12 julio, 2024

Desde la Revolución Industrial se empezó a estrechar cada vez más y más distintas relaciones de trabajos, y también haciendo posible que cualquier persona, ya sea niños o personas de edad avanzada,sean sometidos al trabajo, sumándoles mayor productividad, áreas de trabajo totalmente insalubres, etc. tales fueron las sumatorias de estos hechos y por varios años, que el trabajador empezó a cuestionarse si realmente merecían estas condiciones, de esta forma es como surgieron en forma espontánea y esporádica diversos tipos de protestas, como las manifestaciones.

En el siglo XIX, se puso en marcha la exigencia de intervención del Estado a favor del trabajador como, por ejemplo, escuelas intervencionistas y las escuelas socialistas, en donde se pedía protección por medio de políticas adecuadas a las clases sociales perjudicadas. Se establecieron leyes en donde defienden los derechos del trabajador y se establecieron medidas. A cada empleador se le exige que sus trabajadores tenga un máximo de 8 horas de trabajo, con descanso para almuerzo incluido, que se le provea los instrumentos necesarios para sus tareas y protecciones, se le provea una obra social y una remuneración justa y de ser posible en acuerdo con el trabajador, se solicita que las áreas de trabajo esten en correcto estado para que no se vea afectada la salud ya sea a corto o largo plazo.

También es un derecho del trabajador el que le provean capacitaciones para cada tarea.Esto se veía como algo en vano, pero fueron las distintas situaciones donde se vió afectada la vida del personal de las fabricas lo que hizo que cambiase.

La buena capacitación asegura el buen progresar de casa empleado y aumenta la seguridad del mismo, eliminando posibles factores de riesgo que puedan dañar gravemente su salud así como dar pérdidas a cada empresa.

El trabajador es un pilar importante para cada lugar en donde se requiera, y es obligatorio dar todas las posibilidades de de bien estar para su optimo rendimiento.

Un gran ejemplo es la película Tiempos Modernos, donde el hombre no tiene tiempo para si mismo y solo es centrado a captar ordenes de sus superiores sin ningún tipo de compasión, puede decirse que hoy en día, hechos como esos solo son recuerdos de los cuales se debe aprender para que en un futuro, todos tengamos igualdad de condiciones. En el futuro se busca optimizar las pautas ya establecidas para que así cada uno de los trabajadores, vean su trabajo como un motivo de felicidad y no como una obligación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *