20 febrero, 2024

La informática hoy en día, juega un papel muy importante, es una herramienta para pensar, ver y relacionar las cosas con el objetivo de obtener un cambio, el cual brinda a las empresas, metas espectaculares.

El uso de la informática  transforma la administración de los recursos en una tarea sencilla de fácil ejecución. Constituye una herramienta de gran importancia para la realización de sus tareas cotidianas, ya que se puede crear una base de datos útil para proyectar hacia el futuro y corregir las anomalías del presente.

En este artículo, hablaremos de la factura electrónica, la cual simplifica muchas operaciones en nuestra vida cotidiana. Esta misma es un comprobante digital funcional y legalmente equivalente a la factura en formato papel, que la reemplaza en la mayoría de las operaciones de quienes estén obligados u opten por su utilización.

Este medio de facturación permite la gestión, almacenamiento e intercambio de comprobantes por medios electrónicos o digitales sin necesidad de su impresión, pudiéndose gestionar desde una PC, tablet o smartphone con conexión a internet gracias a la aplicación de facturación móvil.

El cambio a factura electrónica se efectuó a partir del 1 julio de 2015. Entre el 1 de abril y el 31 de mayo la AFIP abrió un «período ventana» para que contribuyentes y cámaras sectoriales exhiban consultas y reclamos por inconvenientes de implementación.

La AFIP brinda dos alternativas para la emisión de facturas electrónicas:

  • Webservice: Los contribuyentes obligados pueden conectar a los programas informáticos de gestión con el sistema del organismo.
  • gov.ar: A través de la página del organismo con clave fiscal.

A través de la web de la AFIP y con Clave Fiscal, o bien con software desarrollado a medida, los sujetos obligados deberán emitir:

  • Facturas y recibos clase «A», «A» con la leyenda «PAGO EN C.B.U. INFORMADA» y/o «M», de corresponder.
  • Notas de crédito y notas de débito clase «A», «A» con la leyenda «PAGO EN C.B.U. INFORMADA» y/o «M», de corresponder.
  • Facturas y recibos clase «B».
  • Notas de crédito y notas de débito clase «B».

En el caso de los Monotributistas, todo dependerá de la categoría de inscripción en el régimen simplificado que tenga el contribuyente. Si bien en un principio la AFIP informó que la obligación sería para todos, más tarde aclaró este punto.

  • Categoría B a G: no tienen la obligación de adherirse al régimen. Podrán seguir emitiendo facturas impresas como hasta el día de la fecha.
  • Categoría H a L: ya estaban obligados a adherir a la factura electrónica desde 2011.

En conclusión, cabe destacar que la informática es de total importancia en nuestras vidas, principalmente en la administración de empresas. La clave de la informática dentro de la administración es encontrar una base de datos que todos puedan acceder sin dificultades, capaz se ser sostenida por todos los integrantes de la organización, la cual pueda traducir los datos en un lenguaje funcional, es decir, que todos puedan entender, ya sean idiomas o lenguajes científicos desiguales teniendo en si misma capacidad de descodificar y traducir información. Que sean por si misma un sistema de autocontrol computarizado. Existe informática en casi todo que hacemos y en casi todos los productos que consumimos.

Es muy difícil pensar en cambios, transformaciones e innovaciones en una empresa sin que en alguna parte del proceso la informática no esté vinculada.

Fuentes:

http://www.afip.gob.ar/fe/informacionGeneral.asp

http://es.calameo.com/books/0031528742c21edb82a30