24 abril, 2024

Problemas respiratorios en la esterilización de instrumentos médicos:

La importancia de las enfermedades profesionales en el  mundo data hace muchos años. Es importante  conocer las relaciones que existe entre el trabajo que realizan los empleados a una empresa  y las patologías que presentan para así poder determinar si son o no enfermedades profesionales, definida como “estado patológico que sobrevenga como consecuencia directa del trabajo“.

Se calcula que una persona trabajadora con una jornada laboral de 40 horas semanales inhalaría aproximadamente unos 14.000 litros de aire en sus vías respiratorias; por tanto las sustancias inhaladas durante ese tiempo son capaces de provocar casi todos los tipos de enfermedad pulmonar crónica. La prevalencia de esta clase de enfermedades es muy elevada.

Esto nos lleva a que la dimensión que ocupa la patología respiratoria ocupacional es preocupante, no sólo por las cifras que se conocen, sino porque muchas de estas enfermedades son su diagnosticada y por tanto los factores que las determinan pueden persistir y aumentar si no se toman las medidas adecuadas. Todas las llamadas enfermedades respiratorias, son diferentes combinaciones de unos cuantos síntomas: Tos, mocos, flemas, dificultad respiratoria, síntomas que manifiestan el intento del organismo para librarse de las sustancias tóxicas acumuladas a lo largo del tiempo.

Factores que influyen en la deposición de partículas en el sistema respiratorio
Tamaño de la partícula Área del sistema respiratorio con más probabilidad de depósito Método de deposición Cambio direccional del movimiento del aire Velocidad del aire
5 – 30 µm Región Naso-faríngeal
(vías aéreas superiores nariz y garganta)
Impacto Muy abrupto ++++
1 – 5 µm Tráquea, Región Bronquial y Bronquiolar
(tráquea y las ramas más grandes de los pulmones)
Sedimentación Menos abrupto +++

a

++

1 µm o menos Región Alveolar
(Ramas más pequeñas del plumón y áreas de intercambio del aire)
Difusión mediano + a 0

 

µm (una micra)

El óxido de etileno es un gas incoloro e inodoro cuyas especiales propiedades químicas le permiten buena difusión y absorción en la mayoría  de los plásticos termo sensibles , no reacciona ni deteriora la mayoría de los materiales que constituyen los elementos a esterilizar  ,por este método lo que permite su uso sin riesgo. Se utiliza entre los 25°C y 55°C garantizando la no deformación o destrucción de los elementos a esterilizar. Traspasa las membranas de las empaquetaduras que contienen los elementos, en especial al film de polietileno.

Actúa como agente alquilante, provocando una modificación irreversible en enzimas e inhiben  la actividad. Es activo contra todo tipo de  bacterias, incluyendo esporas bacterianas, virus bacilos tuberculosos.

El OE  es altamente toxico para los seres vivos, pudiendo provocar reacciones locales. Debido a los efectos adversos  es considerado una sustancia de gran peligrosidad, por lo cual su uso debe estar restringido a profesionales debidamente capacitados y autorizados por organismos públicos competentes.

Es un proceso lento ya que al tiempo de esterilización se le debe adicionar un tiempo variable para facilitar las ventilaciones elemento esterilizado  por este medio.

La utilización del oxido de etileno (OE), en procesos de esterilización de instrumentos médicos quirúrgicos termo sensibles, constituye una fuente de exposición de alto riesgo. Considerado como probable carcinógeno por organismos internacionales. Se estudio las condiciones laborales en 25 trabajadores expuestos de ambos sexos .Los síntomas más frecuentes fueron gastrointestinales, afección de mucosas, neurológicos, irritación de ojos, nariz y garganta, secreción nasal, tos, cefalea y dificultad respiratoria, cuadros de bronquitis, edema pulmonar y enfisema. En relación a uso de equipos de protección personal y condiciones del medio ambiente laboral, no cumplen con las exigencias de los marcos regulatorios nacionales e internacionales. Se concluye que a pesar del riesgo que representa el oxido etileno,  hay un uso elevado del mismo.

La utilización del oxido de etileno en los procesos de esterilización de materiales  quirúrgicos, identifican las fuentes de exposición potencial en el proceso de esterilización en los centros de salud y describen los métodos de control y las recomendaciones a fin de evitar daños a la salude los trabajadores expuestos. En todos los trabajadores los síntomas con un alta prevalencia .son referidos en otros estudios como específicos a la exposición al oxido de etileno, tomando en consideración que en los centros privados utilizan la técnica del “enrolen “y “seria“, lo cual representa un mayor riesgo y un efecto de los vapores sobre las membranas incluyendo aquellas asociadas con el sistema respiratorio.

Los primeros auxilios en caso de afecciones o exposiciones accidentales, para prevenir los efectos inmediatos son: en el caso de ojos es recomendable lavar de manera inmediata con abundante agua, no se recomienda el uso de lentes de contacto mientras se maneje el OE. En el caso de la piel, lavar con agua abundante la zona afectada. Sí se trata de la vía respiratoria se aplicara respiración artificial asistida y en el caso de ingestión, proporcionar agua abundante y posterioridad provocar el vomito.

El personal afectado cuando lo necesite será retirado de la zona de emergencia y la ropa contaminada también. Si la sobre exposición   ha causado un daño grave se procederá a la hospitalización y observación del paciente con el fin de vigilar y prevenir un posible edema pulmonar.

Los trabajadores deberán utilizar equipos de protección adecuados como mascaras completas con filtros especiales para gases en lugar de las utilizadas que no cumplen con las especificaciones de protección ,también usar guantes de goma de nitrilo largo que tapen el antebrazo. En conclusión los trabajadores de las áreas de esterilización de los centros estudiados, están expuestos al oxido etileno, debido a que las técnicas utilizadas constituye en un riesgo de exposición asociado a la falta de medidas adecuadas de protección personal y sistemas de ventilación en los ambientes, así como ausencia de sensores y alarmas para detectar fugas de oxido etileno.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *