente trabajo práctico de Insignia, se basa en una investigación sobre los Sindicatos en Argentina. En él, escribiré sobre la historia del mismo, desde las primeras agrupaciones de trabajadores hasta su consolidación formal como Sindicato, quienes lo integran, su relación con la política y sus objetivos.

Personalmente, elegí este tema para investigar ya que actualmente los sindicatos representan una parte muy importante, diría fundamental, dentro de las actividades laborales.

Contexto histórico internacional

Luego de la Revolución Industrial, originada en Inglaterra a mediados del siglo XVIII, surgió en los obreros oprimidos la necesidad de luchar por sus derechos laborales inexistentes. La Revolución Francesa, ocurrida en 1789, reivindicó los derechos naturales del hombre entre los cuales figuraban la igualdad y la libertad, pero en los planos civil y político. Pero esta revolución, liderada por los patrones de fábrica (burguesía), no contempló los aspectos económicos y sociales de los sectores menos favorecidos, la mano de obra, surgida precisamente con la Revolución Industrial.

En efecto, los burgueses dictaron normas, que impidieron las
asociaciones profesionales de los obreros para impedir su lucha. Ante esa realidad, y a pesar de las prohibiciones legales, los trabajadores tendieron a unirse en organizaciones, separados por categorías o ramas de actividad, para cobrar mayor fuerza en el reclamo de sus derechos laborales, al principio nacidas como asociaciones de ayuda mutua, para no ser perseguidos. De esta manera, cada país desarrolló su sindicalismo a un ritmo distinto, de acuerdo a su desarrollo fabril.
Los comienzos de la organización obrera en la Argentina
En Argentina el sindicalismo fue una realidad tardía, como también lo fue, el desarrollo industrial en un estado esencialmente agropecuario.
Con la sanción de la Constitución Nacional de 1853, que reconoció el derecho a la libre asociación, los primeros sindicatos fueron dirigidos principalmente por extranjeros, y transcurrieron su existencia desde la clandestinidad, sustentados por ideas anarcosindicalistas y comunistas, traídas por los inmigrantes.
En 1857 se creó la primera organización obrera: “La Sociedad Tipográfica Bonaerense”, que se caracterizaba por la ayuda mutua en caso de que alguno de los integrantes se enfermara. La primera que surge para defender los intereses más generales de la clase obrera, ya como un verdadero sindicato, fue la “Unión Tipográfica” en 1878, que en 1879, realizó una huelga, que logró reducir la jornada laboral a 12 horas, impidiendo el trabajo de los menores de 12 años y logrando un aumento de sueldos. Estos logros iniciales pronto se perdieron, igual que el sindicato.
Entre los años 1881 y 1929, surgieron varias agrupaciones sindicalistas, cada una con sus ideas y objetivos. Pero, la diversidad ideológica de los sectores obreros, impidió la unificación de la organización, y debilitó con ello, la fuerza de los sindicatos.
A pesar de todos estos intentos, no había una verdadera conciencia de unidad y la alianza se lograba para reclamos específicos, que desaparecidos, hacían inútil la existencia de esas asociaciones, de débil estructura.
Hasta que en 1930 surgió una nueva conciencia sindical, menos preocupada por la orientación ideológica, y más comprometida con los reclamos de los trabajadores.
Así nació la idea de la creación de una organización fuerte y única, la Confederación General del Trabajo, CGT, surgida de un plenario llevado a cabo ese año, en el mes de septiembre, entre la Unión Sindical Argentina y la Confederación Obrera Argentina.
La CGT se declaró apartidaria y alejada de toda ideología, representando en esa época a alrededor de 200.000 obreros de distintas ramas de actividad (ferroviarios, transportistas, estibadores obreros industriales, marítimos, etc.).
Actualmente, a CGT está compuesta por los principales sindicatos de la Argentina. Entre ellos, podemos nombrar: Sindicato de empleados de comercio, Sindicato de camioneros, Sindicato de construcción, Sindicato de sanidad, Sindicato de transporte, etc.
Objetivos de los sindicatos
El objetivo principal de todo sindicato es la mejora de las condiciones de vida de los trabajadores.
Este objetivo general se concreta en muchos otros específicos, que podemos dividir según los distintos ámbitos de actuación de los sindicatos: las empresas, los servicios que ofrecen a los afiliados y la negociación colectiva. De la negociación colectiva surgen los convenios colectivos, que son los que determinan los derechos y deberes de los trabajadores y empresarios en las relaciones laborales.
Los principales objetivos de los sindicatos son:
• Representar a los trabajadores en los derechos de contratos individuales de trabajo.
• Representar a los afiliados en la negociación colectiva.
• Velar por el cumplimiento de las leyes de trabajo y seguridad social.
• Ofrecer ayuda a los asociados y cooperación mutua.
• Mejorar los sistemas de prevención de riesgos laborales.
• Promover la educación del gremio, técnica y general de los asociados.
• Formar parte de juicios y reclamaciones.
• Mejorar el nivel de empleo y colocación de trabajadores.
• Varias, todas las que se contemplen en los estatutos y no prohíban las leyes.

Conclusión
Actualmente en Argentina, a diferencia de otros países, contamos con sindicatos de gran prestigio que respaldan y ayudan a los trabajadores ante diferentes tipos de situaciones que se le presenten.
En otros países, los sindicatos existentes no tienen el mismo peso/poder y en consecuencia no poseen herramientas para defender a los empleados.

Artículo anteriorExplotación de trabajo infantil
Artículo siguienteTrabajo infantil

Reservá tus vacaciones

Fotografía