12 junio, 2024

Soldar es una actividad que puede exponer nuestra integridad física si no contamos con los elementos de seguridad necesarios. Es indispensable protegerse de la radiación intensa, como también de las posibles quemaduras e impactos en el rostro, cabeza y cuello, es importante conocer los elementos de seguridad básicos con los que se debe contar antes de realizar un trabajo de soldadura:

Máscara:

Elemento básico para comenzar a soldar. Las normas de seguridad laboral exigen al operario que siempre la utilice. Con la máscara adecuada se protege la vista de la radiación y posibles salpicaduras de metal a la cara y cuello, Se debe evaluar el tipo de radiación y la duración de la tarea para escoger el tipo de filtro mas adecuado y siempre debe ser homologado bajo normas IRAM.

Guantes de soldador:

Protegen las manos y antebrazos de las posibles quemaduras al manipular las piezas metálicas, ya que el calor satura los materiales y estos pueden penetrar las manos.

Las propiedades más importantes al escoger unos guantes son: buen material, diseño, forro y protección.

Una recomendación es sacar las manos de los guantes cada cierto tiempo para que estas se oxigenen por unos minutos.

Delantal.

Protege el cuerpo de las chispas y la radiación. Es el menos utilizado, por eso es común que las chispas ardan en alguna prenda del soldador, con el uso del delantal estas chispas incendiarias no representarán ningún riesgo.

Zapatos de seguridad:

Es recomendable usar zapatos completamente cerrados, ya que impiden que entren virutas de hierro incandescentes. Es recomendable que los zapatos tengan punta de acero para reducir el riesgo de lesiones si una pieza pesada cae sobre el pie.

Protección respiratoria.

Las soldaduras producen gran cantidad de humo, vapores y gases nocivos que pueden ser aspirados por el soldador, ocasionando enfermedades como la fiebre del vapor metálico e inclusive cáncer a las vías respiratorias.

Es por eso muy importante tener el lugar de trabajo ventilado y contar con respiradores que aíslen al soldador de los humos tóxicos.

El profesional en seguridad e higiene debe relevar todo riesgo presente en la tarea e identificarlos para así escoger los elementos de protección más adecuados.

Los Elementos de Protección Personal (EPP) son indispensables para prevenir accidentes de trabajo y enfermedades profesionales ante la presencia de riesgos específicos que no pueden ser aislados o eliminados.

Los EPP deben ser provistos por el empleador y en algunas categorías tienen que estar certificados por uno de los dos únicos entes certificadores reconocidos por la Secretaría de Comercio en la Argentina: IRAM (Instituto Argentino de Normalización y Certificación) y UL (Underwriters Laboratories).

La Resolución SRT 299/2011 crea el formulario de registro de entrega de elementos de protección personal y ropa de trabajo que debe ser completado por el responsable de higiene y seguridad o por la ART según corresponda, y suscripto por el trabajador. Este formulario posee datos como: epp entregado, marca y modelo, certificación, fecha de entrega, nombre y apellido del trabajador, puesto que ocupa, firma, entre otros. Llevando un control mediante este registro se puede prevenir muchos accidentes y enfermedades.

Con la capacitación por parte del profesional en seguridad y el compromiso del empleador y de el trabajador se podrá avanzar hacia una actividad mucho más segura.

Informar la importancia de los elementos de protección personal es una herramienta fundamental como así la elección de productos acordes al riesgo y actividad, que sean de buena calidad y estén homologados. Cumplir con la ley de higiene y seguridad en el trabajo( L 19587) es un compromiso multidisciplinario que se debe asumir con total responsabilidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *