12 julio, 2024

Ushuaia, ciudad capital de la provincia de Tierra del Fuego, es una de las localidades que componen el corredor turístico patagónico junto a El Calafate y Puerto Madryn.

La actividad turística se organiza en torno a los atractivos que están próximos a la ciudad, en vinculación con Antártida y con otros destinos patagónicos, a fines de 1970 se comenzó a utilizar el corredor turístico de la Patagonia Austral integrando productos turísticos de naturaleza: avistaje de fauna, glaciares y canales fueguinos.

Las agencias de viaje, como canal de distribución de productos turísticos, son las encargadas de prestar servicios de alojamiento, gastronomía, excursiones, transportes, cruceros, merchandising, guías.

En los años noventa se fortaleció el turismo con la incorporación de los cruceros.

Encontramos dos tipos, los cruceros turísticos antárticos, son embarcaciones que realizan viajes al sector Antártico utilizando el puerto de Ushuaia como base para sus operaciones (abastecimiento, logística, recambio de pasajeros, entre otras).

Y los cruceros turísticos convencionales, embarcaciones que navegan aguas del Océano Atlántico y Pacifico y que incluyen en sus itinerarios al puerto de Ushuaia pero sin realizar desembarcos.

Las agencias de viajes instaladas en la localidad intervienen realizando el receptivo a los viajeros de cualquiera de los tipos de cruceros y también vendiendo cabinas directamente a turistas que llegan a Ushuaia sin ‘paquetes’ adquiridos previamente.

En su recorrido los cruceros tocan Ushuaia en una recalada que dura alrededor de seis horas durante las cuales el buque hace su aprovisionamiento y los pasajeros visitan puntos de interés. Acá encontramos uno de los impactos negativos del turismo que afecta directamente a la ciudad y que es provocado por las actividades que desarrollan los cruceristas en los espacios públicos particularmente el Parque Nacional, ya que por el corto tiempo que el pasajero está en la localidad opta por conocer puntos de interés cercanos al puerto como son el Parque y eventualmente los museos.

Otro impacto negativo es el económico ya que no es extendido sino limitado a algunos comercios, particularmente aquéllos que ofrecen productos artesanales.

También observamos la problemática de los establecimientos hoteleros no registrados, en temporada había casi la misma cantidad de hoteles habilitados que no habilitados, para solucionar esto desde el Municipio y la provincia trabajaron y elevaron una ordenanza donde se genera el registro municipal de alojamientos.

Para atender a los servicios turísticos la localidad cuenta con veintiún empresas de viajes y turismo que ofrecen distintos tipos de productos: excursiones tradicionales, turismo rural, cruceros a la Antártida o a los Canales Fueguinos, excursiones fuera de Ushuaia, turismo no convencional.

Las excursiones que más se realizan son al Parque Nacional, a los lagos Escondido y Fagnano, a la Isla de los Lobos, a los museos locales y a la ciudad a través de un city tour. Todas son operadas por las agencias de viaje de la ciudad.

La localidad también cuenta con guías habilitados para distintos tipos de excursiones y con diferentes idiomas, que prestan sus servicios tanto dentro de las agencias de viaje como bajo la forma de free lance. Durante la temporada alta se incorporan a la actividad guías que no tienen residencia permanente en Ushuaia, lo que le otorga una gran rotación a este tipo de personal.

La ciudad cuenta con un hotel de categoría cinco estrellas y dos de cuatro. El resto de los alojamientos se distribuye entre hoteles, hospedajes, apart-hoteles, posadas, etc.

Los hoteles de primera categoría tienen mayor ocupación mensual y también es mucho menos marcada la estacionalidad. Los hoteles de menor categoría tienen una ocupación promedio más baja, lo que está relacionado con el tipo de turistas que viajan a Ushuaia, que corresponden a segmentos de ingresos medio-altos.

Por su parte la gastronomía ha crecido en mayor proporción la cantidad de establecimientos que la oferta absoluta. Aproximadamente un 20% de los establecimientos hoteleros tienen restaurante. La gastronomía de la ciudad se caracteriza por la oferta de carnes en general, y en particular cordero patagónico, las especies de mar como la centolla y la merluza negra son ofrecidas únicamente por los establecimientos de mayor categoría.

Un factor que favoreció el desarrollo turístico en Ushuaia fue la inversión pública, la concreción de obras de infraestructura que cubrieron necesidades locales y  permitió atender la demanda creciente de turistas.

Se destaca por su importancia económica y por su impacto social la obra del aeropuerto Internacional Islas Malvinas, inagurado en 1997, ya que no solo potenció al turismo sino que al mismo tiempo dio respuesta a una necesidad básica de la localidad como es su vinculación con el resto del continente.

El desarrollo del centro invernal Cerro Castor también surge como una inversión significativa por su valor y su impacto potencial sobre la estacionalidad del turismo en Ushuaia, las obras de preparación del centro invernal para la práctica de esquí alpino comenzaron en el año 1997 y terminaron con la inauguración del complejo en el año 2000. La inversión total en el centro invernal se estima en US$ 7,600,000 de los cuales la mayor parte fue realizada por el Estado provincial.

La ampliación del Puerto de Ushuaia realizada entre los años 1998 y 1999 también se considera una obra muy importante, al igual que la ruta Provincial Camino del Atlántico, se estima que entre los años 1992 y 2003 se han invertido alrededor de U$S 2,000,000 en su apertura y acondicionamiento.

Por otra parte tenemos inversiones privadas que también favorecen el desarrollo turístico de la ciudad y son los permisos de construcción para establecimientos destinados a alojamientos, otorgados por el municipio local luego de su aprobación por el Infuetur (Instituto Fueguino de Turismo), que verifica el cumplimiento de los requisitos exigidos por la legislación provincial.

Así es como comprobamos que a medida que pasa el tiempo la ciudad de Ushuaia se convierte en una de las mejores opciones turísticas de la Patagonia, que merece ser visitada.