14 abril, 2024

Las compañías están enfrentando cambios acelerados en muchas áreas, clientes más exigentes, tecnologías nuevas y globalización de mercados, lo cual hace que la competencia sea mas dura. El compromiso de entregar al cliente un valor superior es clave para erigir y sostener una ventaja competitiva a largo plazo.

¿Qué es el valor para un cliente?

El valor para el cliente es la relación entre los beneficios y sacrificios necesarios para obtenerlos. El consumidor recibe beneficios de la funcionalidad, el desempeño, la durabilidad, el diseño, la facilidad de uso y el servicio. Para recibir todos estos beneficios invierte tiempo, dinero y esfuerzo.

Es por lo que podemos decir que el valor para el cliente es una cuestión de alta calidad. Los clientes valoran los bienes y servicios de la calidad que esperan y que se puedan vender a precios que están dispuestos a pagar.

Para aquel mercadólogo que está interesado en el valor del cliente va a:

  • Ofrecer productos/servicios que presenten un buen desempeño, enfocar los esfuerzos a proporcionar una experiencia diferente a los consumidores.
  • Evitar precios irreales, las empresas deben sincerar sus proyecciones de ventas.
  • Ofrecer publicidad informativa, los consumidores tienen que entender cuál es el producto/servicio y si es adecuado para ellos, siendo capaz de respaldar cada cosa que se afirma con fuentes creíbles.
  • Ofrecer compromiso y apoyo post venta, es darle solución a sus problemas lo antes posible, no hacerlos esperar, contestar a sus preguntas. Si la queja tiene solución inmediata hay que resolverla y hacerle saber al cliente que su petición fue atendida.
  • Le va a dar claridad en las expectativas, se debe ser muy específico en lo que el cliente puede esperar. Claridad significa no dar espacio para ambigüedades o malas interpretaciones si esto se logra se puede asegurar su futuro retorno y su fidelidad.
  • Va a cumplir las promesas, el cumplimiento de promesas establece el tono de la relación.
  • Hará todo lo posible por simplificar los procesos, reducir los trámites, evitar pasos innecesarios y pensar siempre en cómo hacerle la vida más fácil a los clientes/consumidores.
  • Brindará información fluida, abrir diferentes canales de comunicación. Si surge algún inconveniente, comunicarlo cuanto antes.
  • Buscará una solución, aunque no siempre se podrán cumplir las expectativas, intentarlo y tratar de hacer algo al respecto para cambiar radicalmente la experiencia del cliente.
  • Ofrecer una atención personalizada, promociones exclusivas, brindar un producto que satisfaga necesidades particulares, procurar que un mismo trabajador atienda todas las consultas de un mismo cliente.

Todo esto nos va a llevar a la satisfacción del cliente, el cual entiende como satisfacción a un sentimiento de que el producto/servicio cumplió o supero sus expectativas. Un cliente satisfecho volverá a comprarnos o visitarnos y se encarga de difundir con su familia y amigos las grandes ventajas que tiene consumir el producto o servicio, siempre verá los puntos buenos de la marca y se encargará que otros lo sepan, aunque es posible que decida acudir a la competencia si llega a encontrar una mejor oferta.

Y como nada nos asegura que todo esto sea para siempre es necesario seguir de cerca lo que piensan y sienten los clientes, la medición de la satisfacción nos proveerá elementos de juicio sobre las perspectivas de los clientes actuales, de los perdidos y los potenciales.

Las encuestas de satisfacción ayudarán a obtener la información necesaria para saber en qué puntos mejorar y qué es lo que debe dejar de hacer inmediatamente. Una manera hoy día es a través de las encuestas online en donde se podrá obtener datos precisos directamente de los clientes y son fáciles de hacer.

Lograr la plena satisfacción del cliente, brindándole un producto o servicio que cumpla con sus expectativa es una de las claves del éxito de toda empresa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *