13 julio, 2024

La adicción a la drogas en el ámbito laboral es una problemática  recurrente en salud ocupacional, debido al gran impacto negativo que genera la misma.  Repercute tanto al trabajador que las consume como también a la organización a la que este pertenece. La marihuana y la  cocaína son las drogas ilegales más comunes en el ámbito laboral.

Los problemas que surgen por  la adición a las drogas en el ámbito laboral podríamos  dividirla  en dos  perspectivas, una la del trabador/adicto y la de la organización.

Los problemas a los que se enfrenta el trabajador/adicto es un grave  deterioro psico-orgánico y de conducta social.

Por otro lado están los problemas organizacionales como: inasistencias, disminución de la productividad, aumento del riesgo de accidentes, etc.

Es primordial que los responsables de la salud ocupacional   gestionen un programa de prevención para hacer fuerza ante esta problemática.

El trabajo es un lugar privilegiado para prevenir los consumos problemáticos de drogas e instalar y multiplicar prácticas saludables. El trabajo estructura la vida y cumple un rol positivo como espacio de creación y realización personal. Trabajar nos vincula con otras personas, por lo que se convierte en factor de desarrollo subjetivo y social por excelencia.

Una de las  premisas de la SySO, es evitar o disminuir una enfermedad.

La SySO siempre debe actuar con anticipación, implementando respuestas tempranas a los problemas que se suscitan.

Trabajar desde un marco interdisciplinario, de manera integral, flexible para generar los recursos necesarios en los lugares de trabajo.

Para esto propondrá, revisar condiciones y medioambiente de trabajo, instalar la temática como un problema de salud y elaborar un programa de prevención.

Principales acciones de la SySO.

  • Asesorar a los grandes colectivos del mundo del trabajo (empresas, sindicatos y otras organizaciones de la sociedad civil).

 

  • Acompañar en la elaboración del programa de prevención.

 

  • Charlas de sensibilización.

 

  • Cursos de formación en prevención para dejar capacidad instalada en los espacios laborales.

 

  • Informar sobre derechos, obligaciones y la importancia de incorporar el tema en la negociación colectiva de trabajo.

 

  • Controles acordados por consenso entre la empresa y sus trabajadores.

 

 

Recomendaciones y obligaciones del empleador.

  • Promover la puesta en marcha de políticas de acción y el servicio necesarios para reducir o eventualmente erradicar el abuso de drogas.

 

  • Respetar la dignidad del trabajador en todo momento, garantizando confidencialidad.

 

  • Proteger la seguridad en el empleo y los ingresos del trabajador durante el periodo de tratamiento, del mismo modo que con el resto de los problemas de salud.

 

Conclusión

El flagelo de la droga afecta a nuestra sociedad y no tiene perspectiva de mejora por lo contrario empeorará lo que es muy  lamentable, el ámbito laboral por supuesto no escapa a esta preocupación.

Por lo dicho anteriormente los responsables en el área de salud ocupacional deben estar a la altura de las circunstancias.

La capacitación y el trabajo interdisciplinario  deben ser un factor  constante.

No olvidemos el factor humano, intuición, comunicación y el trato empático con los distintos miembros de la organización ayudarán a encontrar más fácilmente los problemas suscitados por el consumo de drogas más tempranamente, dando la posibilidad de acciones preventivas más eficientes.

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *